Reclusas del Buen Pastor presentan a la comunidad una obra de teatro

Reclusas del Buen Pastor presentan a la comunidad una obra de teatro

Un grupo de 12 internas, a través del teatro, encontraron la resocialización.

notitle
09 de febrero 2013 , 11:06 p.m.

“‘En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa el viento de la calle...’. Esa es una de las líneas que Bernarda les grita a sus hijas. Es la frase que muchas nos metemos en la cabeza cuando pisamos la puerta de la cárcel: en muchos años no sentiremos el viento de la calle”.

Dayán, una barranquillera detenida por tráfico de estupefacientes, suelta esta reflexión mientras es esposada. Por un par de horas estuvo en un espacio diferente al de las rejas y las cuatro paredes. Ella hace parte del grupo de 12 mujeres que encontró, desde el pasado mes de octubre, la libertad en el teatro.

Estas internas, de la cárcel El Buen Pastor de Bogotá, tienen delitos diferentes, largas condenas y el mismo deseo: demostrarle a la sociedad que no son ‘escoria’, como las califican algunos. Por eso le apostaron a convertirse en actrices, sin ningún tipo de academia ni formación y con el miedo de “embarrarla” a la hora de recitar los libretos.

Pero fue precisamente una mujer –que ellas veían lejana y ajena a su drama– la que las motivó a creer en sus capacidades. “En septiembre, cuando se hizo el reinado de Las Mercedes, una de las jurados fue la actriz Johanna Bahamón. Fue un flechazo inmediato entre ella y nuestra realidad”, recuerda Esperanza Bustamante, una de las actrices principales.

Las internas la tenían en la mente por su papel en la serie Tres milagros, y cuando ella, a través de una convocatoria, las invitó a presentar un casting asistieron prevenidas. “Las dudas fueron mayores cuando nos contaron cuál era la obra: La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca. Yo me presenté para ser Bernarda y me gané el papel, pero no fue un proceso fácil. Johanna nos ha tenido mucha paciencia”, agrega Íngrid Bohne, sindicada de tráfico de estupefacientes.

Así empezó el camino para hacer realidad un montaje dramatúrgico que narra la historia de una viuda que somete al encierro a sus cinco hijas, y que tiene un desenlace fatal.

Las cosas buenas

“Cuando empezamos a identificarnos con los papeles no pensamos que esto fuera a trascender. Siempre creemos que nuestras cosas y esfuerzos se quedan solo aquí, en las rejas, pero nos lanzamos al agua y nos comprobamos a nosotras mismas que sí podíamos”, señala otra de las internas que actúan.

Pero desde el primer día Johanna le apostó a hacer algo grande, de la mano de la profesora de teatro Victoria Hernández. El debut fue el 17 de diciembre, en el patio central de la reclusión y con tan solo diez invitados.

Esa tarde se lució ante sus compañeras Emma Urdinola, hija de Lorena Henao, la llamada ‘viuda de la mafia’. Su papel le permitió ir más allá de la estigmatización.

Pero la prueba de fuego de las nuevas actrices fue esta semana, frente a la ministra de Justicia, Ruth Stella Correa; el general Gustavo Ricaurte, director del Inpec, y más de 70 invitados del Gobierno, empresas y medios de comunicación. La inauguración de un nuevo auditorio fue la oportunidad.

“Emma no pudo estar, por el asesinato de su mamá. Todas sentimos su ausencia, porque nos convertimos en una pequeña familia en prisión”, agrega Íngrid.

Y tal vez, lo más importante de su nueva presentación fue tener la oportunidad de salir de la cárcel. “Estábamos muy nerviosas, pero confiadas en que no íbamos a defraudar ese voto de confianza que pusieron en nosotras”, señala Esperanza.

El sueño se hizo realidad, recibieron flores y aplausos, fueron reconocidas no como criminales sino como resocializadoras. Y regresaron a su celda. Ahora, las esperanzas están puestas en otras funciones y en la fundación que Johanna quiere montar. Para ellas, quedó claro que la libertad está más allá de dejar la prisión.

Historias

Leila Andrea Arboleda. 33
Tráfico de estupefacientes

“Aquí uno aprende a valorar muchas cosas que en la calle no valora. Aquí se es lo que se es, lo de afuera no vale”.

Patricia Loaiza. 43
Tráfico de estupefacientes

“Tenía una vida maravillosa y terminé aquí. Nunca se me pasó por la mente hacer teatro, y es un gran regalo”.

Íngrid Johanna Rincón. 32
Abuso sexual contra menor de 14 años

“Llevo 19 meses en la cárcel. Soy inocente y no es fácil que todo el mundo lo señale y humille sin deber nada”.

Esperanza Bustamante
Estafa y otros delitos

“Sí, soy culpable. Ahora les doy cara a mis equivocaciones. Soy gay, y me ha costado una frecuente estigmatización”.

Íngrid Bohne, 45 Años
Tráfico de estupefacientes

“Cuando se llega aquí la vida le dice a uno que lo material no es lo importante. De tener una casa se pasa a dormir en dos baldosas”.

jinbed@eltiempo.com

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.