La Tierra, indefensa contra los meteoritos

La Tierra, indefensa contra los meteoritos

No podemos verlos todos y no sabemos si podríamos destruir o desviar uno, pero tenemos ideas.

notitle
16 de febrero 2013 , 08:54 p.m.

¿Qué pasaría el día en que un asteroide se dirigiera hacia la Tierra? ¿Podríamos verlo? Y si lo hacemos, ¿poseemos la tecnología para desviarlo o destruirlo? Esas preguntas no son nuevas, pero después del viernes parecen más urgentes.

Porque el viernes, en una coincidencia tan asombrosa como inquietante, el planeta tuvo no uno, sino dos 'encuentros cercanos'. El primero, con un meteorito que impactó cerca de un centro poblado en Rusia, y el segundo, con un asteroide que pasó más cerca que ningún otro del que sepamos.

La comunidad científica está dividida en cuanto a las posibilidades de la Tierra de advertir el peligro, y mucho menos evitarlo. Muchos creen que, en estos momentos, no tendríamos oportunidad.

Eso pasa porque vigilar el firmamento es una tarea titánica. Una herramienta especializada como el telescopio Kepler solo logra observar el 0,28 por ciento del cielo. Es decir, se necesitarían 400 para cubrirlo todo. Eso explica por qué nadie vio venir el meteorito que cayó en Rusia y por qué el 2012 DA14, que pasó apenas a 27.000 kilómetros de la Tierra, fue descubierto tan solo el año pasado, por un grupo de astrónomos aficionados.

No quiere decir que no se esté trabajando en mejorar nuestras posibilidades. Científicos de Europa, Rusia y EE. UU. buscan la manera de desviar cualquier objeto que pudiera amenazar al planeta. Además de la opción 'Armageddon', se examinan tres opciones.

Los europeos trabajan sobre una opción que consiste en golpear el objeto a una gran velocidad, unos 30.000 km/h, cerca de su centro de gravedad, bajo un ángulo particular para hacerlo desviar. A esta iniciativa se le conoce como 'impactador cinético'.

Por su parte, los estadounidenses trabajan sobre la atracción que podría ejercer un vehículo espacial que orbitara un largo tiempo al asteroide, y que funcionaría así como 'tractor gravitatorio'.

Los rusos estudian una tercera opción, que consiste en una desviación de la trayectoria por efecto de una explosión cerca del asteroide.

Ninguna de estas ideas, sin embargo, conlleva una garantía de éxito. Y hay otras incluso más osadas, desde velas solares hasta una capa de pintura blanca (un estudiante del MIT asegura que cinco toneladas de pintura cambiarían la reflectividad del asteroide y la fuerza de los fotones que 'rebotan' bastaría para desviarlo).

A todas las propuestas las une un problema común: la financiación. Pero los científicos que buscan estas soluciones afirman que ningún costo es demasiado alto, porque un nuevo impacto de un cuerpo celeste contra la Tierra es cosa de tiempo. Recuerdan el meteorito de Tunguska, que destruyó el bosque siberiano en un radio de 20 km, en 1908, con una onda de choque equivalente a varios cientos de veces la bomba de Hiroshima. En marzo habrá una cumbre en Bruselas para discutir las opciones de la humanidad para no seguir el camino de los dinosaurios.

Perforarlo: 'Armageddon' tenía razón

El problema con la opción nuclear (enviar una bomba atómica para volar en pedazos el asteroide) es que muchos creen que el remedio podría ser peor que la enfermedad, al partir un objeto en varios, sin cambiar su dirección o velocidad.

Por eso, dicen, cobra sentido la tesis de la película 'Armageddon', en la que la Nasa propone perforar la superficie del asteroide para introducir la bomba y asegurar así su destrucción.

Ya hay alguien trabajando en un proyecto. Se llama Vehículo interceptor de asteroides de alta velocidad y consta de dos partes: la primera abre un agujero en la capa rocosa del asteroide y la segunda es, en esencia, una bomba nuclear. La peliculera propuesta convenció a la Nasa, que desembolsó cien mil dólares para apoyar la investigación. Si bien las pruebas no podrán comenzar antes de la próxima década, los responsables del proyecto dicen que podrían disparar uno antes de un año, si la humanidad de veras lo necesitara.

Ante las cámaras

Las cámaras de numerosos vehículos registraron el viernes el meteorito que cruzó el cielo de Cheliabinsk (Rusia), cuya onda de choque causó casi mil heridos. Los conductores acostumbran grabar mientras manejan, para tener pruebas en caso de algún accidente. Gracias a ello quedaron registrados varios ángulos del momento en que una luz muy brillante cruza el firmamento, seguida por fuertes explosiones.

10 toneladas métricas

Se estima que el meteorito que cayó en Rusia pesaba 10 toneladas. El DA14 pesa unas 130.000.

40 veces la vel. del sonido

El meteorito entró a la atmósfera a 51.500 km por hora, lo que equivale a 40 veces la velocidad del sonido.

1/10 de la distancia a la luna

El asteoride DA14 pasó a 27.300 km de la Tierra, una décima parte de la distancia a la Luna.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.