Desalojaron a tres mil personas de cambuches improvisados en Manizales

Desalojaron a tres mil personas de cambuches improvisados en Manizales

Allí estaban instalados desplazados, madres cabezas de familia y personas de bajos recursos.

notitle
12 de febrero 2013 , 09:01 a. m.

En la madrugada de este lunes, los gritos y alegatos de más de dos mil personas se escucharon en el barrio Solferino de Manizales. Allá llegaron funcionarios de la Alcaldía Municipal, en compañía de 200 uniformados de la Policía, a desalojar las 605 familias que invadieron un predio para exigir soluciones de vivienda.

Este fue el primero de los tres operativos que se realizaron en la comuna Ciudadela del Norte, donde más de tres mil personas, entre desplazados, madres cabezas de familia y personas de bajos recursos, se instalaron desde el viernes pasado con sus cambuches en predios que son propiedad de la Alcaldía.

Según uno de los líderes de Solferino, y promotor de la invasión, Andrés Felipe Giraldo, "la idea fue protestar pacíficamente con una cadena humana para que no nos sacaran, pero los de la Alcaldía llegaron con la policía, los Esmad y hasta con una gente vestida de civil que empezó a tumbarnos todo", dijo.

En cuestión de minutos, el gas lacrimógeno se esparció por el lugar y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) comenzó a disparar pelotas de goma. "La idea era hacerlo de forma pacífica, pero la gente comenzó a tirar piedras y comenzaron los disturbios", indicó la secretaria de Gobierno del municipio, Paula Andrea Sánchez.

A pesar de que la funcionaria indicó que antes del desalojo, mujeres policía y personal de infancia y adolescencia sacaron a los niños y señoras que estaban en la invasión, dentro de los heridos se reportó el caso de un niño de 11 años, a quien le impactó una de las balas de goma en el ojo; y una joven de 15 años, quien se cortó un dedo de su mano.

Además, una mujer en estado de gestación tuvo que ser remitida a un centro asistencial de salud porque recibió un golpe en su estómago y tenía un fuerte dolor.

"Nosotros no agredimos a nadie, pero hubo que defender a los funcionarios de la Alcaldía que estaban haciendo su trabajo", indicó el comandante de la Policía Departamental de Caldas, coronel David Benavides Lozano.

Añadió que antes de proceder ya se habían advertido a las personas para que se fueran voluntariamente.

El siguiente operativo se realizó, sin contratiempos, en el barrio Sinaí, donde 15 familias se habían asentado con sus 'cambuches'.

Por último, con una pancarta que decía 'queremos paz y vivienda', cerca de mil personas que invadieron el predio en el barrio Comuneros observaron cómo les derrumbaron las casetas que improvisaron.

Enojados, reclamaron la presencia del alcalde Jorge Eduardo Rojas. "Acá él vino cuando necesitaba votos, pero hoy que lo necesitamos no da la cara", expresó Gloria Inés Agudelo, habitante de Comuneros.

Ayer en la tarde, algunos líderes de los tres barrios se desplazaron hasta la plazoleta de la Alcaldía a exigir la presencia del mandatario local. La secretaria de Gobierno los atendió e indicó que en el transcurso de la semana programarán una reunión para conformar una mesa de trabajo con ellos.

REDACCIÓN MANIZALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.