Notarios unirán a parejas del mismo sexo tras hundirse matrimonio gay

Notarios unirán a parejas del mismo sexo tras hundirse matrimonio gay

A partir del 21 de junio estarán obligados a legalizar uniones. No aplica objeción de conciencia.

notitle
24 de abril 2013 , 09:44 p.m.

La decisión del Congreso de hundir, este miércoles, el proyecto de matrimonio igualitario pone a andar los términos ordenados hace dos años por la Corte Constitucional para que las parejas homosexuales puedan legalizar su derecho a conformar una familia.

El efecto directo de la determinación del Congreso es que el próximo 21 de junio –un día después del fin de la legislatura– cualquier pareja del mismo sexo podrá llegar ante un notario o un juez civil para exigir que se solemnice su unión. Aunque ese trámite no se llamará matrimonio –la Corte dejó en firme la definición de matrimonio como la unión de un hombre y una mujer–, sí tendrá todas las implicaciones jurídicas y legales que esa figura implica para las uniones heterosexuales.

Como lo reveló EL TIEMPO este miércoles, los notarios ya tienen una propuesta del documento que firmaría la pareja y que en principio se llamaría “contrato de solemnización del vínculo marital entre personas del mismo sexo”.

La sentencia de la Corte advirtió que los jueces y notarios no tienen la posibilidad de invocar objeciones de conciencia –como sí pasa con los médicos en los casos de aborto despenalizados por la Corte– para negarse a realizar las uniones.

La Corte fue explícita: “Tratándose de jueces y notarios, está de por medio el cumplimiento de funciones destinadas a hacer efectivos los derechos constitucionales fundamentales de los asociados, por lo cual su actuación no se ordena a título de colaboración o a la manera de una concesión graciosa, sino que puede ser exigida como cumplimiento de la Constitución misma y bajo el apremio del carácter vinculante”.

Si un notario o un juez se niega, se expone a las sanciones disciplinarias –incluida la destitución–, y la pareja puede acudir a una tutela para defender su derecho.

A diferencia de los contratos patrimoniales y declaraciones de convivencia que hasta ahora se venían firmando en las notarías, en cumplimiento de otros de los derechos reconocidos por la Corte (sustitución pensional, herencia, afiliación a la seguridad social), las uniones solemnes tienen efectos inmediatos.

Es decir, no hace falta la convivencia de dos años, que sí se exige en el caso de las uniones de hecho. En la sentencia, los magistrados señalaron las diferencias entre las dos maneras de unión: “Las parejas del mismo sexo deben contar con la posibilidad de acceder a la celebración de un contrato que les permita formalizar y solemnizar jurídicamente su vínculo, como medio para constituir una familia con mayores compromisos que la surgida de la unión de hecho. (...) Procede establecer una institución contractual como forma de dar origen a la familia homosexual de un modo distinto a la unión de hecho y a fin de garantizar el derecho al libre desarrollo de la personalidad, así como de superar el déficit de protección padecido por los homosexuales (...).”

El tribunal advirtió, además, que “la existencia de una figura contractual que permita formalizar el compromiso torna posible hacer público el vínculo que une a la pareja integrada por contrayentes del mismo sexo, lo que ante la sociedad o el grupo de conocidos o allegados le otorga legitimidad y corresponde a la dignidad de las personas de orientación homosexual, que no se ven precisadas a ocultar su relación ni el afecto que los lleva a conformar una familia”.

Claro está, los derechos de la comunidad gay a partir del 21 de junio implican también deberes. La Corte habló de “solidaridad y manifestaciones de afecto, socorro y ayuda mutua”. Para disolver la unión se requerirá un trámite civil equivalente al de divorcio, y, mientras el vínculo esté vigente, implica también la vigencia de la división del patrimonio adquirido en porciones iguales y la prohibición de realizar una nueva unión civil, so riesgo de bigamia.

Abogados consultados por EL TIEMPO explicaron que una persona cuyo matrimonio heterosexual no se ha disuelto, no podría llegar ante notario a formalizar una unión solemne con alguien de su mismo sexo.

El derecho de adopción, el último que les queda a los gays por conquistar, está en discusión en la Corte Constitucional por una tutela entablada por una pareja de mujeres de Antioquia.

Plenaria del Senado archivó el proyecto en una sesión exprés

Desde antes del mediodía de este miércoles, el ala sur de la plaza de Bolívar, frente al Congreso, comenzó a albergar a miembros de la comunidad gay y a representantes de grupos de cristianos, quienes defendían y rechazaban el proyecto de matrimonio igualitario, que finalmente se hundió.

Adentro, en el recinto del Senado, los congresistas no se apuraron en comenzar el debate. Algunas reuniones políticas y el partido entre el Borussia Dortmund y el Real Madrid retrasaron el inicio de la sesión, programada para las 2 p.m. Las pantallas del recinto, incluso, se usaron para retransmitir la goleada del equipo alemán sobre el cuadro merengue, 4-1, seguida por congresistas, asesores y porteros.

