Old Providence McBean Lagoon, el guardián del mar de los siete colores

Old Providence McBean Lagoon, el guardián del mar de los siete colores

Sumergirse en esta área marina protegida es una alternativa para ver manglares y porciones de coral.

notitle
27 de febrero 2013 , 04:34 p. m.

Últimamente, muchos colombianos han puesto sus ojos en San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Los territorios insulares más apreciados por el país en el Caribe coparon la atención porque un fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya nos quitó un poco más de 70 mil kilómetros cuadrados del mar cercano a estas islas.

Pero al margen de esa decisión, vale la pena detenerse en un lugar que, aunque está en medio de ese territorio en disputa, permanece al margen de cualquier litigio. Totalmente colombiano, sin influencia extranjera y listo para que cualquiera quede sorprendido. Se trata del área marina protegida Old Providence McBean Lagoon, 905 hectáreas de mar transparente, el mismo de los siete colores, que están listas para recibir una zambullida.

Este parque es la única zona de reserva marina instalada en el Caribe insular oceánico de Colombia y hace parte de la reserva de la biosfera Seaflower, desde el año 2000.

Resguarda, además, parte de la tercera barrera arrecifal más grandel mundo, después de la australiana y de la que se encuentra en Belice, en Centroamérica. Precisamente, por esa riqueza es que el parque conecta al visitante casi que instantáneamente con los corales. Se pueden ver desde cualquier punto, pero indiscutiblemente en jornadas de buceo o careteo.

Esto último es posible al visitar Brab Cay o Cayo Cangrejo, un pequeño islote instalado mar adentro, que se puede recorrer a pie para tener una vista de 360 grados del océano. Allí crecen árboles de mango, plantas de icaco o cocoplum, un fruto que se sirve transformado en postre en restaurantes de la región.
Pero el cayo también se deja nadar. Se le puede dar la vuelta en menos de 20 minutos, mientras se observan mucorales cerebro, de fuego, blandos o cuerno de alce, tortugas marinas, o también cirujanos, doncellas, isabelitas, mariposas bandeadas, ángeles franceses o grises o incluso ardillas, los nombres de muchos de los peces de colores que se le atravesarán sin hacerle daño y como si quisieran darle la bienvenida.

No todo será necesariamente bajo el agua. El parque también permite dar un paseo en kayac para apreciar inmensas zonas de manglar que son la salacuna de los peces.

También hay trayectos para hacer senderismo, como el McBean Mangrove, que permite ver algunas de las 60 especies de aves de la zona. Otro recorrido, bautizado como Iron Wood Hill, es ideal para conocer el biodiverso bosque seco (una de las pocas porciones que quedan en el país) y alguna fauna terrestre, como iguanas y lagartos azules.

Cruzando los límites del parque hacia la zona más poblada de la isla, un paseo para llegar a la cumbre de ‘El Pico’, la montaña más alta de Providencia, o incluso pasar a Santa Catalina para observar aquella roca gigante, con perfil humano, que se conoce como la ‘Cabeza de Morgan’, en alusión al pirata inglés que visitó esta zona, pueden ser planes que complementarían unos días de descanso.

Marzo, y en general todo el primer semestre, es la mejor época del año para ir. Es la temporada más seca y el sol siempre estará presente.

REDACCIÓN VIAJAR

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.