El vuelo alto de la protagonista de 'Objetivo: Bin Laden'

El vuelo alto de la protagonista de 'Objetivo: Bin Laden'

La nominada al Óscar habla de su carrera, pesonalidad y de sus triunfos.

09 de febrero 2013 , 05:25 p.m.

Durante el anuncio de las nominaciones a los premios Óscar, Jessica Chastain se encontraba deliberadamente a 10.000 metros de altura, en un vuelo de Nueva York a Los Ángeles.

“Prefiero estar en un avión y no tener que lidiar con eso”, le dijo la actriz de 35 años a EL TIEMPO, un par de días antes de que su nombre efectivamente apareciera en la lista de actrices principales nominadas al premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas por su interpretación de una obsesiva agente de la CIA en Objetivo: Bin Laden (Zero Dark Thirty), que se estrena este viernes en Colombia y por el que obtuvo el premio a la mejor actriz dramática en los Globos de Oro.

“Trato de cerrarme a esos comentarios porque cada año dicen que alguien va a ser nominado y no sucede… a menos de que sea Daniel Day-Lewis y lo nominen por absolutamente todo lo que hace, porque él es un genio”, bromeó la actriz en un encuentro con la prensa en el Hotel Crosby de Nueva York.

Es curioso que Chastain, que ha tenido dos años espectaculares profesionalmente y que fue nominada también por la Academia el año pasado como actriz de reparto por Historias cruzadas (The Help), dude de cómo es percibido su talento. Especialmente porque su éxito no ha sido de la noche a la mañana, sino producto de años de trabajo arduo aunque poco reconocido.

Pelirroja, de voz dulce, rasgos angulares y tez pálida, Chastain no es la típica estrella de cine que solo con su presencia roba cámara y domina la pantalla. Eso explica un poco por qué la industria la relegó por años a papeles temporales en series de televisión. “Cuando fui a Los Ángeles, los agentes no sabían qué hacer conmigo, alguno me recomendó que me pintara el cabello de rubio y fue algo que consideré seriamente”, le dijo hace poco Chastain al periodista de televisión Charlie Rose.

Su sueño de ser actriz se gestó desde que su abuela la llevó a los siete años a ver una obra de teatro. De hecho fue ella quien siempre patrocinó su vocación, pagándole clases de ballet y acompañándola a Nueva York. Pero la realización de ese sueño tomaría muchos años.

Luego de trabajar esporádicamente en producciones pequeñas de teatro, Chastain se presentó a Juilliard, la prestigiosa escuela de bellas artes de Nueva York. En la audición, la interpretación sensual que hizo del monólogo de Julieta, el personaje clásico de William Shakespeare, la convirtió en leyenda en la escuela y la hizo acreedora de una beca.

Luego de graduarse en 2003, los papeles no llegaban.Sus créditos durante buena parte de la década de 2000 se limitaron a apariciones como actriz invitada en series de televisión como ER y Veronica Mars.

Pero su suerte empezó a cambiar cuando Al Pacino la llamó para protagonizar la pieza teatral Salomé, de Oscar Wilde, que montó en Los Ángeles en 2006. En el 2008, Pacino dio muy buenas referencias de Chastain a Terrence Malick, quien buscaba una actriz para personificar el papel de una madre en el Árbol de la vida, protagonizada por Brad Pitt y Sean Penn. Su interpretación sobrecogedora la puso en el radar, pero también amenazó con encasillarla. “Cuando salió esa película todos los guiones que recibía eran de papeles de madres y esposas compasivas. Pensé: existe el encasillamiento en Hollywood”, comenta la actriz que en tres años logró catapultar su carrera.

Take Shelter, Historias cruzadas y The Debt (La duda) son algunas de sus mejores interpretaciones y curiosamente se estrenaron en el 2011, cuando el mundo conoció a Jessica Chastain.

Para el papel de Maya, la agente de la CIA que pasa casi una década tras el rastro del jefe de Al Qaeda en Objetivo: Bin Laden, Chastain leyó innumerables libros sobre terrorismo y mantuvo muchas charlas con el guionista y periodista investigativo Mark Boal. “Es alguien que se pierde a sí misma en su misión”, dijo Chastain, quien nunca pudo hablar con la agente verdadera que lideró la cacería.

“Rechazar proyectos que me gustan es algo difícil de hacer. Por ejemplo, tuve que echarme para atrás de dos proyectos por Objetivo: Bin Laden, pero cuando leí el guión sentí que tenía que ser Maya”, señala.

“Me siento muy agradecida de tener este trabajo y quisiera hacer esto por el resto de mi vida y me entristece que no pueda encajar seis películas en un año, pero ahora estoy pensando que he trabajado muy duro,necesito tomar un tiempo en el que me despierte y diga, ¿qué quiero hacer hoy?”.

Sin rastro de ‘glamour’ en la pantalla

Jessica Chastain es una actriz que piensa que la clave de una interpretación exitosa es la preparación antes de llegar al set. Entender el mundo en el que vive el personaje.

En ‘La duda’, en la que interpreta a una agente del Mosad encubierta en Berlín, estudió alemán y aprendió Krav Maga, un estilo de lucha.

En ‘Mama’ (de Guillermo del Toro) , su cinta más reciente y que se estrenará en Colombia en abril, aparece con el cabello corto, negro, tatuajes y sin el más mínimo rastro de ‘glamour’.

También en teatro

Jessica Chastain está deseando un poco de calma luego del ajetreo de los premios y de terminar una temporada en Broadway con ‘The Heiress’ (‘La heredera’), que gracias al Globo de Oro que ganó subió en la taquilla. “No esperaba tener tanta atención tan rápido”, dice.

Claudia Sandoval
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.