Piden renuncia de magistrada involucrada en escándalo de crucero

Piden renuncia de magistrada involucrada en escándalo de crucero

Crece escándalo por viaje de presidenta de la Corte haciendo uso de un permiso remunerado.

27 de mayo 2013 , 07:47 p.m.

Las explicaciones que dio la presidenta de la Corte Suprema, la magistrada Ruth Marina Díaz, de hacer uso de un permiso remunerado de cinco días para irse de crucero por el Caribe fueron rechazadas por representantes de la sociedad civil y pidieron su renuncia.

Díaz dijo a RCN Radio que "el exceso de trabajo" por las múltiples obligaciones que ha debido manejar como Presidenta de la Corte, y que debe atender sin descuidar los procesos que tiene a su cargo en la Sala Civil, justifican el descanso que tomó.

Sin embargo, la directora de la Corporación Excelencia en la Justicia (CEJ), la abogada Gloria María Borrero, consideró que la magistrada debe renunciar a su cargo, o al menos a la presidencia del alto tribunal, y explicar por qué viajó con uno de los candidatos más opcionados a ocupar una vacante en la Sala Civil de la Corte, de la que ella hace parte.

Se trata del magistrado del Tribunal Superior de Bogotá Jaime Araque, quien junto con otros siete colegas se embarcó con Díaz en el crucero. Ellos, según la Presidenta de la Corte, fueron quienes se encargaron de conseguir los tiquetes para el viaje.

Araque es el único de los 16 aspirantes a ocupar la vacante en la Sala Civil de la Corte -que dejó libre hace año y medio el magistrado Jaime Arrubla- que más alta votación ha alcanzado hasta el momento.

"Esta situación -agregó Borrero- debe investigarse. Es posible que estemos ante un caso de tráfico de influencias y eso es muy grave por sus implicaciones penales".

Según la directora de la CEJ, el tema debe servir también para revisar los permisos exagerados de los que gozan los magistrados de las altas cortes.

"Este es un espectáculo vergonzoso y bochornoso, por primera vez una mujer ocupa la presidencia de la Corte en sus 180 años y termina protagonizando un hecho como este", agregó.

El viaje también motivó a que el abogado Fernando Ayala recusara a la magistrada Díaz y pidiera que se abstenga de conocer una acción de tutela contra una decisión del Tribunal Superior de Bogotá en un proceso ejecutivo y que deberá decidir la Sala Civil de la Corte en los próximos días.

Ayala consideró que hay un conflicto de intereses en este caso por los vínculos de amistad entre la magistrada Díaz con dos miembros del Tribunal Superior de Bogotá, Martha Patricia Cruz Miranda y Luz Stella Roca, quienes intervinieron en el fallo cuestionado por la tutela y que se hicieron evidentes al acompañarla en el viaje.

"Esto representa un desequilibrio. Ella no puede intervenir en un caso que ataca la decisión que tomaron sus compañeras de viaje. Esto demuestra una cercanía que obstaculiza la administración de justicia", afirmó el abogado Ayala.

La Presidenta de la Corte ha reiterado desde el pasado sábado, cuando regreso al país, que el viaje lo pagó con un dinero que le obsequió un hijo suyo y que debido al exceso de trabajo no había podido disfrutar. Según Díaz, en enero debió suspender sus vacaciones para representar oficialmente a la corporación en un foro realizado en Chile.

"El trabajo que realizamos los jueces y magistrados no es de horario de ocho horas, como en muchas otras profesiones, sino que es de resultados. Los jueces sacrificamos nuestro descanso porque debemos administrar justicia prontamente. Como es natural, el ser humano al no tener descanso entra en cansancio”, dijo la magistrada a RCN, el único medio al que accedió a hablar, como justificación del viaje.

El presidente de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, el magistrado Wilson Ruiz, quien anunció que investigará a los siete magistrados que viajaron con Díaz en el crucero, reiteró que los permisos a los que tienen derecho los magistrados por ley deben solicitarse con antelación y justificarse ante el superior inmediato.

El magistrado Ruiz se abstuvo de especificar casos pero aseguró que estos permisos son diferentes a las licencias a las que puede acceder el servidor judicial y que no son remuneradas. Tampoco se pueden confundir con los permisos remunerados por estudio o cátedra universitaria, los cuales tienen otro trámite, agregó.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.