La temprana lucha de Juan Camilo contra el cáncer

La temprana lucha de Juan Camilo contra el cáncer

Tiene ocho años y su vida cambió hace tres, cuando fue diagnosticado con una Leucemia Linfoide Aguda

notitle
14 de febrero 2013 , 09:57 p.m.

“Cuando grande quiero ser Oncopediatra para salvar la vida de los niños con cáncer, porque yo he pasado por la misma situación”. Aunque tiene solo ocho años de edad, Juan Camilo Villanueva Silva está consciente de su condición y ha cambiado los parques de juegos por la habitación de un hospital, los amigos de su edad por enfermeras y médicos, y el colegio por clases informales con otros niños que como él padecen de cáncer.

Albeiro Villanueva cuenta que su hijo cuando pequeño era muy activo, pero en julio del 2010 todo cambió. “Comenzó a presentar síntomas de cansancio, sudoración fría y dolor de espalda. Al ir a la Clínica Minerva de Ibagué nos dijeron que no era nada, solo espasmos”, dice el papá del pequeño, a quien le resultaba muy extraño que unos espasmos pudieran causar dolores tan fuertes. “Me movía un ‘trisito’ y me dolía, tenía que recoger las piernas como rana”, cuenta por su parte Juan Camilo.

Desde entonces las cosas comenzaron a empeorar, ningún médico daba una razón clara a los fuertes dolores, y entre el 26 y 27 de julio de 2010, Juan perdió el movimiento de las dos piernas, por lo que fue remitido al Hospital San José de Bogotá.

“A la 1 a.m. del 28 de julio llegamos a Bogotá, le empezaron a hacer todos los análisis y le detectaron una masa en la columna, que había taponado el paso del líquido. El 31 del mismo mes se le hizo una operación de 3 horas que eliminó el 90% del tumor”, cuenta Albeiro. Después de la intervención quirúrgica inició el proceso de radioterapias, que ayudarían a atacar el 10% restante de células cancerígenas que quedaron en su cuerpo.

Según explicaciones médicas, una gripa pudo ser la causante del desarrollo del cáncer en el cuerpo de Juan Camilo. “Se supone que los resfriados hacen que algunos ganglios se inflamen para defender el cuerpo, pero en el caso de Juanito esos ganglios nunca se desinflamaron y se filtraron en la columna”, dice su padre. El diagnóstico es Leucemia Linfoide Aguda.

Desde el 2010, año en el que Juan Camilo empezó a mostrar síntomas, se detectaron 34 nuevos casos de esta Leucemia, según informes del Instituto Nacional de Cancerología.

El papá dice que “estaba bien y el 17 de agosto del 2011 le encontraron 27% de células malignas, fue entonces cuando comenzamos a buscar un donante por medio de la Clínica Marly (…) ha sido difícil para todos”, añade.

Después de tener una vida normal, con sus papás, Albeiro y María Eugenia, su hermana Claudia Viviana y su gato Copito, Juan Camilo tuvo que asumir su enfermedad y ser consciente de todo lo que implica. “A mí me encanta montar bici, con mi mamá montábamos sin ruedas de seguridad, aunque desde que me comenzó el cansancio no lo he hecho. Me iba muy bien en el colegio, pero tuve que dejarlo por viajar a Bogotá. También estaba aprendiendo a tocar violín, pero mi profe se tuvo que ir para Medellín. Fue muy difícil, pero solo falta poco para volver a Ibagué”, dice Juan.

La Clínica Infantil Colsubsidio se ha convertido en uno de sus hogares, allí han atendido varias de las recaídas propias de las quimioterapias o efectos secundarios y gracias a la calidez y personalidad cariñosa de Juan, se ha ganado el amor de las enfermeras y médicos que lo han tratado. Johana Garzón fue una de las enfermeras que lo atendió: “Cuando lo conocí acababa de salir de la UCI, entonces estaba muy malito y casi no hablaba, pero poco a poco se volvió más sociable conmigo”.

Y añadió que “es un niño muy cariñoso, vive con el papá, y la mamá se quedó en Ibagué. Es muy raro ver que el hombre se haga cargo de estas situaciones, pero don Albeiro ha sido padre y madre y lo mejor es que lo ha hecho excelente”.

Pero hay alguien a quien ellos, Albeiro y Juan Camilo, siempre mencionan. Es Carolina Triana, una de las enfermeras de Oncología que desde que él llegó lo ha apoyado y cuidado. “Aunque es un diagnostico complicado, siempre hemos luchado para que a Juan Camilo se le haga un trasplante, no sabemos cuál podría ser el resultado, pero es importante que él tenga esa oportunidad”, dice Carolina.

“Es un niño que tiene una excelente relación con todo el mundo, siempre está sonriendo, es muy cariñoso y aquí lo queremos muchísimo y le decimos gatico”, añade la enfermera.

Juan Camilo llevaba aproximadamente 2 años esperando un donante, alguien que pudiera darle un poco de esperanza y aunque en ocasiones pasadas hubo intentos fallidos, él y su papá, con el apoyo de los médicos y enfermeras, siguieron adelante.

En agosto del 2012 se les comunicó que había un donante en España, que posiblemente era compatible con él, por lo que del 7 de octubre al 19 de noviembre tuvo su primer ciclo de preparación para el trasplante y después de un mes se le practicó el segundo, que es de consolidación.

Albeiro cuenta que “fue remitido a La Misericordia, en donde llegó el cordón umbilical y se hizo la intervención. Ahora solo queda esperar. Por el momento ha estado estable, con efectos normales del trasplante, pero no ha habido signos fuertes de rechazo”.

Ha sido un proceso difícil de casi tres años, en donde una familia ha tenido que soportar la distancia y un niño de ocho años ha tenido que llevar en su espalda el peso de una enfermedad fulminante y desgastante como el cáncer. Ha tenido que crecer, ha tenido que aprender a convivir de cerca con la muerte y entender que puede suceder en cualquier momento, pero aun así no pierde la esperanza y este trasplante es la prueba de ello.

Datos de Cáncer Infantil:

-Según el Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil (OICI), se estima que en Colombia se diagnostican cada año alrededor de 2.200 casos nuevos de niños con cáncer. El Instituto Nacional de Cancerología revela que la tasa de sobrevida de estos niños no supera el 50%, cuando en países más desarrollados sobrepasa el 80%.

Cifras del Instituto Nacional de Cancerología:

-Leucemias, enfermedades mieloproliferativas y síndromes mielodisplásicos: 27,8%

-Tumores óseos malignos: 15,4%

-Linfomas y neoplasias reticuloendoteliales: 11, 8% de los casos

-Del 2006 al 2010 murieron aproximadamente 2.800 niños en el país

-La leucemia es el tipo de cáncer que causa más mortalidad en los menores

Eliana Garzón
Redacción ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.