Había una vez...

Había una vez...

31 de mayo 2013 , 11:10 p.m.

 

Había una vez un país diferente. Para comenzar, los ricos no eran tantos como ahora, ni tan ostentosos. En el Congreso brillaban los mejores ciudadanos. Era inimaginable que pudiera haber en la cárcel, como hay ahora, decenas de congresistas condenados por graves delitos. En el Concejo, los ediles trabajaban ad honórem por la ciudad. Ahora reciben altos honorarios por asistir, así no ejerzan papel alguno, y unos cuantos concejales andan metidos en el cartel de los contratos robándole a Bogotá sin pereza. Hasta un juicio por uxoricidio hubo en este Concejo, en donde permanece un viejo edil que acostumbra a ofender a la sociedad con un lenguaje soez y machista.

En otros tiempos, la Corte Suprema de Justicia era la rama más admirada y respetada del poder público. Hoy, esa Corte y las entidades afines están en el ojo del huracán por abusos y errores que cometen, por no conformar a tiempo el quórum reglamentario, por aceptar candidatos de dudosa reputación para llenar vacantes, por enredarse en el ‘carrusel’ de las pensiones. De remate, la Corte ocupa primera plana en los medios por el ligero comportamiento de la presidenta, Ruth Marina Díaz.

Elegida en enero, a su despacho ha ido pocas veces, pues no ha hecho más que viajar. Unas veces viaja dentro del país aceptando homenajes, otras veces, fuera del país conociendo. También tuvo tiempo de disfrutar de un delicioso crucero por el mar Caribe en compañía de varios magistrados. Interrogada por la prensa acerca de este último viaje, la presidenta Díaz intentó justificarse diciendo: “Estaba estresada”.

Se supo entonces que, justificada la real necesidad de la licencia, la ley autoriza que magistrados disfruten de cinco días al mes de vacación remunerada. A juzgar por su trayectoria, la presidenta de la Corte tendría que estar estresada por sus frecuentes viajes, no por exceso de trabajo. En este caso, salta a la vista que el estrés hace estragos en la Corte. En rara coincidencia, agotó a la presidenta y contagió a los magistrados que viajaron con ella. Ojalá el descanso les sirva, porque se les ha hecho tarde para estudiar y resolver los casos que se acumulan en sus despachos.

El comportamiento de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que a deshoras se fueron de crucero, debería sancionarse. Porque han dado pésimo ejemplo y porque el descanso en patota demora la pronta atención de asuntos que afectan la situación de mucho colombiano. Grave que la justicia ande manga por hombro. Grave que haya magistrados que maltratan su nombre y su dignidad. Debido a tantas fallas, el Gobierno intentó sacar adelante la reforma de la justicia, intento que se frustró, pues en el Congreso llenaron de ‘micos’ la propuesta original. No obstante, la reforma la recomiendan expertos juristas. Es indispensable. De nuevo debe intentarse.

Entre tanto, la presidenta de la Corte Suprema viaja a España a un congreso de seguridad jurídica, con el visto bueno de la sala plena del tribunal, que aprobó el viaje caribeño, que fue censurado por el Observatorio de la Administración de Justicia. Entonces, ¿en qué quedamos? ¿En que los magistrados sigan viajando?

Bienvenido, Henrique Capriles

Quien representa a la Venezuela que votó por él merece el respeto de los colombianos. Por eso lo recibieron el presidente Santos y el Congreso, lo atendieron los periodistas, lo aplaudieron miles de personas. No es conspirador, ni asesino en potencia, como dicen los dirigentes venezolanos. Las amenazantes declaraciones de Maduro, de Cabello, del canciller Elías Jaua, que tratan de tapar la penosa situación de su país con insultos, gritos y falsas acusaciones, no deben asustarnos. Santos tiene derecho de recibir a quien quiera. La paz de Colombia no depende de Venezuela, dijo Andrés Pastrana. Bienvenido, Henrique Capriles. Ojalá haya honrado recuento de votos. Podría ser sorprendente.

Lucy Nieto de Samper

lucynds@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.