Gustavo Renjifo, toda una vida dedicada a la música

Gustavo Renjifo, toda una vida dedicada a la música

Esta noche el tiplista vallecaucano recibirá un homenaje en 'Festival Mono Núñez'.

31 de mayo 2013 , 09:57 p.m.

El homenaje ‘Toda una vida dedicada a la música andina colombiana’, que esta noche se entregará en medio del ‘Festival Mono Núñez’, será para el cantante, compositor y tiplista bugueño Gustavo Adolfo Renjifo.

Estuvo durante 17 años con el Trío Tres Generaciones, grupo fundado por el 'Mono Núñez' y en 1979 decidió emprender solo su camino. Ya ha grabado cinco producciones con el apoyo de Funmúsica.

Su padre, José Vicente Renjifo, fue director de coros en las décadas del 60 y 70 en el centro del Valle y su madre, Estela Romero, fue alumno del maestro Antonio María Valencia.

Recuerda que desde los 7 años, cuando su papá le puso el primer tiple en sus manos, ya no volvió a separarse de este instrumento.

¿Cómo se siente al recibir este homenaje?

Me parece que es como muy temprano (risas). Pero, la verdad, estoy muy agradecido, no solo por el reconocimiento a mi trabajo, sino también por todo lo que ha significado Funmúsica para la música andina colombiana. Me siento como una consecuencia de Funmúsica, porque gracias a este tipo de organizaciones es que viven los músicos andinos.

¿Usted es ingeniero civil, de qué le ha servido dentro de su carrera como músico?

Mucho, la ingeniería civil es, en parte, el estudio de los procesos y el material que los compone, que yo debo conocer como profesional. La naturaleza, mi más grande inspiración para componer, tiene una materia prima, unos recursos que provienen del suelo y gracias a mi carrera he aprendido a comprender esos funcionamientos y me he convertido en un defensor de los recursos naturales.

¿Siempre le gustó Julio Verne, cómo influyó en su vida?

Cuando era joven soñaba en convertirme en alguno de esos personajes que leía y me emocionaban tanto. Por Julio Verne estudié ingeniería civil. Más adelante, en la universidad, me di cuenta de que también se podía combinar con mi pasión por la música.

¿Por qué cree que la gente ha tomado a La Llamita como su canción más representativa?

Cuando compuse La Llamita, en 1974, yo estaba muy enamorado de una mujer a la que le compuse unas coplas acerca del amor, se asemeja a una llama, frágil, pero, al mismo tiempo, tan fuerte que quema. Coincidencialmente, años más tarde me di cuenta de que La Llamita salió en un momento en el que el bambuco se estaba haciendo más fuerte, eso, y el sentimiento que le imprimí, lo convirtieron en mi carta de presentación.

¿Y a esa mujer sí le gustó la canción?

Con ella tuve tres hijos y viví 10 años (risas). Ahora tengo cinco nietos, esa historia jamás se me olvidará.

¿Cómo está hoy la música andina colombiana?

Mejor que nunca, estamos evolucionando a pasos agigantados. Cuando yo era joven no era así, no había tantas instituciones y Funmúsica apenas estaba iniciando. De joven, si quería cantar algo colombiano, lo tenía que hacer solo. Hoy, en cambio, los muchachos se muestran muy interesados por lo propio.

¿Qué proyectos vienen ahora?

Mi futuro es ahora, acabo de sacar mi sexta producción en donde, por primera vez, hago un tiple solista. Interpreto 10 canciones de compositores vallecaucanos y una de un compositor antioqueño. El álbum se llama 'Pellares y coclíes', aves que hacen parte de mi rica biodiversidad vallecaucana y que recuerdo cuando toco mi tiple en Bogotá.

REDACCIÓN CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.