'Los obituarios para los periódicos son prematuros': A. Huffington

'Los obituarios para los periódicos son prematuros': A. Huffington

La visionaria que revolucionó el mundo de la opinión en Internet habló sobre su vida y su hazaña.

notitle
21 de abril 2013 , 10:58 p.m.

Hizo su nombre como brillante creadora de opinión conservadora –y, si me lo permite, hasta recalcitrante, como decimos en Colombia–. ¿Podría decirse que Arianna Huffington es hoy una “demócrata convertida”?

Como escribió su gran periodista y novelista Gabriel García Márquez, “los seres humanos no nacen de una vez y para siempre el día en que sus madres los dan a luz, sino que… la vida los obliga a darse a luz a ellos mismos una y otra vez”. Digamos, entonces, que he crecido y que he aprendido, y la vida me ha obligado a revaluar mis posiciones en ciertos aspectos para mejor, creo yo.

¿Cuál es la diferencia entre la Arianna republicana y la demócrata? ¿Cómo ocurren en la vida esos profundos virajes ideológicos?

Lo que cambié no fueron los objetivos que, según pensaba, eran los que nuestra sociedad debería estar esforzándose por alcanzar. Cambió fue mi forma de pensar acerca de la mejor manera de lograrlos. Alguna vez creí que el sector privado podría hacer frente a los principales problemas que enfrenta nuestro país –la desigualdad de ingresos, por ejemplo, y la necesidad de proteger a los excluidos de la prosperidad–. Pero he visto de primera mano que eso no era suficiente. De manera que se me volvió claro que jamás podríamos enfrentar algunos de los problemas más fundamentales de nuestra sociedad sin la energía bruta y el potencial presupuestal de una adecuada agenda del Gobierno. Y no hay nada de malo en preocuparse por aquellos excluidos de la prosperidad.

Su padre, Konstantinos Stasinopoulus, era periodista. ¿De ahí viene su inspiración para practicar esta hermosa profesión?

Sí. Gracias a mi padre he querido ser periodista desde que era una niña. Fui criada bajo la visión romántica de esta profesión.

¿Hoy no basta con ser periodista, sino que hay que evolucionar a estratega de medios de comunicación (una de sus cualidades más reconocidas)?

Yo no lo describiría como una evolución de una cosa hacia la otra. Me gusta hacer ambas, supervisar nuestra sala de redacción, escribir al menos una columna a la semana, comentar en la televisión y dar discursos. Mi última columna, de hecho, era acerca de que los medios de comunicación estadounidenses parecen haberse olvidado de que seguimos sumidos en una crisis de empleo. (Lea también: La visita a EL TIEMPO de una visionaria del periodismo digital)

A lo mejor fue una mezcla de ambas cosas lo que la llevó a inventarse el ‘HuffPo’. Hoy, todo el mundo anhela publicar ahí. Cuando aún no era un blog famoso, ¿cómo convenció a tantos expertos de que escribieran sin cobrar un dólar?

Juntar personas de diferentes etapas de mi vida y facilitar conversaciones interesantes siempre ha sido parte de mi ADN griego. Así que, desde el principio, el objetivo del The Huffington Post fue tomar el tipo de conversaciones que dan en torno a los surtidores de agua en los corredores de las oficinas o alrededor de las mesas de comida, acerca de política, arte, libros y cocina –exponiéndolos y subiéndolos a la red–. Muchos dijeron que no al principio, ¡pero cambiaron de opinión después!

¿Cómo se financia ‘The Huffington Post’?

El contenido del The Huffington Post es gratuito para nuestros lectores y espectadores, y es financiado a través de la publicidad y los patrocinios.

¿Cuántos visitantes tiene hoy el ‘HuffPo’?

Tiene 75,8 millones de visitantes al mes en todo el mundo.

¿Es verdad que Arnold Schwarzenegger le ganó en su única incursión política por la candidatura a la gobernación de California? ¿No es frustrante para una mujer de su peso que ‘Terminator’ la haya derrotado?

En realidad me retiré de la contienda antes de que se diera la elección. Hubo frustraciones, pero no tuvieron nada que ver con sus papeles en las películas. Me viene a la mente este recuerdo: durante uno de los debates, Schwarzenegger me dijo que debería beber más café, ‘pero descafeinado’. Un comentario que difícilmente le habría hecho a un hombre (porque, por supuesto, cualquier mujer que tenga la osadía de desafiar a un hombre necesita “asentarse” y no ser tan “tensa”). Después, cuando me encontré con él fuera del escenario, yo estaba rodeada por decenas de jóvenes alumnas que me dieron las gracias por tomar esta postura y no desanimarme. (Lea también: Las siete claves del éxito de la reina de Internet)

La han catalogado como una mujer muy influyente a nivel mundial. ¿Eso qué significa?

Para mí, ser verdaderamente influyente significa utilizar tus dones para crear nuevas y mejores oportunidades para los demás.

Entre los libros que ha escrito, dos biografías atraen mi atención. ¿Por qué la de María Callas? ¿Por qué la de Pablo Picasso?

Ambos me fascinaron. María Callas conmovió a millones a través de su música, pero luego invirtió el resto de su vida en no perder a Aristóteles Onassis. Lo que comenzó como una gran historia de amor recíproco se convirtió en algo insano y de un solo lado. Ella terminó sacrificándose a sí misma y a sus dones por temor a ser dejada por este hombre.

