Abrir la democracia

Abrir la democracia

notitle
20 de febrero 2013 , 04:56 p. m.

Todo indica que el país se volverá a empantanar en la polarización. Ya lo está, al menos mediáticamente. El debate político de la temporada 2013-2014, preámbulo de elecciones, tiene ya dos actores: el presidente Santos y el expresidente Uribe. Y eso es lo grave: que, de nuevo, aparecerá en escena el fantasma del voto útil, partiendo del supuesto de que mejor es un Santos con iniciativas liberales que un Uribe con nostalgias ultraconservadoras.

Al "voto útil" lo acompaña casi siempre la teoría del "mal menor" ("la menos dañina de las soluciones", según Tomás de Aquino). Y, en este caso, siendo preferible imaginar la reelección de Santos que la elección del candidato de Uribe, lo peor que nos podría suceder sería quedarnos encerrados en el paréntesis de esta disyuntiva.

Desde los grandes medios de comunicación se seguirá echando combustible al enfrentamiento Santos-Uribe, dando la impresión de que no hay futuro fuera de la reelección del primero y de la "irresistible ascensión" del candidato uribista. Tratarán de convencernos de que existen razones menos temibles para votar por la reelección, que le cerraría el paso a una derecha que pretende recuperar lo que dice haber perdido con "la traición" de Santos.

Si se reduce el debate político del 2014 a la elección de una de las dos alternativas, dejaríamos fuera del juego una franja política que rompería la bipolaridad: la izquierda democrática y los independientes decepcionados de los partidos tradicionales.
Un 30 por ciento aproximado de colombianos que votaron en el 2010 (más de 5 millones) podría verse chantajeado si el voto de opinión se orienta hacia "la menos dañina de las soluciones". Está claro que la más dañina se obstina en devolvernos a una "seguridad" envilecida por los crímenes de guerra y el todo vale, a una "confianza inversionista" atravesada por la corrupción más escandalosa, a una política exterior vindicativa y pendenciera y a una política agraria dominada por el narcoparalatifundio.

Yo no creo que los más de cinco millones que no votaron en el 2010 por el candidato del uribismo estuvieran fatalmente amarrados a Antanas Mockus o a Gustavo Petro. Tampoco creo que la avanzada uribista pueda recuperar el capital que pasó a poder del presidente Santos, ni que la "unidad nacional" de este pueda mantenerse intacta como ahora.

De todas maneras, el capital electoral que estaría en juego para la reelección (de 8 a 9 millones de votantes) no tiene que buscar dividendos en las opciones de centro e izquierda, pero estas sí pueden tratar de conquistar espacio perdido en el abstencionismo.

Santos tendrá a los liberales del oficialismo y Cambio Radical. Tal vez tenga a los conservadores: no se van a parar de la mesa donde les vienen dando de comer y beber. Pero del centro hacia la izquierda juegan fuerzas que no deberían hipotecar su existencia al pragmatismo coyuntural del "mal menor", adoptado como estrategia de campaña.

El potencial electoral de estas minorías ha sido muchas veces volátil, pero en el futuro inmediato debería ser materia de acuerdos programáticos. A la clase política no le cabe más transfuguismo, al país no le cabe más otro escándalo de corrupción en las altas esferas del poder, público o privado.

El efecto que produce la costumbre de fundir a las minorías en las mayorías es más pernicioso que benéfico para la democracia. No solo disuelve las esperanzas de quienes apuestan por cambios estructurales. Le dan al pez grande la inmensa satisfacción de devorar a los pequeños a cambio de irrisorias parcelas de poder que, al final, contribuyen al descrédito de esas minorías.

ocollazos_oscar@yahoo.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.