'Dejo una empresa sólida, que está en buen momento' : Mónica de Greiff

'Dejo una empresa sólida, que está en buen momento' : Mónica de Greiff

EEB presentó a la Nación plan para que Bogotá no se quede sin energía en horas pico, dijo.

notitle
08 de febrero 2013 , 07:39 p. m.

La Empresa de Energía de Bogotá (EEB) espera que el Ministerio de Minas y la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) le aprueben el proyecto que presentó, con Codensa, para evitar que Bogotá quede desabastecida hacia el 2014, en las horas que más se consume energía en la capital.

Se trata del reforzamiento de la infraestructura energética de la ciudad, en la que se invertirían unos 38 millones de dólares (más de 67.000 millones de pesos), con la que suplirían el retraso de la entrada en operación de la subestación Nueva Esperanza, que no se ha podido construir porque en el lote hallaron restos arqueológicos.

Así lo reveló Mónica de Greiff, quien deja la presidencia de la EEB con un balance positivo de sus cuatro años de gestión: reporta, entre otras, utilidades de 692.670 millones de pesos, de las cuales 542.000 millones se girarían a Bogotá.

¿Cómo deja a la empresa en la parte operativa?

La empresa queda sólida, en un momento muy bueno, en el que estamos cumpliendo todos los compromisos a nivel nacional e internacional. Estamos desarrollando seis proyectos importantes, tres de ellos en transmisión en Colombia que cuestan 160 millones de dólares: están Armenia, que es la interconexión con Pereira, de 38 kilómetros de línea; la subestación de Alférez, con 1,3 km de línea en Cali, y Tesalia, que es la interconexión con el Quimbo, en el occidente del país. Tenemos también con Contugas la construcción de la red para atender la demanda en el sur del Perú; y el proyecto para el transporte de energía en Guatemala.

¿Y las finanzas?

Hicimos un cierre de año con utilidades cercanas a 692.670 millones de pesos (78,3 por ciento para el Distrito).
Independientemente consideradas, son las más altas que ha tenido la empresa, si se tiene en cuenta que en el 2010 lo que hubo fue un corte anticipado que elevó las utilidades. En la asamblea de marzo se espera decretar la entrega de dividendos a los accionistas.

No se hizo la subestación Nueva Esperanza para consolidar el sistema de energía en la ciudad y evitar un desabastecimiento.

¿Qué pasó con el proyecto y cómo van a conjurar el peligro de que se quede sin energía?


La Empresa de Energía puso de presente los riesgos que puede correr Bogotá en el 2014, porque ese proyecto debía estar en funcionamiento en ese año, para que fuera soporte en las horas pico y horas de gran consumo de energía en la ciudad. Ya sabemos que no va a estar lista la subestación en esa fecha por diversas razones, como la falta de la licencia de impacto ambiental y porque en el lote donde se iba a construir la subestación hay restos arqueológicos. Lo que se propuso y se está trabajando junto con la Upme y Minminas es que tanto Codensa como nosotros podamos tener una mayor capacidad disponible de energía y un reforzamiento del sistema con unas inversiones que estamos dispuestos a hacer. Será un reforzamiento de subestaciones existentes, que den seguridad al sistema de la ciudad.

¿A cuánto ascenderían las inversiones?

Serían de unos 38 millones de dólares. La Upme está bastante receptiva a la propuesta y estamos trabajando coordinadamente con Codensa para que realmente se fortalezca el sistema, independientemente de si se hace la subestación Nueva Esperanza.

La EEB tiene autorización para incursionar en el negocio del transporte eléctrico. ¿Se ha hecho algo en ese sentido?

Creemos que ahí hay una fuente de negocio importante. Sin embargo, cuando el Consejo de Estado habló de las empresas públicas y la participación en carreteras y otros sistemas decidimos tomar prudente distancia y concentrarnos otra vez en nuestro negocio y que el Distrito se encargue del transporte.

¿Qué recomendación le haría a su sucesor?


La empresa de Energía tiene un futuro enorme. Se ha hecho un estudio cuidadoso de países donde se puede crecer e invertir, como Perú, insistir en Chile, Brasil y Centroamérica.

¿Y la venta de gas licuado?

Ese es un negocio no para el corto tiempo sino para un muy largo plazo.

REDACCIÓN BOGOTÁ.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.