En Cali confeccionan el traje del sucesor de Benedicto XVI

En Cali confeccionan el traje del sucesor de Benedicto XVI

Nuevo Papa "no es americano ni latino, puede ser europeo", dice Luis, sastre oficial del Vaticano

notitle
27 de febrero 2013 , 09:34 p. m.

Entre hilos dorados, blancos, morados y rojos, Luis Abel Delgado confecciona el traje de quien sería el sucesor del Papa Benedicto XVI. En el taller de su casa en el sur de Cali, el nariñense, que terminó convertido en el sastre oficial del Vaticano hace seis años, trabaja bajo sigilo y a marchas forzadas para cumplir con el encargo que llegó desde Roma tras la decisión del Sumo Pontífice de renunciar. (Vea acá las imágenes).

"Su renuncia es una pena. Como católico me dio mucha tristeza porque un amigo se va, aunque no haya muerto. Ahora tengo que cumplir con el trabajo encomendado", dice Delgado, quien recuerda que un par de días después de la renuncia recibió el llamado para que confeccionara tres ajuares, a la medida de quienes podrían suceder a Benedicto XVI.

"De los tres, uno será el Papa, no es americano ni latino, puede ser europeo. Pero no puede decir más, solo me indicaron que hiciera tres trajes que ya están hechos y solo falta decorarlos", dijo el sastre. Se trata de dos trajes blancos y uno dorado.

"El lunes se fueron para el Vaticano una capa roja en terciopelo y una estola. Mañana debo enviar los ornamentos como casullas y estolas", explicó.

Los trajes se componen de un alba, casulla, un roquete, mitra y un cíngulo. Los tres serán enviados mientras se escoge al nuevo Papa y en ese momento volverá a confeccionar, pero con los escudos y símbolos que le indiquen.
"No serán los únicos que haga, vendrán muchos más", afirma Delgado, quien en estos días aprovechará para hacer la banda del reelecto presidente Rafael Correa.

Para este sastre, se trata de un trabajo con mucha nostalgia por el afecto que le tomó al Santo Padre, quien fue quien lo designó como sastre del Vaticano.
"En el 2007, cuando supe que Benedicto XVI estaría en Brasil, le confeccioné un casulla y un mitra que unos sacerdotes colombianos le entregaron. A los dos meses cuando el Papa regresó a Roma los vio y preguntó dónde los habían hecho, pidió que me ubicaran y me llegó una carta para que fuera a visitarlo al Vaticano. Eso fue como un sueño", recuerda. Luego, empezó a viajar con frecuencia y a cultivar una cálida amistad con el Sumo Pontífice.

Ahora, el nariñense, que se hizo famoso por confeccionar las bandas presidenciales de una veintena de jefes de estado, espera continuar con esta labor que lo convirtió en el sastre del Papa.

"Seguiré confeccionando para el Vaticano. Hasta el día que me muera estaré con el Papa que elijan", concluyó.

REDACCIÓN CALI

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.