Secciones
Síguenos en:
Hundimiento consolida unión de conservadores y 'La U'

Hundimiento consolida unión de conservadores y 'La U'

Al ponerle el 'puntillazo' al matrimonio gay, ambos partidos mostraron su poder en el Congreso.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de abril 2013 , 11:10 a. m.

La decisión de las dos bancadas mayoritarias del Senado llama la atención por dos razones: la primera, porque anuncia la inevitable muerte de una propuesta que ha estado en el primer lugar de la atención de la opinión pública, y la segunda, porque estos dos partidos comienzan a demostrar que su alianza va en serio y que puede comenzar a generar preocupación al gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Sobre el fracaso del 'matrimonio' gay, parece inevitable que el Senado en pleno confirme la decisión de las dos bancadas, que tienen 48 de las 97 bancas del Senado.

Si esta tarde el Senado ratifica la determinación de la mañana, los homosexuales en Colombia apenas podrán acudir a notarios y jueces para que 'legitimen' sus relaciones con una "unión solemne", como hasta ahora la Corte Constitucional, mediante sentencia, ha sugerido que ocurra.

Aunque en otras partes del mundo el matrimonio entre parejas del mismo sexo gana espacio (la semana pasada fue aprobado en Francia), en Colombia se rezaga.

Para los conservadores esta iniciativa es vista como "improcedente", casi "impúdica". Uno de sus grandes opositores en el Congreso, el senador conservador José Darío Salazar, ha dicho que darle paso legal a esta idea equivaldría a dar el primer paso para que las parejas del mismo sexo adopten hijos, lo cual a su juicio terminaría de manera irremediable en la pederastia.

El autor de la iniciativa, Armando Benedetti (de la U), insistirá en presentarlo de nuevo en la próxima legislatura. El debate continúa.

El otro asunto

Pero más allá de la decisión sobre el 'matrimonio' gay, lo que las bancadas del conservatismo y de 'la U' confirmaron esta mañana es su poder de decisión en el Congreso. Su capacidad de determinar, solos, lo que se apruebe y se niegue en el Congreso.

Este hecho no sería de preocupación para el Gobierno si no hubiera, en esos partidos, cierto malestar por los "privilegios" que se le han entregado al liberalismo, partido que mayor espacio político ha ganado con el Gobierno, de todos los que conforman la coalición.

De hecho, esta situación llevó la semana pasada a una "crisis" entre algunos miembros de 'la U' y el Gobierno, pues según trascendió el senador Roy Barreras, en una reunión con el presidente Santos, sugirió el retiro de varios ministros (liberales) para poder hablar de los asuntos de su partido con el mandatario.

Barreras ha insistido en que los liberales tienen hoy casi la mitad del gabinete de Santos (habla de 7 ministros), y que los aliados iniciales del Gobierno, que son la mayoría, ('la U' y los conservadores), han quedado relegados.

Uno de los hechos que apuró la conformación de este bloque mayoritario, que de todas maneras forma parte de la Mesa de Unidad Nacional, fue la cena privada que la cúpula del liberalismo le ofreció al presidente Santos y a sus ministros, hace dos semanas, en la casa Simón Gaviria, jefe liberal.

Aunque los líderes del conservatismo y de 'la U' que armaron el bloque dicen de dientes para fuera que la alianza se ha consolidado para "facilitar" el trámite de los proyectos del Gobierno, por debajo de la mesa aseguran que a partir de ahora ningún proyecto pasará sin su consentimiento. Y el Gobierno tiene que escuchar eso.

Aunque apenas parece consolidarse ahora en pleno ambiente preelectoral, la alianza ya se venía insinuando desde hace varios meses y le ha tributado grandes trofeos a esos partidos.

Una de las primeras victorias que logró ese bloque fue la elección del magistrado de la Corte Constitucional, Luis Guillermo Guerrero Pérez, conservador. El Gobierno le apostaba a Carlos Medellín, cercano al ministro Germán Vargas.

Después la coalición impuso al actual secretario del Senado (de 'la U'), Gregorio Elhas.

En estas mismas cuentas puede entrar la reelección del actual procurador general, Alejandro Ordóñez. Tampoco el Gobierno era partidario de su nombre.

Y hace apenas una semana, esta misma alianza decidió, por anticipado (es decir, antes de ir a la plenaria a sesión formal), el nombre del nuevo magistrado de la Corte Constitucional, Alberto Rojas.

De manera que el hecho de esta mañana, de herir de muerte, el matrimonio de los gay, a la espera del puntillazo final de esta tarde, habla por sí solo del gran poder de la nueva coalición con bríos de rebeldía.

EDULFO PEÑA
Editor político
EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.