Comercio lleva 11 años 'sacándole el bulto' a una norma

Comercio lleva 11 años 'sacándole el bulto' a una norma

Centrales de abastos revivirán obligatoriedad de estandarizar en 50 kilos el empaque de alimentos.

10 de febrero 2013 , 10:37 p. m.

Los gerentes de las centrales de abastos del país se reunirán el miércoles en Corabastos (Bogotá), para intentar poner en marcha la Resolución 336 del 2004, que obliga a que la comercialización de productos del agro se haga en bultos de 50 kilos.

Con esta se buscaba una mejor calidad de vida para los cargadores (coteros) y la unificación de pesos y medidas; sin embargo, los productores del agro y el comercio llevan ya 11 años ‘sacándole el bulto’.

Además de la unidad de peso, la resolución detalla otros aspectos, como los requisitos que deben tener los empaques; entre otros, deben estar fabricados con materiales que no afecten el medio ambiente, con un diseño que permita la ventilación y sea compatible con el producto, para evitar la contaminación por olores o microorganismos que lo afecten. En algunos casos, como el de la papa, la no reutilización.

Para evitar las pérdidas en la manipulación y el mercadeo, la resolución contempla algunas condiciones que deben tenerse en cuenta en el transporte y la disposición de los bultos.

La expedición de la norma no obedeció al capricho del gobernante alguno, sino a una serie de disposiciones que han venido tomando los países de la Comunidad Andina en beneficio del mercadeo.

La jerigonza de los pesos

Estas son algunas unidades de pesos y medidas utilizadas en las galerías, las plazas de mercado y las centrales de abastos del país:

* Arrume: de plátano, naranjas, tomates, que puede ser de 10, 12 o 15 unidades. Se compra y vende al ojímetro.

* Atado: de cilantro, perejil, hierbas aromáticas, especias. Igualmente, al ojímetro.

* Caja: puede ser el ‘retal’ de nueve kilos o la ‘Palmira’, de 16.

* Canastilla: regularmente frutas, como fresas, naranjas o bananos. Son pesos y medidas irregulares.

* Carga: se le llama así a dos bultos, es decir, lo que carga una mula en su lomo. Es común en la venta de café (125 kilos). Hay otras cargas: la de papa, que pesa 100 kilos; la de habichuela, de 125 kilos. Igualmente la carga de zanahoria, en la sabana de Bogotá pesa 164 kilos, mientras que la de Antioquia, 100 kilos.

* Guacal: los hay de plátano de 32 o 22 kilos, según la zona; también hay guacales de papaya de 22 kilos y de banano de 7 y 11 kilos.

* Pucho: cualquier cantidad. Los hay desde 100 gramos (como de cilantro) hasta de 3 kilos.

* Racimo: de plátanos o banano. No se sabe la cantidad y corresponde solo a los que están pegados a la penca.

* Tula: empaque de desconocidas dimensiones, muy utilizado en el Eje Cafetero, que puede contener plátano verde, zapote, arracacha o yuca.

* Wilado o yipao: se le llama así a un campero Willys lleno de plátano. Regularmente se vende al ojímetro sin saber cuántos racimos hay.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
Redacción de Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.