Republiquetas, no; zonas de reserva campesina, sí

Republiquetas, no; zonas de reserva campesina, sí

notitle
23 de marzo 2013 , 09:28 p.m.

 Se ha planteado por estos días un debate sobre lo que son y no son las zonas de reserva campesina (ZRC). Esta figura, que fue creada por la Ley 160 de 1994, tiene como propósito brindar un marco de protección y de desarrollo rural a comunidades campesinas fragilizadas o amenazadas. Y en este sentido, es una modalidad de organización del desarrollo rural perfectamente válida.
Hasta el momento existen seis ZRC constituidas que cubren una extensión de 831.111 hectáreas. Las zonas son (Cabrera, Cundinamarca; Bajo Cuendi, Putumayo; Morales-Arenal, Bolívar; Guaviare, Cuenca del Río Pato; Valle de Balsillas, Caquetá, y Valle del Río Simitarra, en jurisdicción de Antioquia y Bolívar).

Aunque ninguna de estas ZRC ha sido creada en el actual gobierno, podría considerarse la creación de algunas nuevas allí donde existan condiciones de seguridad y, sobre todo, donde se justifiquen.

Por ejemplo, la creación de una ZRC en Montes de María. Esta es una comunidad campesina que sufrió graves embates de grupos subversivos, de paramilitares y de acumulación de tierras por acaparadores habilidosos. Por estas razones, tendría justificación proteger a los campesinos de Montes de María a través de la creación de una ZRC, ahora que la tranquilidad ha vuelto a esta comarca.

Las zonas de reserva como instrumento para fortalecer la presencia institucional del Estado, para priorizar recursos de inversión social y para fomentar el desarrollo productivo de las economías campesinas, es algo a lo que le estamos apostando.

Cosa bien distinta es lo que algunos voceros de las Farc han planteado, a través de declaraciones públicas, sugiriendo que se establezcan 54 ZRC en más de 9 millones de hectáreas.

Lo inaceptable de esta pretensión consiste en que las ZRC serían “... territorios campesinos que gozarán de autonomía política, administrativa, económica, social, ambiental y cultural, y en la administración de justicia a través de los mecanismos de la justicia comunitaria. La economía se comprende en términos de capacidad de autogobierno, autogestión y autodeterminación, enmarcada dentro del ordenamiento constitucional que resulte del nuevo contrato social pactado en la asamblea nacional constituyente”.

Esta visión de las ZRC riñe completamente con la filosofía que inspiró su creación en la Ley 160 del 94, donde no se le otorgó ningún tipo de autonomismos políticos.

En síntesis, la figura de las ZRC puede ser útil pero dentro de la filosofía de las normas que las crearon. Y sobre esa base, no sería descabellado que se creen zonas adicionales a las que ya existen. Inclusive, el doctor Humberto de la Calle ha hecho saber que en los textos sobre los cuales ya hay consensos en La Habana, se menciona a las ZRC como instrumento válido para apoyar el desarrollo rural, pero sin otorgarles autonomismos políticos o administrativos de ninguna clase.

El Gobierno tiene, pues, muy en claro que el país no puede parcelarse en un mosaico de ZRC dotadas de autonomía política, pues este nunca fue su propósito y porque la coherencia nacional es indivisible.

Por eso hemos dicho y hoy se repite: republiquetas, no; auténticas zonas de reserva campesina, sí.

Juan Camilo Restrepo
Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.