'No abandono la cruz': Benedicto XVI

'No abandono la cruz': Benedicto XVI

En una conmovedora audiencia, y a manera de despedida, miles de personas escucharon al Papa.

notitle
27 de febrero 2013 , 08:18 p. m.

Siete años, 10 meses y ocho días después de ser elegido como el 265 sumo pontífice de la Iglesia católica, Benedicto XVI dijo adiós ante más de 150.000 personas que, tristes y emocionadas, se congregaron en la Plaza de San Pedro del Vaticano. (Vea acá las imágenes).

En su última aparición pública antes de poner fin a su pontificado y retirarse a una vida de oración "escondido del mundo", Benedicto XVI tuvo la ocasión final para que los fieles demostrasen su cariño al hombre que durante quince minutos saludó desde su papamóvil a los peregrinos, y besó a varios bebés.

La audiencia general transcurrió en un ambiente de gran emoción. Los congregados, muchos de ellos con lágrimas en los ojos, brindaron un largo aplauso de despedida al obispo de Roma, que pasará a ser emérito este viernes a las ocho de la tarde, hora romana.

(Lea también: Tarcisio Bertone, el hombre clave del cónclave vaticano)

En su última catequesis, Benedicto XVI explicó los motivos de su renuncia. Dijo que no "abandona la cruz" y que seguirá sirviendo a Jesucristo, aunque ahora lo hará de un modo diferente.

También dio las gracias a Dios, a los cardenales, a los obispos, a la curia romana y, por supuesto, a los fieles. Subrayó una vez más que seguirá rezando por el bien de la Iglesia y dijo que servirla significa también tener "el valor de tomar decisiones difíciles" como la suya.

El papa recordó durante dos momentos de su intervención el 19 de abril de 2005, cuando fue elegido como sucesor número 265 de San Pedro. Comentó que desde entonces dejó de tener privacidad, pues quien asume el ministerio petrino debe renunciar a ella.

El papa no pertenece "solo a sí mismo, sino a todos, y todos pertenecen a él", comentó.

Este condicionante continuará tras su renuncia, pues aunque estará "escondido del mundo", como le dijo al clero romano en el encuentro que mantuvo el 14 de febrero, no tendrá una existencia convencional.

"No vuelvo a la vida privada, a una vida de viajes, encuentros, recibimientos, conferencias...", explicó, recordando que continuará en el "recinto de San Pedro" por medio de sus rezos. "Seguiré acompañando el camino de la Iglesia con la oración y la reflexión", dijo.

Explicando nuevamente los motivos de su renuncia, reconoció que "en estos últimos meses" sus fuerzas "habían disminuido", por lo que pidió a Dios con insistencia que lo "iluminase" para tomar la decisión más propicia, no para su propio bien, sino para el de "toda la Iglesia".

"He dado este paso con la plena conciencia de su gravedad y también de su novedad, pero con una profunda serenidad de ánimo". Amar a la comunidad cristiana, aseguró, significa también ser capaz de tomar decisiones tan "sufridas" como esta, en las que se tiene delante el "bien de la Iglesia" y no el interés propio.

(Lea también: 'El papa que conocí: humilde y sencillo': César Mauricio Velásquez)

El papa empezó su catequesis dando las gracias a Dios, que es quien "hace crecer a la Iglesia, siembra su palabra y alimenta así la fe de su pueblo".

Dijo a continuación que con la oración, a la que dedicará a partir de ahora su vida, tendrá presentes a todos los hombres, recogiendo los "encuentros, viajes y visitas pastorales" que han jalonado sus casi ocho años de pontificado.

El obispo de Roma dijo también que abandona el anillo del Pescador con "una gran confianza", pues sabe que la "palabra de verdad del Evangelio es la fuerza de la Iglesia".

Volvió a recordar Benedicto XVI el 19 de abril de 2005, develando las palabras que pensó en aquellos momentos: "Señor, ¿qué es lo que me pides? Es un gran peso el que me pones sobre los hombros, pero si tú me lo pides, sobre tu palabra echaré las redes, seguro de que me guiarás".

Entre los aplausos de la multitud congregada, dijo que ha podido percibir "cotidianamente" la presencia de Dios durante este camino en el que ha guiado a la Iglesia. Ha habido "momentos de alegría y de luz, pero también momentos no fáciles", comentó.

Recordando el pasaje bíblico que cuenta la experiencia de Pedro con los apóstoles en la barca en el lago de Galilea, el papa aseguró que él mismo también se ha sentido así durante su tiempo en el solio pontificio.

"El Señor nos ha dado tantos días de sol y de brisa ligera, en los que la pesca ha sido abundante; ha habido también momentos en que las aguas estaban agitadas y el viento era contrario, como en toda la historia de la Iglesia".

Humilde y consciente una vez más de los límites humanos, reconoció: "Siempre he sabido que la barca no era mía, ni nuestra". Es de Dios, quien no deja que "se hunda" y quien se encarga de "dirigirla".

Los retos de la Iglesia católica

Más transparencia

El futuro papa deberá encarar las denuncias que se han filtrado en la prensa sobre tramas de corrupción y tráfico de influencias que reinan en el Vaticano.

Mano dura en casos de pederastia

Los abusos cometidos por sacerdotes son todavía uno de los grandes temas pendientes de la Iglesia católica, que empañan no solo su imagen en el mundo sino también la relación con sus propios fieles. Aunque expertos vaticanistas aseguran que durante el pontificado de Benedicto XVI se hicieron avances, las organizaciones de víctimas de curas pederastas aseguran que los jerarcas siguen protegiendo a los abusadores.

Pérdida de fieles

Sectores progresistas piden un impulso modernizador y pensar en el mundo globalizado cada vez más irreligioso. Aunque la mitad de los cristianos del mundo son católicos (unas 1.200 millones de personas), en Europa el crecimiento de fieles ha mermado a niveles históricos. Hoy, la mayoría de los católicos (39 por ciento) está en América Latina.

DARÍO MENOR TORRES
PARA EL TIEMPO
CIUDAD DEL VATICANO
CON AFP

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.