'Qué más da que en la curia haya 'carreristas': Castrillón

'Qué más da que en la curia haya 'carreristas': Castrillón

El cardenal colombiano considera normal que haya algunos purpurados 'que quieren el primer puesto'.

notitle
17 de febrero 2013 , 11:38 p. m.

Por tener más de 80 años, el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos no podrá participar en la votación de la que saldrá el sucesor de Benedicto XVI. Prefecto emérito de la Congregación para el Clero, muestra su admiración por la renuncia del papa y reconoce que hay purpurados que sólo piensan en hacer carrera y lanza críticas veladas al secretario de Estado, el cardenal italiano Tarcisio Bertone.

Benedicto XVI habló de cómo las "divisiones en el cuerpo eclesial desfiguran el rostro de la Iglesia". ¿Existen luchas de poder entre cardenales?

Las palabras del Santo Padre son muy justas. Al lado de toda la grandeza de la Iglesia que él ve, de toda la santidad que encuentra aquí y allá, también hay lunares. Son mucho menores estos lunares que el caudal de cosas positivas realizadas por quienes colaboran con el Santo Padre. Sin duda, también hay problemas, algunos grandes, que no tienen por qué turbarnos. El Señor tuvo a Judas. Qué más da que en una curia amplia haya casos de personas "carreristas", que quieren el primer puesto.

¿Hay, entonces, algunos Judas entre los cardenales?

No diría Judas, pero sí que hay gente con aspiración de hacer carrera, que es algo normal entre los hombres. El Santo Padre conoce este problema, que no creo que haya sido la causa de su decisión.

¿Qué características debería reunir el nuevo papa?

Tiene que ser, ante todo, un pastor, un verdadero discípulo de Cristo. Un hombre convencido de la doctrina de Cristo y que quiere con su mandato ser pastor de la grey como vicario del Señor. Tiene que conocer al hombre de hoy y a su cultura.

Tendría entonces que ser alguien con experiencia pastoral y capaz de entender la cultura contemporánea...

Exactamente. Debe tener experiencia pastoral y conocimiento de esta cultura. Hoy el rebaño tiene unos signos, un vocabulario, tiene algo que es propio de este tiempo. Si no se entiende la cultura contemporánea no puede haber un auténtico diálogo. Por otra parte, el hombre que conozca la cultura debe saber cuáles son las incompatibilidades con el Evangelio para corregirlas y qué riquezas culturales hay para la expresión de Dios. Por ejemplo, todo lo que se abre en el panorama inmenso de la informática.

¿Cree que tendría además que ser menor de 70 años?

Eso no cuenta tanto. Lo mismo ocurre con el lugar de origen. Lo importante es que sea un hombre de gobierno, porque así sabrá que en el mundo hay culturas distintas y haría una verdadera, leal y legítima internacionalización de la Curia romana y del Colegio Cardenalicio, que responda a las realidades católicas y culturales del mundo, más que a realidades del pasado que ya tuvieron su razón de ser y produjeron lo que tenían que producir.

Teniendo en cuenta los equilibrios en que se mueve la elección del papa, ¿un latino podría ser elegido pontífice?

No quiero entrar en ese punto. Lo importante es que el grupo de gobierno en torno al vicario de Cristo sea representativo y responsable. No debe estar para decir sólo que sí y para agradar al pontífice. Debe decirle la verdad y que esta verdad venga de todos los rincones del mundo, con una curia verdaderamente católica e internacionalizada.

El apoyo que necesitaría el nuevo papa, ¿lo ha tenido Benedicto XVI?

Él lo sabe. No hay que hurgar desde fuera. Él ha sido dueño de sus decisiones. Permítame que le diga una cosa: cuando yo firmo una carta, no tiene ninguna responsabilidad el que la escribe en mi nombre.

¿Cómo valora la renuncia?

Fue la decisión de un hombre responsable. Fue una admirable y ejemplar decisión, tomada con absoluta libertad. Él es un hombre de pensamiento. Debió de pensar profundamente lo que iba a hacer, vio la realidad de la Iglesia y tomó esa determinación como algo que le salía de la inteligencia y del corazón.

No quiso evitar el trabajo y las penalidades que trae la carga pontificia, pero midió sus fuerzas y vio que no eran suficientes para realizar como quiere su oficio de pastor supremo.

DARÍO MENOR TORRES
Para EL TIEMPO
Ciudad del Vaticano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.