'El trabajo en el Bronx me ha costado amenazas'

'El trabajo en el Bronx me ha costado amenazas'

Secretaria de Integración Social dice que recibe intimidaciones directas por parte de un hombre.

25 de febrero 2013 , 09:28 p.m.

El presunto autor de las amenzas a Teresa Muñoz es un hombre que se promulga como líder social en el Bronx llamado Saúl.

¿Qué ha sido lo más difícil de emprender un proyecto para atender a los habitantes de la calle en Bogotá?

Querer hacer las cosas de manera diferente. No decir solamente que hay 1.150 cupos para atender a 9.614 habitantes de la calle que tiene Bogotá de forma rotativa. Cambiar mentalidades y procesos no es fácil. En 2013 tenía que haber una transformación. Ahí comenzaron los problemas.

¿Por qué comenzar con el Bronx?

Porque era el sitio que más concentraba habitantes de la calle que consumían droga. Allí nuestro plan es construir centros de autocuidado, alimentación y acogida para estas personas. Pero a futuro es montar seis centros más en lugares donde exista presencia masiva de habitantes de la calle.

¿Con qué se estrelló en este lugar?

Mire. Yo vengo de trabajar en el Urabá donde la institucionalidad se complacía con el proceso paramilitar y hoy muchos personajes están en la cárcel por parapolítica. También trabajé en las comunas de Medellín donde la misma institucionalidad era permisiva con los actores ilegales de este lugar. Ahora, llego a Bogotá y me encuentro con que para intervenir en Bronx tengo que pedir la intermediación de personas que no conozco.

¿Quiénes son esas personas?

Le puedo hablar de un hombre que dice llamarse Saúl. Él se asume como el líder de los habitantes de la calle y de los recicladores. Con él comencé a tener una dinámica de confrontación diferente.

¿Por qué desconfía de él?

Cuando en diciembre pasado montamos el comedor comunitario en el Bronx él nos decía que no respondía por la seguridad del mismo porque lo habíamos montado sin su permiso. Yo le dije que quien autorizaba eso era Planeación Distrital y así se hizo. Él dijo que nos atuviéramos a las consecuencias.

¿Cuándo se complicó la situación?

El operador del comedor me llamó en diciembre a decirme que personas armadas lo habían ido a amenazar. Ese día le tocó cerrar e irse. Llamamos a la Policía y le informamos sobre la situación. El 29 de diciembre nos dijeron que habían intentado quemar el comedor comunitario. Sacaron las pipetas de gas y quemaron unas sillas plásticas. Fue una acción directa y brutal. Por eso cerramos el comedor el fin de año en 2012.

¿Fue Saúl?

Yo no puedo decir si fue él. Lo que sí creo es que eso lo tiene que investigar la Fiscalía. Lo que no me parece es que en las reuniones sobre el tema todo se reduzca a que yo monté el comedor sin el permiso de este señor.

¿Las barreras vendrán de las bandas de microtráfico que operan en El Bronx?

Sí. No es difícil darse cuenta de esa lógica. Usan al habitante de la calle y a los ludópatas para manipularlos y esclavizarlos. A ellos les dicen los turistas porque van allá a consumir. Antes de quitar los ‘cambuches’ había una dinámica para recibirlos, incluso, había zonas VIP. Se les suministraba la dosis y los cuidaban. Hay uso ilegal de juegos de azar y todo esto es controlado por un grupo de personas.

El martes pasado entramos a las 7 de la mañana a convocar a la gente para que saliera y fuera atendida en salud, alimentación, entre otras cosas. Lo primero que suenan son unos pitos. Cada uno tiene un significado. Hay códigos. También cuando fuimos a revisar los baños públicos que instalamos el año pasado allí quien los cuidaba nos dijo es que no se podía porque ahora eran de Saúl.

¿En qué otras situaciones ha percibido ese liderazgo?

Cuando convocamos a los habitantes de la calle a nuestros servicios de un momento a otro alguien puede dar la orden de que nadie puede ir. Entonces los consumidores se comienzan a parar del parque del Voto Nacional y no se dejan ayudar. También sabemos que regalan ‘bichas’ (droga) a quienes sean capaces de enfrentarse con la Policía. Así pasó el día en que más de 70 habitantes fueron agresivos con las autoridades. Pero ahí seguimos todo el día y logramos atender a 750 personas. También han mandado a bloquear TransMilenio. Por eso detuvieron a 60 personas el día de los disturbios. Les dan la orden de saquear.

¿A usted la han amenazado de forma directa?

Cuando voy a la zona me hablan al oído. Me dicen “doctora se tiene que cuidar” o “nunca habíamos visto esta calle tan ancha. Que chimba”. Siempre hay personas que nos están monitoreando. Lo que ellos llaman “campanear”. Saúl me ha dicho que cualquier cosa que pase en el Bronx es responsabilidad mía y lo hace de forma amenazante. Yo digo que cualquier cosa que me pueda pasar es responsabilidad de él.

Con este panorama. ¿Van a seguir con la intervención?

Sí, pero la apuesta es de todos. De los padres de familia que comiencen a preguntarse dónde están sus hijos, de las autoridades, de la Fiscalía, de las instituciones (…). Nunca se ha tratado de sacar a los adictos del Bronx sino de brindarles condiciones más dignas de vida. Una sociedad más moderna pensaría es espacios de consumo controlado porque hay personas que ya son tan adictas que lo único que los calmaría sería eso. El Estado tiene que ayudar a estas personas, incluso a las que piensan que su vida es la calle.

¿Qué va a pasar con los edificios viejos y en pésimas condiciones de insalubridad que hay en el Bronx?

Hay seis edificios que están incautados por la Dirección Nacional de Estupefacientes. Dos de estos, por ahora, van a ser entregados a la Secretaría de Integración Social. Ahí queremos montar sanitarios y duchas, entre otros servicios. Nuestra idea es crear una zona de atención integral para el habitante de la calle. No vamos a parar con esa meta.

CAROL MALAVER
REDACTORA DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.