¿Bianchi será el mismo...?

¿Bianchi será el mismo...?

notitle
26 de febrero 2013 , 11:16 a. m.

La imagen es muy graciosa: aparece una gran foto de Carlos Bianchi pensativo, tocándose la cabeza con ambas manos bajo el título “¿Cómo era...?”. Fue la nota central del martes en el diario deportivo Olé.

Ante los primeros resultados adversos en esta, su tercera etapa boquense, surgió el comentario general en el fútbol argentino: “Bianchi ya no es el mismo, ¿se olvidó de dirigir...?”. Otros dicen: “Está grande”, “Pasaron muchos años”, “No tiene los mismos jugadores”. Claro, entre aquel 1998 cuando asumió por primera vez y hoy mediaron 15 años. Mucha agua corrió.

“Boca es un cabaret”, había dicho Diego Latorre, aún jugador, para graficar las internas que corroían el vestuario azul y oro. Bianchi, con su inteligencia, su criterio y su don de gente transformó rápidamente el night club en la institución más exitosa de Sudamérica. Ganó 3 copas Libertadores (en otra fue subcampeón), 2 Intercontinentales y 4 torneos argentinos para los xeneizes. Y se convirtió en un ídolo intocable de La Mitad más Uno.

Claro, entonces estaban Riquelme con 15 años menos (y sin las mañas de hoy), Palermo con 24, Barros Schelotto 25, los excelentes colombianos Córdoba, Serna y Bermúdez, el notable lateral Hubo Ibarra, Walter Samuel, Marcelo Delgado, Clemente Rodríguez que era una flecha (ahora es el arco), Carlos Tevez irrumpiendo... Era otro universo de jugadores, más calificado.

A uno le preguntan cómo está Boca hoy y en realidad ni Bianchi lo sabe. En esta tercera versión del entrenador, fue superado por River en los tres superclásicos de verano. No se le dio mayor trascendencia por no ser partidos oficiales. Sin embargo, empezó el campeonato, arrancó la Copa y el que no arrancó fue Boca. De milagro sacó adelante el partido frente a Quilmes (que le ganaba 2 a 0 y falló un penal), igualó 0 a 0 con Tigre y sufrió una dura derrota con el modesto All Boys, que debió golearlo. En medio de ello, el Toluca lo venció en la antes inexpugnable Bombonera con toqueteo incluido. Esto último encendió las alarmas. El Toluca que cayó de local ante el discreto Nacional se floreó en cancha de Boca. Por momentos le dio una lección de fútbol.

Y ahí el país futbolero empezó a preguntarse: “¿Qué pasa con Bianchi...?” El técnico más ganador de la historia de la Libertadores (tiene 4, una con Vélez) está bajo el escrutinio del ambiente. Es posible que tantos años sabáticos hayan relajado en exceso al Virrey. Pero, esencialmente, el Boca que recibirá Barcelona a estadio lleno mañana en Guayaquil es un equipo en formación. Un plantel apenas discreto que Bianchi no eligió, lo heredó de Julio César Falcioni. El exgoleador está tratando de conocer a su tropa, hace varios cambios de un partido a otro, más que por el principio de rotación, porque reprueba lo que ve.

Un ejemplo más de que, sin jugadores, ni Ferguson.

* Terrible prueba. Si Barcelona repitiera la excelente faena cumplida ante Nacional en Montevideo, tiene altas chances de lastimar al equipo azul y oro. Y hundirlo en la tabla. Sobre todo porque al frente del ídolo ecuatoriano está Gustavo Costas, un zorro de la dirección técnica que se la va a poner difícil. Igual, estamos hablando de Boca. Son clubes grandes, leones dormidos o heridos que en cualquier instante sacuden su melena y se cobran una víctima.

* Tendencia en alza. En cada nueva Libertadores se acrecientan los triunfos a domicilio. Toluca venció a Boca, luego Nacional a Toluca; en el grupo 8 se da un caso increíble: los 4 partidos fueron ganados por el visitante. En la fase de grupos se llevan disputados 25 partidos y la estadística es sorprendente: 11 victorias locales y 10 visitantes. Está claro que ya nadie tiembla en muchas canchas que en el pasado eran temibles, como La Bombonera, el Centenario o la que fuera. Y que el empate, antes un buen negocio, hoy es una apuesta que a nadie le interesa. Ha habido apenas 4 igualdades en los primeros 25 juegos de la fase de grupos. Todos se animan a ganar.

* La revelación. Los equipos ecuatorianos. La tabla no dice gran cosa de ellos, el juego sí. Emelec venció a Vélez con gran autoridad, exhibiendo velocidad y penetración. Luego cayó en Montevideo ante Peñarol, pero mostrando personalidad. Y generando varias situaciones de gol, haciendo figura al arquero Bologna. Mereció llevarse algo. Barcelona dominó por completo a Nacional en el viejo Parque Central (el estadio más antiguo de América). Debió ganar hasta por goleada. Fue 2 a 2 por errores arbitrales y propios de definición. Atención: Ecuador avanza, y no sólo a nivel de selecciones. También de clubes.

* Inquietante. La Libertadores apenas comienza y los cinco representates argentinos han perdido algún partido: Boca, Vélez, Newell's, Tigre y Arsenal. Al país más ganador de la Copa (22 campeones y 9 subcampeones) le cuesta mantener el tren. Y le cuesta frente a venezolanos, bolivianos o ecuatorianos, que antes eran una presa fácil para ellos. Síntoma de que los tiempos cambian.

JORGE BARRAZA
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.