Alex Vernot, el hombre que le habla sin tapujos a Petro

Alex Vernot, el hombre que le habla sin tapujos a Petro

Este abogado es considerado el hombre más cercano al alcalde de Bogotá.

notitle
01 de junio 2013 , 06:22 p.m.

Abogado de profesión, analista por vocación e investigador por convicción, Alex Vernot es considerado el hombre más cercano al alcalde Gustavo Petro, a quien el mandatario escucha con mayor atención; capaz de decirle las cosas sin tapujos, sin cálculo político y sin la zalamería de otros mandos medios. Se conocieron en el Congreso, alrededor de varios debates a la banca. Desde entonces se volvieron amigos y consejeros mutuos. Cuando se le insinúa a Vernot que no deja de ser irónico que alguien que se mueve en altos círculos del poder se entienda con Petro, responde: “Es que soy un capitalista social”.

¿Cómo llega a Petro?

Con ocasión de un debate en el Congreso sobre un tema de posición dominante. En esa época preguntamos por algún parlamentario que fuera capaz de hacer un debate a un grupo económico, y Néstor Humberto Martínez nos dijo que el único capaz era Petro. Le presentamos el caso y él aceptó.

¿Es cierto que lo escucha más a usted que al gabinete?

Petro oye a mucha gente, que le haga caso a unos es diferente.

¿Y a usted le hace caso?

No. Petro es una persona llevada de su parecer y tiene definido el marco de su política. Yo me considero una persona más capitalista que él, creo que hasta que no se inventen un sistema diferente, el capitalismo es el único que nos saca de la pobreza. A Petro lo que lo enreda es la ideología, y hay temas prácticos que no se resuelven con ideología sino con gerencia y con obras.

¿Cómo va Petro?

Está enredado, pero no por culpa de él. Lo tienen bloqueado los políticos locales, los partidos, el Concejo y los políticos nacionales que ven en él una amenaza como opción presidencial.

¿Por eso usted dice que Bogotá está secuestrada?

Sí, yo creo que Bogotá y el país en general están secuestrados por el control y manejo de los intereses económicos, los negocios definen la realidad de Bogotá y la realidad del país. Petro está bloqueado también por los contratistas dominantes, la gente que es contratista pero que se comporta como una mafia. Y por eso es que la llaman la carrera administrativa. Hay muchos funcionarios en el Distrito que hacen carrera administrativa que no se pueden cambiar y que son los que deciden los grandes temas. La corrupción, que es una corrupción profesional desde hace muchas décadas, se quiere tomar la administración pública y está infiltrada no solo en Bogotá, sino en el país en general.

¿Pero él ha contribuido a desbloquear las cosas?

Petro no tiene la culpa de ese bloqueo, pero hubiera podido tender puentes con los partidos, con gente sana, porque no toda la gente de los partidos es corrupta. Hay mucha corrupción en los intereses de los contratistas con los partidos, pero hubiera podido hacer coaliciones. Las declaraciones de Cambio Radical y el liberalismo, de que no harán parte de ninguna coalición con él, condenan a que cualquier relación entre la Administración y Bogotá no va a existir. Eso tiene consecuencias graves.

¿Hay motivos suficientes para que la Procuraduría sancione al Alcalde?

La posibilidad, en términos prácticos, es alta. No porque piense que en el tema de basuras se actuó equivocadamente, pero por mucho menos han sacado y destituido funcionarios. Este es un tema eminentemente político y pasa porque el Procurador General tome la decisión de sacar del cargo al segundo hombre más importante en política. Una simple falla o falta administrativa o disciplinaria, en mi opinión, no amerita sacar al Alcalde.

¿Pero lo que pasó no amerita una sanción?

Mire, yo he podido conocer que hubo cosas irregulares que no son adjudicables a la administración. Por ejemplo: algunas personas con elementos de juicio me cuentan que las toneladas de basura que llegaron a los rellenos sanitarios días antes fueron mucho menores que las que tradicionalmente llegan para la época de diciembre. Sin embargo, a partir del 18 de diciembre la ciudad quedó inundada de basura. Lo que dicen es que guardaron la basura y la sacaron ese día para generar el caos. Segundo, el Alcalde pidió que entregaran los camiones a las concesiones, y no los entregaron. Eso lo obligó a traer camiones.

Pero él tuvo todo un año para prever eso, es lo que se le cuestiona, que faltó gerencia.

