Los audios que enredan a Hipólito Moreno

Los audios que enredan a Hipólito Moreno

Dos grabaciones vinculan al exconcejal con presiones contra rector de universidad.

notitle
18 de mayo 2013 , 08:19 p. m.

Un nuevo escándalo salpica al exconcejal de Bogotá Hipólito Moreno, quien negocia con la Fiscalía un preacuerdo dentro del proceso del ‘carrusel’ de la contratación y por el cual este martes le serán imputados cargos.

Dos grabaciones, que están en poder de la Fiscalía y que conoció EL TIEMPO, lo involucran en pedidos de dineros y puestos a una universidad, y para eso posa de intermediario del contralor de Cundinamarca, Néstor Leonardo Rico Rico, quien entre el 2009 y el 2010 fue subsecretario de la Comisión de Hacienda del Concejo de Bogotá, época en la que Moreno presidió esa corporación.

De acuerdo con los audios –entregados por la víctima de las supuestas presiones y que corresponden a dos de tres citas–, el exconcejal le pidió al rector de la Universidad de Cundinamarca, Adolfo Polo, “2.000 palitos” y la Dirección de Convenios, oficina que busca los recursos externos con los que el campus se ayuda a financiar.

Todo, a cambio de frenar supuestamente auditorías que la contraloría departamental intentaba realizar en la universidad, pero que fueron asumidas por la Contraloría General, mediante la figura de control preferente, luego de que Polo se quejara de falta de garantías.

“No sé qué está pensando, entonces, usted proponer”, preguntó Moreno al rector en la segunda cita.

Polo contestó: “Estaba pensando que miremos esas obras que hay y nos sentamos y hacemos un plancito de cosas”.

“¿Y en lo de ayer?”, preguntó Moreno, refiriéndose a contratos ya adjudicados.

“Le digo la verdad: es que el Contralor cree que yo tengo plata, yo no tengo plata, le juro...”, señaló Polo.

“No se trata de eso, se trata que del cuero salgan las correas”, afirmó Moreno.

En otra cita, que se dio en el club El Comercio, el exconcejal concreta su pedido: “Él me dijo (el Contralor) que le propusiera que por qué en el tema de convenios no lo dejaba participar de aquí en adelante, también puedo ayudar a conseguir cosas, por qué no trabajamos en conjunto. Él me mandó decir que por qué usted no lo deja nombrar a una persona en la Dirección de Convenios”.

Pero, no conforme, el exconcejal insiste con una nueva petición, que, asegura, surgió cuando con el Contralor se tomó media botella de whisky: “Él me dijo que de lo anterior, los convenios y lo del Llano, por qué no me ayuda con 2.000 palitos, y nos sentamos y organizamos los del futuro (...). ¡Entonces qué hacemos, hable usted!”.

“No, déjeme y yo le hablo algo”, le dijo el rector, y luego concluyó la reunión.

EL TIEMPO conoció que Moreno le aceptó a la Fiscalía las citas con Polo, y, según dijo una fuente cercana al proceso, señaló al rector de hacerle ofrecimientos.

Al ser contactado por EL TIEMPO, Polo dijo: “Fui el que denunció, soy la víctima y espero que la Fiscalía termine sus investigaciones”.

El contralor Néstor Leonardo Rico Rico dijo desconocer por qué el exconcejal pidió dinero a su nombre. “No tengo ni idea, pero quiero comentarle que en la Fiscalía ese asunto ya fue aclarado”, agregó Rico, quien conoce la versión del exconcejal y aseguró que la entidad actuó por quejas ante la Auditoría General.

Hipólito Moreno y su abogado señalaron que después de la imputación de cargos hablarán del tema.

Los cargos que le imputarán a Moreno

La Fiscalía le imputará este martes los cargos de interés indebido en celebración de contratos, cohecho y peculado al exconcejal Hipólito Moreno, por las presuntas irregularidades en el contrato de ambulancias en Bogotá. En el expediente contra Moreno está el testimonio del cuestionado contratista Emilio Tapia, quien dijo que el exconcejal habría recibido parte de una comisión del 9 por ciento del contrato de ambulancias firmado en el 2009, por 67.000 millones de pesos. Tapia señaló que Moreno “tuvo manejo directo de la licitación”.

Así se dieron las citas

El exconcejal Hipólito Moreno y el rector Adolfo Polo sostuvieron en total tres encuentros. El primero, según el testimonio que el directivo le dio a la Fiscalía, se originó porque el contratista Julio Gómez –vinculado al escándalo del ‘carrusel’– lo llamó y le dijo que el exconcejal le tenía una razón del contralor Néstor Leonardo Rico Rico.

Esa misma noche (el domingo 8 de abril del 2012) lo recogió en su casa y lo llevó a Carulla de Pablo VI. Allí los esperaba otro vehículo, que los trasladó hasta el sótano del conjunto residencial Rafael Núñez, donde los recibió Moreno.

En ese lugar, el exconcejal le indicó a Polo que la manera de acercarse al Contralor era con “bastante plata” y se pactó una cita para la mañana siguiente.

El nuevo encuentro se dio en el café OMA de la carrera 5a. con 65, pero el directivo llevaba una grabadora en su bolsillo. La cita duró más de una hora y, ya sobre el final, después de averiguar por los ingresos, los convenios y los contratos de la Universidad de Cundinamarca, Moreno quiso concretar un monto de dinero con el rector, pero no pudo, tras lo cual se pactó otra cita, que se dio 8 días después en el club El Comercio y duró 25 minutos. Fue allí donde Moreno exigió “2.000 palitos” y la Dirección de Convenios. Pero tampoco obtuvo una oferta de Polo.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ Y SAIR BUITRAGO MEDINA
Redacción EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.