Construir vías cuesta un ojo de la cara

Construir vías cuesta un ojo de la cara

Un kilómetro-carril vale lo mismo que darles educación gratis a 900 niños.

notitle
02 de marzo 2013 , 06:51 p.m.

Construir un kilómetro-carril (1.000 metros de largo por 3,5 metros de ancho) de vía es tan costoso que, cada vez que se hace, Bogotá debe gastar el equivalente a lo que cuesta financiar la educación gratis de un año para 900 niños (1’500.000 pesos por cupo).

Si es en losas de concreto (pavimento rígido), el kilómetro-carril puede costar más de 1.353 millones de pesos, y si es en asfalto (pavimento flexible), no menos de 1.297 millones de pesos. Esos precios no incluyen los bordes de los andenes (el sardinel) ni mucho menos el espacio público.

Si se trata de solo hacer mantenimiento, el precio baja algo: vale 561 millones de pesos por kilómetro-carril si es en asfalto, o 632 millones, si es en concreto. Siguiendo con el ejemplo de la gratuidad, equivale al subsidio anual de 373 niños.

Recurrir a la rehabilitación también tiene un alto precio: oscila entre 1.020 millones y 1.118 millones de pesos.

Por eso, cuando el Instituto de Desarrollo Urbanjo (IDU) dice que arreglar la malla vial de Bogotá –sin construir nuevas vías– vale 11 billones de pesos, la cifra no cabe en la cabeza. Se tendría que destinar todo el impuesto predial que los bogotanos pagan en ocho años para reunir esa suma.

¿Por qué es tan costoso?

A la hora de responder por qué resulta tan costoso pavimentar las vías, lo primero que afirman los técnicos es que no se trata de simplemente regar asfalto o concreto. Se necesita preparar el terreno y eso implica excavar, remover materiales y construir entre tres y cuatro capas, que sirven de base para que el asfalto o el concreto duren.

El que más vida útil tiene –hasta 30 años– es el concreto, pero cuesta más; el asfalto puede mantenerse en buen estado por 15 años, pero necesita mantenimiento.

Los materiales hay que transportarlos hasta el sitio de la obra. Ese costo lo incluyen los contratistas en sus cuentas. Si se trata de una vía nueva, casi siempre hay que renovar redes de servicios públicos (son costos adicionales) y comprar predios (a veces las demoras pueden tardar más de un año y mientras tanto el precio sube).

Construir una vía nueva de 34 kilómetros-carril, por ejemplo, puede tardar hasta cuatro años. Sin importar el tamaño, todo proyecto pasa por seis etapas: estudios de prefactibilidad, análisis preliminar, estudios de factibilidad, diseño, construcción y operación. En todas las etapas hay contratos o funcionarios asalariados que se agregan al costo de la obra.

La compra de predios, usualmente se lleva el 20 por ciento del presupuesto, y la intervención de redes de servicios públicos, el 12 por ciento. Otras actividades, como los inventarios ambientales (si hay árboles y aves que trasladar), el trabajo para mitigar los impactos ambientales y sociales de la obra, se pueden llevar otro 6 por ciento. Además, todo contrato de construcción tiene otro de interventoría en el que están 30 funcionarios e ingenieros del IDU, por cada obra.

Según la durabilidad y las necesidades de la vía diseñada, los materiales pueden ser más o menos costosos. Eso lo determina el IDU cuando evalúa cuánta plata tiene para invertir en vías.

Pese a la anterior radiografía, todos los expertos coinciden en que el Distrito no puede seguir posponiendo el arreglo de la malla vial y debe buscar, con la ayuda del Concejo, una fórmula para lograr los recursos que permitan resolver el monumental atraso vial de la ciudad.

Diferencias para tener en cuenta

Mantener

Si es asfalto, el 40 por ciento es reparcheo y el 60, sello de grietas. Si es concreto, reposición de 60 por ciento de losas, y el sello, de 90 de grietas.

Rehabilitar

Demoler, excavar, poner geotextil, base granular, secar, aplicar mezcla emulsión y mezcla asfáltica. Transporte de escombros.

Construcción nueva

Replanteo (plasmar en el terreno datos del plano), excavación, poner geotextil, construir subbase granular, base granular y sellar. En pavimento rígido, incluye poner refuerzo de acero e instalación de la losa.

Polémica por plata para vías

Los bogotanos viven pidiendo arreglo de vías, y con razón. Los huecos dañan los carros y afean los vecindarios. El tema tiene sumidos al Alcalde y al Concejo en una encrucijada por un proyecto de valorización que busca plata para arreglar vías. Lo que la gente no sabe es que construirlas es demasiado costoso.

YOLANDA GÓMEZ
Subeditora BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.