Sí, pero lo que correspondía en el tema de los camiones era que los concesionarios los entregaran, y no lo hicieron. Eso era impredecible, eso llevó a Petro a tener que contratar camiones, y un juez administrativo dijo que los concesionarios los tenían que devolver. Es decir, Petro tenía razón. No hay que ser ingenuo para pensar que quitarles los contratos a estos privados implicaba una afectación de intereses, y de alguna manera había que perjudicarle la imagen. Pero eso no puede dar para sacar a un alcalde cuando está tomando una decisión en beneficio de la ciudadanía.

¿Y la revocatoria?

Quiero terminar de responder lo de la Procuraduría. El Procurador no tiene ninguna intención política de sacar al Alcalde, todo lo contrario. Lo que me preocuparía es que, en otros niveles, personas interesadas en sacar al Alcalde, contratistas, movieran escenarios de corrupción con funcionarios de la Procuraduría y la Fiscalía para hacerlo, eso sí me preocuparía muchísimo. Pero el Procurador es un hombre sano y probo.

¿Dentro de la Procuraduría hay intereses particulares para sacar a Petro?

Intereses de contratistas corruptos que han sido tocados por las gestiones del Alcalde podrían llevar a que se presentaran escenarios de corrupción.

Eso es grave...

Claro, muy grave, y yo diría que pasa seguido. Nuestra justicia, en forma general, tiene problemas de corrupción inmensos, y la política y los políticos son muchas veces dueños de esos escenarios.

¿Y el tema de la revocatoria?

La revocatoria coloca a Petro en un escenario de campaña política y electoral que domina y controla, y puede llevar a un debate de lucha de estratos promovida por las medidas que ha querido tomar en beneficio de los menos favorecidos contra una persona como Miguel Gómez, que representa un establecimiento, lo más radical del Partido Conservador.

Pero esa visión no es justa con la gente que realmente está inconforme con lo que está pasando en la ciudad...

El ciudadano normal tiene derecho a estar inconforme, pero lo que no es claro es que Petro en un año y cinco meses no haya solucionado problemas de la ciudad. Todos los problemas han sido creados por la realidad que vive Bogotá de muchas formas; adjudicarle esa responsabilidad a Petro no solo me parece injusto, sino poco inteligente.

¿No será que ese intento por cambiar estructuras ha empeorado las cosas?

Hay dos miradas: la mirada de los estratos 4, 5 y 6 que le reclaman a Petro medidas y decisiones que ha sido imposible tomar por el bloqueo que mencioné. Pero lo que uno conoce por los medios es que se ha dedicado a invertirle a la gente menos favorecida y los índices de pobreza han mejorado, y en el país también.

Pero hay pobres que firmaron por la revocatoria...

Y personas de estratos 4, 5 y 6 que no están de acuerdo con la revocatoria.

Entonces no es un problema de clases...

Es un problema de comunicación. Petro se ha dedicado en un ciento por ciento a tratar de resolver los problemas de la ciudad dando mayor énfasis a una política social, y eso no se ha logrado transmitir.

¿Comparte esa opinión que alguna vez expresó el Alcalde en el sentido de que cualquier intento por interrumpir su mandato tendría efectos en los diálogos de paz?

Si es judicializado por razones diferentes a las que están dentro del marco de la ley, como objeto de una persecución política, creo que los guerrilleros de las Farc podrían pensar que podría pasarles lo mismo.

¿Eso no es exagerado?

Si no hay ninguna arbitrariedad y se le juzga y procesa en el marco de la ley, pienso que la afirmación no es nada diferente a un temor.

‘Bogotá será decisiva’

¿Cuál es el escenario del Alcalde y la ciudad en esta etapa preelectoral?

Definitivo para las presidenciales. Por eso los medios dicen que hay una alianza entre el Presidente y el Alcalde en algunos temas. Es una alianza, aparentemente, de poderes, pero no creo que en la práctica resulte positivo para Petro porque su suerte está echada, por su gestión y sus relaciones con el Concejo. Por Bogotá pasa todo el tema de Germán Vargas y Cambio Radical (CR). La posibilidad de que Petro sea suspendido antes de los dos años podría llevar a elegir un nuevo alcalde.

¿Y Vargas estaría en eso?

El país político está pensando en la posibilidad de que Petro se vaya.

¿Quién es el país político?

Claramente, Vargas, de Cambio Radical; uno lo puede ver en las posturas de ese partido.

¿Petro necesita a Santos como Santos a Petro?

No depende de Bogotá ni de Petro, depende del proceso de paz.

¿Y eso va bien?

Las posibilidades de paz pasan por una constituyente, que es lo que ha dicho de distintas maneras, históricamente, la guerrilla. Si hay constituyente, creo que habrá paz; si no, no.

REDACCIÓN BOGOTÁ
erncor@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.