'La hipótesis con más fuerza es que la caída fue accidental': Policía

'La hipótesis con más fuerza es que la caída fue accidental': Policía

El general Luis Martínez dijo que la Fiscalía investiga la muerte del patrullero Jairo Díaz.

notitle
10 de febrero 2013 , 08:48 p.m.

Días después del hallazgo del patrullero Jairo Díaz, cuyas circunstancias de muerte aún están rodeadas de interrogantes, el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía Metropolitana y quien estuvo al frente de las labores de búsqueda, habló con EL TIEMPO de lo ocurrido. (Lea: No paran las dudas tras la muerte de patrullero Jairo Díaz).

¿Cuál es su conclusión frente a la muerte del patrullero Díaz?

A la necropsia de Medicina Legal le doy toda la credibilidad porque es un examen científico y se utilizó un método especial para mirar tortura o tratos crueles. El dictamen es contundente pero, como siguen existiendo dudas, hay otros organismos que ya están investigando el hecho. La Fiscalía tendrá que hacer un pronunciamiento.

¿Qué cree que pasó?

Como están las cosas, tenemos que seguir hablando de hipótesis. Se han creado una serie de hechos que no nos han dado la certeza plena de lo que pasó. Sin embargo, yo sigo creyendo que la hipótesis que más toma fuerza es la muerte accidental.

¿Por qué habló de un posible plagio al día siguiente de la desaparición?

Esas declaraciones mías, acepto, fueron aceleradas. Precisamente las di porque las unidades que estaban en el terreno me manifestaron que ya habían hecho una búsqueda inicial y que no habían encontrado nada. Me dijeron que lo único que se había encontrado era el chaleco.

¿Por qué cree que apareció el chaleco en ese lugar?

Haciendo un análisis muy interno, él era un muy buen policía, despierto, ágil y de un corazón enorme, y lo que yo pienso después de haber profundizado en el tema, es que él llegó a un sitio a hacer unas verificaciones, de tal manera que pudo habérselo quitado, porque para uno agacharse o andar dentro de la maraña, el chaleco incomoda. Es una hipótesis, no algo concluyente.

¿Qué opina cuando se dice que al patrullero quizás lo empujaron antes de caer?

Yo no creo en eso. La gente especula e imagina y crea un mundo ficticio alrededor del caso. Yo hice una inspección en el lugar de los hechos y las unidades (compañeros que vieron a Díaz por última vez) son claras en manifestar cuál fue el recorrido que hicieron ese día. El patrullero Díaz se separó para ir, según él, a verificar en esa parte donde desaparece. Yo no creo en el empujón. Estuve en el sitio en el que posiblemente él cayó. Para llegar tuve que agarrarme muy bien de las ramas. Donde uno no tenga precaución, se puede resbalar. Allí hay un ducto que lleva a la quebrada donde él apareció. Es muy difícil entrar a probar si lo empujaron o no.

¿Qué va a pasar con los policías que iban con Díaz?

No creo que dentro de la institución se presenten esa clase de hechos. Lo que se supo inicialmente es que en la prueba del polígrafo no se encontraron inconsistencias en las versiones. La Policía está conformada por personas buenas y todos venimos de unos hogares humildes pero bien formados. Aquí no hay delincuentes o criminales. Otro hecho es que hombres que ingresan a la institución se desvían por circunstancias del destino.

¿Por qué piensa que la familia del patrullero no descarta el homicidio?

El dolor que ellos sienten no lo siente nadie. Ellos tienen derecho a pensar lo que consideren en medio del dolor. Eso no admite discusión. Al padre del patrullero Díaz le abrimos desde un principio las puertas y le dijimos que íbamos a llevar esto hasta las últimas consecuencias. La Dirección General de la Policía Nacional asumió la investigación disciplinaria del caso y la Fiscalía, el tema penal. Esperemos que esos entes esclarezcan lo que sucedió. Las declaraciones de ellos están ajustadas a todo lo que se ha creado en torno al caso y ellos tienen elementos para dudar. Yo no creo que dentro de la Policía exista tanta maldad.

¿Cómo está la situación de seguridad en Villa Nidia?

Hay que aclarar que a las organizaciones que hay en ese sitio de la ciudad las estamos mitificando, cuando no tienen la capacidad ni el poder para hacerle una afrenta de ese tipo al Estado. Tienen el poder para imponer temor en una comunidad, porque los ciudadanos están inermes.Las personas que viven en ese sector son buenas, de muchos valores. Dentro del consejo de seguridad (hecho luego de la matanza entre ‘Pascuales’ y ‘Luisitos’), nuestro director, el general José Roberto León Riaño, adquirió unas responsabilidades ante el Presidente y la comunidad y todo se ha cumplido. Instalamos una base de patrullaje rural con los carabineros en la parte alta de los barrios de los cerros nororientales, pusimos un CAI móvil y dividimos los cuadrantes –antes eran dos y ahora son cuatro–. Cambiamos las motos de los uniformados y estamos pensando en construir un CAI permanente.

CARLOS GUEVARA
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.