Otra guerra de narcos asusta a los Llanos

Otra guerra de narcos asusta a los Llanos

'Pijarvey' y 'Monstrico', dos ex-Auc, se disputan control sobre antigua banda de 'Cuchillo'.

notitle
09 de febrero 2013 , 10:46 p.m.

En los lejanos límites entre Meta y Vichada se pudren al sol decenas de cadáveres, sin que nadie se atreva a darles cristiana sepultura.

Son los muertos de la nueva guerra del Llano, que tiene esta vez como protagonistas a los herederos de la banda Erpac. Son ‘Pijarvey’ y ‘Monstrico’, antiguos hombres del capo ‘Cuchillo’ que desde hace tres meses se enfrentan a sangre y fuego, con un saldo que pasa de las 40 víctimas.

Los reportes oficiales confirman el hallazgo de 10 cuerpos. Aunque nadie los ha identificado, en esa región aseguran que eran gente de los ‘Libertadores del Vichada’ y el ‘Bloque Meta’. Esos son los ostentosos nombres de las bandas de narcos que encabezan Martín Farfán Díaz ‘Pijarvey’, y Rafael Escobar Patiño, ‘Monstrico’.

Un informe de la Defensoría del Pueblo de finales del 2012 señala que los dos grupos han tomado el control de cerca de 30 veredas de los municipios de Mapiripán y Puerto Concordia (Meta) y de dos corregimientos de San José de Guaviare. Se pelean el control sobre una zona de la que sale buena parte de las 97 toneladas de cocaína que producen los Llanos, pero también los títulos sobre tierras que por años se disputaron las Farc y las Auc.

El heredero de ‘Cuchillo’

Con amplio repertorio criminal, ‘Pijarvey’ era la mano derecha del abatido capo Pedro Oliverio Guerrero, ‘Cuchillo’. “Se rumora que ya bajó el alto del Vichada y que ahora viene para acá. Todo el mundo está asustado”, dice un campesino del caserío de Aceitico, a 120 kilómetros de Puerto Carreño. Allá volvió a comienzos del 2012, después de pagar dos años de cárcel. En este último año, según informes de inteligencia, estuvo a punto de caer en una emboscada que le tendieron 33 hombres del ‘Bloque Meta’. (Lea: Juez dejó en libertad a 'Pijarvey', uno de los capos de 'Cuchillo').

Pero esa guerra de narcos no solo se libra en las veredas.Según la Policía del Meta, 15 de los 37 homicidios ocurridos en el municipio de Granada en el 2012 tuvieron relación con la vendetta.

En Villavicencio, dicen fuentes judiciales, la confrontación se dejó sentir en un atentado con granadas en un conjunto residencial, que cobró la vida de dos personas, entre ellas un menor de 10 años, y dejó heridos por las esquirlas a cinco más.

Y detrás de la masacre del 8 de diciembre pasado, cuando dos sicarios asesinaron a cinco personas en un bar del barrio Morichal, está ‘Pijarvey’ y su guerra por el control del microtráfico con el capo que era jefe de ‘Monstrico’, alias ‘Calamisco’.

A él lo capturaron hace algunos días en una finca del Bajo Camoa, en San Martín. Varios de sus escoltas están entre los muertos sin sepultura de los que ahora se vuelve a hablar en el Llano.

Esta semana, cuatro hombres cercanos a ‘Monstrico’, entre ellos un muchacho de 17 años, fueron capturados por el Ejército en lo profundo de las sabanas de Mapiripán. La Fuerza Pública intenta frenar la sangría, que además involucra a la guerrilla.

En Vichada, por ejemplo, la guerra la viven poblaciones de colonos e indígenas de Cumaribo que están en medio del conflicto por las rutas de la coca hacia Venezuela entre la banda de ‘Pijarvey’ y el frente 16 de las Farc. En junio, la guerrilla mató a cinco personas y dejó heridas a otras cuatro, a las que señaló de auxiliar a esa banda.

Hace diez años los ‘paras’ se mataron entre ellos

Hace ocho días, la Unidad de Justicia y Paz y el CTI de la Fiscalía encontraron en Villanueva (Casanare) los cuerpos de 22 personas que murieron hace más de una década en medio de la guerra de los ‘paras’ de Carlos Castaño contra los de ‘Martín Llanos’.

Los restos fueron ubicados en el cementerio de Tauramena gracias a informaciones de los familiares.

Esa confrontación, de acuerdo con expedientes judiciales, dejó al menos mil víctimas en casi dos años y terminó con la derrota de ‘Llanos’, quien fue capturado en Venezuela el año pasado. Varios de los protagonistas de la actual vendetta, como ‘Pijarvey’, estuvieron en esa guerra. Con lo que pasa ahora se demuestra que la famosa entrega de 260 miembros del ‘Erpac’, a finales del 2011, no implicó el fin de la zozobra en esa parte del Llano.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.