Comparto su fascinación por Picasso…

La que ejerció sobre mí fue por la contradicción a la que aludo en el subtítulo: ‘Creador y destructor’. Picasso era un genio indiscutible, pero también, como él solía jactarse de sí mismo, le gustaba tomar diosas y convertirlas en felpudos.

¿Cómo puede la frase ‘bloguee y no haga la guerra’, uno de sus lemas favoritos, aplicarse a Colombia?

Colombia es uno de los países más activos en términos del tiempo dedicado en redes sociales, y su audiencia de Internet está creciendo rápidamente. Es mi esperanza que el combustible creativo de Internet se pueda utilizar para aprovechar las mejores cualidades y recursos de Colombia: el ingenio, la creatividad y la compasión.

¿Qué es un bloguero? ¿Es lo mismo que un ‘opinador’?

Parte de la belleza de los blogs es que no existe una definición estática de un bloguero. Pero hay algo que distingue a los blogueros: cuando deciden que algo importa, ellos lo agarran fuerte y no lo dejan que se vaya. Y eso es muy importante cuando hay tanta estática alrededor.

Le deben hacer esta pregunta todos los días, pero, teniéndola al frente, no puedo impedirlo para que el público colombiano escuche su respuesta. ¿Estamos cerca de que los medios digitales desplacen a los tradicionales en la producción de opinión?

No es lo uno o lo otro. Los obituarios para los periódicos son aún prematuros. Muchos periódicos, tardía pero exitosamente, se están adaptando al nuevo entorno de las noticias (como The New York Times). Mi sensación es la de que, siempre y cuando se mantengan adaptándose, habrá un mercado para los periódicos. Hay algo en nuestro ADN colectivo que nos hace querer beber el café, pasar una página, mirar hacia arriba de una historia y decir: “¿Puedes creer esto?”, y pasar el papel a la persona del otro lado de la mesa. (Vea la galería: Así fue la visita de Arianna Huffington a EL TIEMPO).

¿Cuál es el futuro de las noticias? ¿La automatización total?

El futuro de las noticias es híbrido. Por un lado, los medios tradicionales irán adoptando cada vez más las herramientas de los periodistas digitales –incluyendo la velocidad, la transparencia y el compromiso–. Por el otro, los nuevos medios de comunicación digitales adoptarán cada vez mejor prácticas del periodismo tradicional, como la obligación de confirmar los hechos, la equidad y la exactitud. La línea entre los medios tradicionales y los nuevos, entre lo digital y lo impreso, será cada vez más borrosa.

¿Cree que la primavera árabe hubiera sido posible sin las redes sociales?

Sin duda, habría sido muy diferente y probablemente no habría ocurrido de forma tan acelerada. En la plaza Tahrir, y más tarde en la plaza Syntagma, de Grecia, y en otros países, las protestas fueron alimentadas por los medios de comunicación social.

¿Usted cree que el mundo aún debe distribuir contenidos geográficamente? ¿O estamos ante un cambio radical en este paradigma?

Lo local siempre va a importar, y la gente siempre va a gravitar en torno a las noticias locales. Al mismo tiempo, vivimos en una edad de oro de la participación, donde, más que nunca, la gente de todo el mundo es capaz de utilizar la tecnología para compartir sus historias. El hecho de que cerca de tres mil millones de personas vayan a unirse a la comunidad de Internet para el 2020 sugiere un mundo donde la gente, más que nunca, estará compartiendo historias en formas que trascienden las fronteras geográficas.

KienyKe la ha invitado a Colombia. ¿Qué futuro le ve a este tipo de proyectos de periodismo?

KienyKe, como The Huffington Post, es un medio estrictamente digital, así que siento una gran afinidad con ellos. Es increíble lo mucho que han hecho, ya que KienyKe fue fundada en octubre del 2010 y ya ha añadido un canal de video y de audio, comprendiendo las diferentes maneras en que las personas quieren consumir sus noticias.

¿Qué la hace feliz?

El tiempo que paso con mis dos hijas, el tiempo dedicado a trabajar con nuestro gran equipo de editores, periodistas e ingenieros, el tiempo dedicado a caminatas, a leer libros de verdad y a escuchar música.

¿Está alguna vez fuera de línea? ¿Realmente desconectada?

¡Sí! Soy una evangelista a la hora de desconectarme, desestresarme y dormir más, todas cosas muy importantes que están amenazadas por la cultura de la hiperconexión. También creo en abrazar la paradoja según la cual la tecnología puede ayudar a que nos liberemos de nuestras vidas hiperconectadas. Más y más personas están recurriendo a aplicaciones que hacen precisamente eso para el alma, como Freedom y el GPS de El HuffPost. O como nuestra aplicación que mide la variabilidad del ritmo cardíaco, que es un indicador de los niveles de estrés. La aplicación se conecta con una guía personalizada que ofrece música, poesía, ejercicios de respiración y fotografías de sus seres queridos que pueden ayudarle a volver a centrarse y desestresarse.

¡Habrá que ensayarlo! Finalmente, ¿puedo preguntarle qué marca de computador usa?

Es un Apple MacBook Pro. ¡También llevo cuatro BlackBerries!

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.