Trancar puertas de TransMilenio nos cuesta a todos

Trancar puertas de TransMilenio nos cuesta a todos

Los mismos usuarios son quienes atentan contra ellas. Reparación al año vale $ 1.890 millones.

notitle
14 de febrero 2013 , 08:14 p.m.

El mal manejo que los usuarios hacen de las 2.700 puertas de las estaciones del sistema TransMilenio (TM) le cuesta a la ciudad una suma nada despreciable: 1.890 millones de pesos al año.

De hecho, la empresa ha tenido que crear un equipo especializado de 'cuidados intensivos' de 20 técnicos que están distribuidos en todas las troncales del sistema. Según un informe realizado recientemente por TM, las puertas se bloquean debido a que los ciudadanos evitan que se cierren usando manos y pies, bien para ver si ya viene el bus o solo para acceder a él cuando llegue sin dejar bajar a los demás pasajeros.

Ignoran que con esta acción dañan el mecanismo de sincronización que utiliza el conductor del articulado, desde su puesto, para abrir y cerrar las puertas cuando llega a las estaciones. Este problema no es solo de tipo económico, sino que representa un riesgo para los propios usuarios del sistema.

"Hay más o menos 90 centímetros de altura del piso a la
plataforma de una estación, así que si las puertas permanecen abiertas puede ocurrir un accidente", dijo Humberto Gómez, subgerente de Comunicaciones de la empresa.

Las estaciones que más presentan problemas con las puertas, en el día y después de la hora 'pico', son las de Toberín, Mazurén, calles 127, 100 y 106. En la noche, la situación se traslada a la troncal de la avenida Caracas, en especial a las estaciones calle 76, 72, 63, 57, 45, Flores, Marly, Avenida 39 y Avenida Jiménez.

También las del portal de las Américas y la de todo el Eje
Ambiental. Las cuadrillas que sincronizan las puertas aprovechan las horas valle para arreglarlas. Trabajan entre las 12 del día y las 4 de la tarde.

Cuatro horas dura la reparación del sistema

Arreglar cada una de las puertas que son objeto de vandalismo
por parte de los usuarios es una tarea dispendiosa. Durante el año, TransMilenio realiza de cuatro a seis mantenimientos preventivos a cada estación.

Un equipo especializado debe remplazar rodamientos y correas. Además, se revisan los sensores y la tarjeta electrónica de cada puerta y se ajustan los piñones.

Este proceso, que se realiza en las horas de menor demanda e, incluso, en la madrugada, puede tardar hasta cuatro horas.

El daño en las puertas genera que los usuarios deban correr por la plataforma en busca de una puerta que sí sirva. "A veces, las mismas puertas no abren y a los usuarios nos toca forzarlas. De todas formas a mí me parece una irresponsabilidad tratar de abrirlas, porque uno arriesga su vida de una manera muy boba", dijo Jaime Adolfo Huertas, usuario frecuente de la estación de la calle 72.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.