Editorial: Un país de obesos y desnutridos

Editorial: Un país de obesos y desnutridos

24 de abril 2013 , 09:15 p.m.

La mitad de los colombianos están sobrepesados u obesos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (Ensin, 2010). Este porcentaje, que ha ido aumentando con los años y que es más alto entre las mujeres, constituye una verdadera preocupación desde el punto de vista de la salud pública.

El sobrepeso y la obesidad constituyen uno de los factores de riesgo determinantes en las génesis de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y musculoesqueléticas. De hecho, los gastos en los que incurren los sistemas de salud de los países desarrollados para atender a esta población son 25 por ciento más altos que los destinados a personas con peso normal.

Es un indicador directamente relacionado con la desnutrición. La propia Ensin muestra que siete de cada diez colombianos no consumen ningún tipo de verduras ni hortalizas de manera regular, y que apenas uno de cada tres incluye frutas en su dieta.

En contraste, siete de cada diez prefieren alimentos procesados –los embutidos, por ejemplo–, con altos contenidos de sodio (otro factor de riesgo), como fuente principal de proteínas. Así mismo, los productos de paquete, las comidas rápidas y las gaseosas están incluidos en el menú diario de un gran número de familias colombianas. De ahí nace un panorama inquietante, puesto en evidencia esta semana por la revista digital Kienyke.com.

El contraste es relevante: mientras la mitad de los adultos tienen sobrepeso, uno de cada seis niños menores de 5 años y una de cada seis mujeres en embarazo están anémicos, particularmente en las áreas rurales. No es, infortunadamente, el único indicador hacia la baja en materia nutricional. Para la muestra están los déficits de algunas vitaminas y de zinc en la sangre, lo cual expone seriamente la salud de los menores de edad.

Lo paradójico del asunto es que el Congreso aprobó en el 2009 la Ley 1395, con el objetivo de generar acciones específicas para reducir la obesidad y el sobrepeso en Colombia, y mejorar los índices nutricionales. Sin embargo, inexplicablemente, sigue sin reglamentarse.

Por tal razón, se han quedado entre el tintero medidas como la inclusión del tratamiento de la obesidad en el plan de salud y la necesaria intervención de las tiendas en los colegios, para que los niños remplacen las comidas rápidas por frutas, verduras y otros alimentos saludables.

La misma suerte han corrido las pretensiones de realizar campañas para promover la actividad física, la instrucción para la elaboración de dietas balanceadas y la promoción en las empresas de pausas activas.

El Ministerio de Salud, en compañía de algunos profesionales y sociedades científicas, había puesto en marcha un proceso para llevar a la práctica los postulados de la norma. Sin embargo, dichos esfuerzos se diluyeron debido a la crisis del sector y la falta de interacción entre instituciones determinantes en esta tarea, como los ministerios de Educación y de Trabajo y los fabricantes de alimentos.

El Ministerio de Salud está en mora de implementar, en un marco de promoción y prevención, prontas y efectivas acciones para cambiar la preocupante tendencia que está llevando a Colombia a convertirse en un país de desnutridos y obesos, a pesar de que los factores que alimentan tal condición son modificables.

No considerar este asunto con la seriedad que amerita, en pleno debate de reforma de la salud, puede desembocar en costos económicos y sociales elevados y jamás recuperables.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.