Terminado el cotejo futbolístico y las reuniones políticas, que se realizaron en el Hotel Ópera y en la Casa de Nariño, las barras de la plenaria del Senado comenzaron a llenarse de homosexuales y cristianos, que durante dos semanas asistieron a los debates.

El senador Guillermo García, quien presidió las sesiones, permitió cuatro intervenciones antes de pasar a la votación, la cual era reclamada por varios congresistas presentes.

A las 3:45 p.m., al alcanzar la mayoría requerida para hundir el proyecto, el secretario de la corporación, Gregorio Eljach, leyó el esperado resultado: 51 votos por el archivo de la iniciativa y 17 en contra. (Vea la galería Así se vivió la manifestación de opositores al matrimonio igualitario en la Plaza de Bolívar)

‘No esperábamos nada distinto del Congreso’

La decisión del Senado de negar la aprobación del proyecto de ley que establecía el matrimonio igualitario dejó a la comunidad gay convencida de que en el Congreso nunca logrará la aprobación de este vínculo.

No esperábamos nada distinto del Congreso. No en vano ha negado el proyecto 7 veces en los últimos 13 años”, dijo Angélica Lozano, concejal de Bogotá y activista LGBTI.

También Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, dijo que no los sorprendió la decisión del Legislativo, pues tuvo dos años para discutir el tema y solo lo hizo al final.

Tanto ella como Lozano coincidieron en que, si bien la Corte les ha dado muchos derechos, tampoco ha ido hasta el final.
Por su lado, el senador Armando Benedetti, autor del proyecto de matrimonio igualitario, dijo que el Congreso siempre ha demostrado que está de espaldas a la sociedad, que demostró en este debate que es decente porque no quiere discriminar a la gente por su preferencia sexual. “Este Congreso, que tiene fachada de catedral, parece una pesebrera”, dijo el congresista de ‘la U’.

Pero el senador conservador Eduardo Enríquez Maya dijo que, con su decisión, el Legislativo envía un mensaje de respeto al derecho natural, la Constitución, el derecho civil y las instituciones que consagran que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. “El partido es respetuoso de la vida y la igualdad, pero en el marco de la decencia”, dijo.

Así votaron los congresistas

Los 17 del SÍ a unión gay

Luis Carlos Avellaneda, Armando Benedetti, Arleth Casado, Juan Fernando Cristo, Parmenio Cuéllar, Jaime Durán, Juan Manuel Galán, Guillermo García Realpe, Hemel Hurtado, Jorge E. Londoño, Eugenio Prieto Soto, Gloria Inés Ramírez, Jorge Enrique Robledo, Camilo Romero, Camilo Sánchez, John Sudarsky y Luis Fernando Velasco. No pudieron votar Álvaro Ashton, Juan C. Restrepo, Jorge Hernando Pedraza, Rodrigo Villalba y Antonio Guerra.

Los 51 del NO

Héctor Julio Alfonso, Hernán Andrade, Samuel Arrieta, Marco Avirama, Carlos Baena, Jorge Eliécer Ballesteros, Roy Barreras, Carlos Barriga, Musa Besaile Fayad, Germán Carlosama, Bernabé Celis, Efraín Cepeda, José Iván Clavijo, Antonio Correa, Juan Manuel Corzo, César Tulio Delgado, Édinson Delgado, Bernardo Elías Vidal, Eduardo Enríquez, Manuel Enríquez, Édgar Espíndola, Nora María García, Jorge E. Gechem, Roberto Gerlein, Édgar Gómez, Aurelio Iragorri, Gilma Jiménez, Óscar Lizcano, Juan Lozano, Manuel G. Mora, Martín Morales, Alexandra Moreno,
Carlos F. Motoa, Iván Name, Myriam Paredes, Carlos Quintero, Liliana Rendón, Milton Rodríguez, José Darío Salazar, Astrid Sánchez, Luis Emilio Sierra, Carlos Soto, Fernando Tamayo, Efraín Torrado, Félix Valera, Juan Carlos Vélez, Germán Villegas, Manuel Virgüez, Claudia Wilches, Gabriel Zapata y Jaime Zuluaga.

Los ausentes

Mauricio Aguilar, Manuel Mazenet, Fuad Char, Carlos Ferro, Daira Galvis, Jesús Ignacio García, Jorge Eliécer Guevara, Alexander López, José David Name, Plinio Olano, Germán Darío Hoyos, Karime Mota, Maritza Martínez, Carlos Ramiro Chavarro, Juan de Jesús Córdoba, Juan Mario Laserna, Samy Merheg, Olga Lucía Suárez Mira, Honorio Galvis, Lidio García, Guillermo Santos, Teresita García Romero, Francisco Herrera y Mauricio Ospina.

REDACCIÓN JUSTICIA Y POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.