Abandonar lucha antidrogas, el peor escenario

Abandonar lucha antidrogas, el peor escenario

Un informe de la OEA planteó 4 escenarios futuros que podrían darse en la lucha contra las drogas.

18 de mayo 2013 , 08:17 p.m.

Tratar la adicción a las drogas como un tema de salud pública y no como un hecho criminal es uno de los caminos en los que avanza Colombia, afirmaron expertos y políticos consultados por EL TIEMPO tras conocer el informe de la OEA sobre este flagelo en la región.

El pasado viernes, el secretario general del organismo multilateral, José Miguel Insulza, entregó el estudio al presidente Juan Manuel Santos. El ejercicio se motivó en el planteamiento que hizo el mandatario en la pasada Cumbre de las Américas, en abril del 2012 en Cartagena, para que se abriera la discusión sobre la lucha antidroga en la región. (Lea también: Secretario de OEA pide estudiar despenalización de la marihuana).

Para Daniel Mejía, director del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas de la Universidad de los Andes (Cesed), el país está dejando de ver la adicción como algo criminal y está explorando otros caminos.

“Colombia se está moviendo en la dirección en la que van todos los países, y es ver el problema como un tema de salud pública; que los adictos no sean vistos como criminales sino como personas enfermas”, afirmó el experto.

Mejía reveló que un grupo de académicos entregará al Ministerio de Justicia un informe el próximo martes en el que se habla de este tema.

Explicó que en el ejercicio se abordará, “de manera pedagógica”, cuáles son las diferencias entre criminalizar a una persona por consumir drogas y tratarla como un enfermo, “todo con el enfoque principal de que nadie ha hablado en ningún momento de legalizar la droga”.

Alfonso Prada, presidente del Partido Verde y quien estuvo presente en la entrega del documento de la OEA el viernes pasado, afirmó que la base de la que parte el estudio es “muy dura”, ya que es el planteamiento de que “las drogas deben atacarse también como un problema de salud pública”.

Para Prada, dentro de los escenarios que plantea el organismo multilateral y que deberían seguir las autoridades en Colombia el “más importante” es entender la importancia de trabajar juntos (adictos y comunidad) para combatir esta problemática que golpea a todos por igual.

“Hay que abrir el debate sobre la despenalización de ciertas conductas para tratar a estas personas como una situación de salud pública”, afirmó Prada.

1. Probar con el sí a la marihuana

En una de las alternativas, cada país de la región opta por experimentar una regulación de la marihuana, ya sea con la despenalización de la dosis mínima o con una venta controlada. Eso, acompañado de programas de atención. Entre los pros estaría que los adictos sentirían mayor confianza para acudir a los programadas al reducirse la estigmatización y la criminalización. Además, señala que los gobiernos “aumentarían la recaudación” y se disminuirían las ganancias del crimen organizado. Pero los países enfrentarían el reto de contener la proliferación de redes y la concentración de las otras en el tráfico de cocaína.

2. Prevenir y trabajar con comunidades

Prevenir el consumo, ofrecer tratamientos a los adictos, proteger y acercarse a las comunidades es la apuesta de otro de los escenarios, bautizado ‘Resiliencia’. En este, dice la OEA, además se evita la exclusión social y la sobrepoblación carcelaria porque el escenario contempla que las penas altas sean para los mayores traficantes.

Para los “pequeños traficantes” las sanciones serían multas o trabajos sociales. El gran desafío es sostener económicamente la iniciativa, además de enfrentar críticas por la falta de resultados inmediatos.

3. Fortalecer Estados y prevenir el delito

El escenario ‘Juntos’ plantea fortalecer las Instituciones y las policías de los países para disminuir la violencia, golpear las organizaciones mafiosas y contener la corrupción. Si bien propone continuar con una lucha frontal reforzada, es tolerante a “unos pocos experimentos con cannabis a nivel local”.

La OEA señala que entre los contras que podría enfrentar está que el tráfico de drogas seguirá siendo un “trabajo en proceso”. Además, tendría el reto de evitar el “efecto globo”: el desplazamiento de las redes a otros países con Estados más débiles, como pasó con el traslado de los narcos a Centroamérica.

4. Legalización por abandono

Este es el escenario que la OEA describe como menos favorecedor: abandonar la lucha contra las drogas o aceptar la producción y el tráfico o tránsito de drogas en su territorio. Señala que un país que opte por la ruptura, como lo llama, para reducir la violencia y destinar los recursos a otras prioridades, terminaría “permitiendo una expansión de los mercados” de la droga y la “cooptación de Estados” por las mafias. Además, dice que se generaría un conflicto entre países, por la violación de tratados internacionales ya firmados.

REDACCIÓN POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.