Mascotas pueden tener embarazos sicológicos

Mascotas pueden tener embarazos sicológicos

Algunas asumen actitudes maternales y hasta llegan a producir un líquido lechoso.

notitle
15 de febrero 2013 , 05:16 p.m.

“Sussy es una perrita de raza french poodle, de tres años de edad, que no ha podido tener cachorritos, pero por épocas le da por coger algunos de sus peluches, meterlos debajo de la cama y permanecer allí con ellos por horas enteras. Cuando intento ver qué está haciendo y trato de quitarle los muñecos, me gruñe y me tira a morder. Además, noto que sus teticas están inflamadas y hasta botan leche. ¿Será que sufre por no poder ser mamá? ¿Qué debo hacer?”

Esta es una de las consultas con mayor frecuencia en el área de etología o comportamiento animal, y para poder ayudar a Sussy es necesario comprender por qué se da este comportamiento.

La pseudogestación o pseudociésis es un conjunto de síntomas que aparecen en la hembra no gestante cuando se interrumpe la actividad del cuerpo lúteo, es decir cuando al llegarle el celo no queda preñada. Aunque puede manifestarse tiempo después de pasarle el celo, ese cuerpo lúteo de los ovarios que no gestó se va achicando poco a poco hasta desaparecer del cuerpo de la mascota. Mientras no desaparezca completamente, va a activar unas hormonas, como la progesterona y la prolactina, que desarrollan en las hembras en mayor o menor medida una conducta maternal.

La pseudogestación se caracteriza por el aumento del volumen de las glándulas mamarias y, en muchas ocasiones, produce un líquido acuoso parecido a la leche.
Además la hembra puede dejar de comer, construye un nido (nidificación), baja su actividad, se vuelve irritable y adopta objetos.

La agresividad que muchas hembras manifiestan es una conducta estimulada por una parte del cerebro emocional de los animales (humanos y no humanos), llamada la amígdala y tiene como propósito el ataque (aun cuando sea alguien conocido) en caso de amenaza para la preservación de su especie.

Hay que tener en cuenta que la pseudociésis no es una alteración de conducta, sino un fenómeno social descrito en la mayoría de carnívoros sociales, debido a que en manada, esto ayuda a amantar y criar en comunidad.

Tanto gatas como perras no gestantes ayudan a criar a los recién nacidos, generalmente emparentados con ellas, pues esto estimula la sobrevivencia de manada.

¿Qué hacer?

A veces hay que ir al veterinario.

La pseudogestación desaparece normalmente por sí sola al cabo de unos pocos días y mientras menos atención le preste el propietario a su mascota.

No obstante, en algunos casos requiere tratamiento, sobre todo cuando la hembra tiene muy inflamadas las glándulas mamarias y los pezones se ven irritados e infectados, pues resulta doloroso o incómodo para nuestra amiga peluda. En ese caso, el médico veterinario deberá suministrar algún fármaco que detenga la producción de prolactina y estimular la liberación de agua a través de la orina.

Claudia Liliana Rodríguez
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.