Una comedia para huirle al tedio del desempleo

Una comedia para huirle al tedio del desempleo

Orlando Valenzuela y Ricardo Vélez protagonizan 'Mientras el mundo gira'.

notitle
14 de febrero 2013 , 05:08 p.m.

 Un accidente que le causó una grave lesión en el hombro fue la génesis para que el español Carlos García Ruiz escribiera la obra Mientras el mundo gira , que se estrena el 21 de febrero en Casa General Castellana, de Bogotá.

García, que se desempeñaba como director pedagógico de Casa Ensamble, aprovechó su convalecencia para construir un libreto sobre el tedio y la angustia que viven un par de desempleados.

“En ese periodo tenía muy presente mi momento social y personal, y no sabía si seguir como director pedagógico de Casa Ensamble, empleo que después dejé. Como soy más de encajar las desgracias con risas, pues así surgió esta obra”, confiesa el español.

García escogió como protagonistas a Orlando Valenzuela y Ricardo Vélez , quienes le dan vida a una particular dupla de amigos, Uno y Otro, respectivamente, que se la pasan conversando en un parque mientras esperan conseguir trabajo.

Uno es un vago profesional, experto en hacer nada; curioso y fantasioso.

Otro es más neurótico y experimentado. Es un tipo venido a menos que tiene una permanente angustia sobre el futuro.

Son dos personajes antagónicos, aseguran los actores, una especie de payaso triste y payaso alegre, policía bueno y policía malo. “Hay como un odio a primera vista entre ellos, pero lo que se descubre es que se necesitan y se complementan hasta crear unos lazos invisibles”, asegura Vélez.

Los dos hablan sobre patos, zombis, chinos, cosas del día a día. Pero en esos diálogos aparentemente triviales se esconden críticas políticas y sociales. Es así como en una de las escenas, la obra compara la duración de la batería de un celular con la vida laboral de una persona. “El desempleo es una situación universal, y hay críticas a diestra y siniestra. El personaje de Ricardo, por ejemplo, habla mucho de las corporaciones, de las empresas que nos absorben”, apunta el director.

García acepta que todavía le cuesta hacer que sus personajes “vivan” en nuestro país y para “colombianizarlos” fue clave la interacción con los actores, pero el director añade que la influencia española se mantiene.

“Viendo como están las cosas en mi país, fue inevitable hablar de la crisis. Es más: los compañeros de mi antiguo grupo están en huelga”, asegura.

Otro tema complejo fue lograr la sencillez que pretende la obra, a pesar de sus pullas sociales y sus aires de comedia negra.

“Tiene un aire de Samuel Beckett... –dice Valenzuela–. El trabajo fue no llenarnos de tanto barroquismo, de tanta arandela y de tanto adorno, sino decir directamente lo que queríamos. Detrás de esa sencillez está toda la complejidad de estos dos personajes”.

Vélez complementa que es a través de lo absurdo que Uno y Otro logran encontrarle una vía de escape a la difícil situación que viven.

“¿Cómo le encontramos sentido a todo esto? A través de historias banales, de la necesidad de hablar para sentirse vivo, sin importar con qué se llenen esas horas muertas. En todas esas peroratas ellos encuentran lo que les ayuda a sobrevivir”, dice el actor.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
@YhoLoaiza
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.