Con Petro y los alemanes

Con Petro y los alemanes

notitle
22 de febrero 2013 , 07:07 p. m.

Hoy la cosa es más increíble y paradójica que simpática. Y ocurre en Colombia, donde pasan las cosas más raras del mundo. Un día de estos los ríos se devuelven, o Petro se vuelve taurino, o Uribe es el 'vice' de Santos en su segundo periodo... Nada es aquí extraño.

No voy a escribir sobre el drama del Bronx. Que, a pesar de que volví a ver a un ca-bronx que me tumbó un día "porque tengo hambre, papá", las escenas de miseria y vicio me volvieron a impactar. Esta es una tragedia vieja, pero todos miramos para Monserrate. Por eso, en esta estoy con Petro, que está haciendo algo por tantos que sufren el infierno del vicio. Esta alcaldía al menos busca tratar a los habitantes de la calle como enfermos y llevarles salud, mejor calidad de vida y recuperar a los niños. Y erradicar las mafias. Bien, Alcalde.

Qué tal que rescatar a quienes allí han caído se volviera un propósito de todos, empresarios, políticos, prensa, artistas... Allá hay vidas valiosas -todas lo son-, que se van lentamente como el humo. Es un drama que está cerca del Palacio, del Congreso, de la Justicia, de la Alcaldía... Esas tristes imágenes tienen que hacernos reflexionar.

Pero hoy me refiero a un hecho que me tiene hablando alemán. Es el de los hermanos Otto Günter Breuer, de 72 años, y Uwe Breuer, de 69. Ellos, por esas jugadas crueles de la vida, están en manos del Eln. Se ven dos queridos pensionados, bonachones, inocentes, divertidos. Pero hoy les estarán diciendo, con rabia y angustia, guten morgen (buenos días), a unos guerrilleros que solo hablan el idioma de las balas.

No sé en Alemania qué tan fácil será que le salga la altersrente (la pensión), según me enseñó mi profesora de alemán, que vive en Boyacá, la hermosa y bien teutona Gretchen Schumerche, pero si es como aquí, el caso es más increíble. Con una pensión más demorada que un proceso de paz, que salga uno feliz al viaje soñado y lo secuestren en un país lejano es el colmo de la desgracia.

Ellos venían ilusionados, Caminando Colombia, como se titula el precioso libro de Andrés Hurtado (Villegas Editores). Sabían tal vez de Caño Cristales, de nuestros páramos y lagunas, de los maravillosos cerros de Mavicure, en Guainía; del cañón del Chicamocha, en Santander; del desierto de La Tatacoa; de mil maravillas, pero se olvidaron de otras tatacoas: la guerrilla.
Los secuestros siguen. Las Farc, según fuentes de alta montaña, tienen civiles. Se sabe del caso del muchacho Edson Páez Serna, secuestrado hace año y medio larguito, por el que han cobrado y no lo devuelven. Ese sería un oportuno gesto de paz, que, a pesar del pantano, seguimos pensando que la vía es negociada, que a punta de plomo no hay paz jamás. Y me salió de tastás. Los elenos están incrementando el maldito negocio. Y les gusta oír hablar en otros idiomas. ¿Qué pasó con el ingeniero canadiense?
El caso de los hermanos Breuer es como del baúl del absurdo. Ellos, de clase media, durante largo tiempo prepararon un anhelado viaje a Suramérica. Estaban glücklich (felices) conociendo, hasta que llegaron a ¡Colombia!, a La Gabarra, donde la gente de 'Gabino' les salió al camino. Perdón por el verso. Y para mayor incoherencia, a pesar de su edad, de su pinta, pues no llevaban abrigo, ni sombrero, ni miraban desconfiados, los elenos creen que son spion, como diría 'Gabino' en alemán. Absurda disculpa.

No debemos olvidar a los que aún quedan en el monte, entre ellos estos dos abuelos, por quienes su familia, en el pueblo Mümling-Grumbach, clama por minutos Freiheit!, ¡Freiheit! Y debe hacerlo también nuestro país. 'Gabino', usted que habla alemán, les entiende. ¡Libertad, libertad! Por favor, por humanidad, y porque más cara de espía ruso tengo yo. Libérelos.

luioch@eliempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.