Nairo Quintana, el hombre de los imposibles

Nairo Quintana, el hombre de los imposibles

Esta es la semblanza del campeón de la Vuelta al País Vasco.

notitle
06 de abril 2013 , 12:12 a.m.

El nombre de Nairo Quintana es asociado con los imposibles. Tuvieron que pasar 25 años para que un ciclista colombiano volviera a ganar el Tour de l’Avenir y este boyacense lo logró. Alfonso Flores (q.e.p.d) se impuso en la segunda carrera por etapas más importante de Francia después del Tour en 1980, con un equipo manejado por Raúl Mesa, en el comienzo de la nueva era del pedalismo nacional. (Lea aquí: Nairo Quintana, campeón de la Vuelta al País Vasco)

Martín Ramírez volvió al podio de la prueba en 1985, pero de ahí en adelante ningún ciclista colombiano había pisado el primer lugar del podio, hasta que el boyacense Nairo Quintana, nacido por accidente el 4 de febrero de 1990 en Tunja, con la casaca del Colombia es Pasión lo hizo, en una prueba que dominó en el 2010. (Lea aquí: "Hice la crono con cabeza y con piernas y me salió bien": Quintana.)

Este sábado, Nairo regresó a cumplir la cita con lo inesperado, batalla que otra vez ganó, tras conseguir el título de la Vuelta al País Vasco, carrera que ningún colombiano había ganado en la historia. Solo se recordaba el título de los premios de montaña de Julio César Cadena en 1992, cuando la competencia la dominó el suizo Tony Rominger. (Lea aquí: Henao, "contento" de que el triunfo sea para un corredor colombiano.)

Nairo tuvo que nacer en Tunja por una fuerza mayor, pues a la vereda La Concepción del municipio de Cómbita en Boyacá no quedaba un hospital cerca. Días después de aquel 4 de febrero de 1990, la familia Quintana volvió a Cómbita para presentar a su primer heredero.

“Tiempo después me contaron eso, que tuve que nacer en Tunja porque no había un hospital cerca donde vivíamos”, le dijo a EL TIEMPO.

Entre quehaceres de la casa, la finca y los estudios pasó la infancia Nairo, a quien le tocaba ir al colegio Alejandro Humbolt en bicicleta, un centro educativo que quedaba en Arcabuco, donde terminó la primaria.

Al ver que a su hijo le gustaba la bicicleta, don Luis le compró una por $60.000. Quintana vive pendiente de él, pues fue sometido tres operaciones, debido a un accidente de automóvil que sufrió a los siete años.

Cuando ganó en Francia, la familia Quintana reunió unos ahorros y los invirtió en una tienda y en algunas vacas, de la que don Luis y doña Eloísa Rojas, la mamá de Nairo, se encargan diariamente. Es un hombre dedicado al ciclismo ciento por ciento, pero no por eso deja de escuchar reggaetón y la música carranguera, la que siempre lleva en su Ipod.

El Colombia es Pasión fue para él el equipo que lo lanzó, que lo sacó del anonimato. Luis Fernando Saldarriaga confió en sus condiciones y con él se impuso en el Tour de l’avenir. De ahí para acá, la vida deportiva de Nairo ha cambiado significativamente.

Su excursión por Europa lo llevaron rápidamente al podio. Fue campeón de los premios de montaña de la Vuelta a Cataluña en el 2011, donde este año ganó una etapa, tras la que fue elogiado por su líder de equipo en el Movistar, Alejandro Valverde. Quintana no se quedó con solo eso. Cogió un lapicero y firmó con el equipo Movistar del World Tour, la máxima categoría de ciclismo mundial, bajo el mando de Eusebio Unzúez, quien ya lo había referenciado.

Con la camiseta azul y la M en su pecho, Nairo comenzó a demostrar de lo que era capaz. En su primero año, el 2012, ganó la Vuelta a Murcia, primera victoria con la escuadra española. Pero no todo paró ahí. Se consagró en el Dauphiné Libéré, ganando una de las etapas montañosas. De igual manera, fue primero en la Ruta del Sur y en el Giro de Emilia, por lo que fue reconocido como uno de los mejores prospectos en el ciclismo del mundo.

Volvió a España y fue segundo en la Vuelta a la Comunidad Valenciana y tomó parte en la primera carrera grande de tres semanas, la Vuelta a España, en la que terminó en la casilla 36.

Para el 2013, en el Movistar le tenían confianza y lo lanzaron en busca de ser uno de los líderes de la escuadra en los primeros meses. A pesar del fuerte frío, de la lluvia y de la nieve el colombiano superó esos inconvenientes y con sus actuaciones respaldó la confianza que le dieron.

A sus 23 años, fue clave en el andamiaje del Movistar para que Alejandro Valverde ganara la Vuelta a Andalucía, en la que el boyacense terminó en la séptima casilla de la general. Su victoria se esperaba y fue en la Vuelta a Cataluña donde despuntó.

En esa competencia luchó la general, tras la caída de Valverde, quien era el líder. Su ambición y capacidades lo llevaron a la cuarta posición al final. En al París Niza peleaba los primeros puestos, pero una caída lo alejó de la posibilidad de estar más adelante.

Llegó la hora de País Vasco. Sin Valverde, Movistar tenía confianza en que Quintana podía ser el hombre. Tras examinar al recorrido, montañoso por cierto, Nairo se convirtió en el hombre clave, tanto, que se impuso en la cuarta jornada y se acercó a los primeros lugares, la que dominaba su amigo y compatriota Sergio Luis Henao, de Sky.

Este sábado, y cuando el título lo tenía a 6 segundos, Quintana sorprendió en la contrarreloj de 24 kilómetros, en la que por encima de él estaban como favoritos en australiano Richie Porte y el español Alberto Contador, a quienes batió y despojó a Henao del primer lugar. Terminó la jornada a 17 segundos del alemán Tony Martin, actual campeón del mundo contrarreloj, lo que hace mucho más valiosa su figuración.

Una vez se bajó del podio luego de recibir los honores, cogió el teléfono, llamó a don Luis, hizo pasar a doña Eloísa y los saludó. Pero le faltaba algo: un telefonazo a Dáyer, su hermano, quien le sigue los pasos en España en el equipo Lisarte.

Así es Nairo Alexánder Quintana Rojas, el hombre de los imposibles, el que este sábado, con su título en el País Vasco da el campanazo de alerta, con el que quiere decir que en unos años podría ser el ganador de una grande, como se lo dijo el líder del Movistar, Alejandro Valverde.

Lisandro Rengifo
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.