Isagen quiere construir proyecto Cañafisto en el Suroeste de Antioquia

Isagen quiere construir proyecto Cañafisto en el Suroeste de Antioquia

Este año finaliza estudio de impacto ambiental. La presa inundaría 8000 hectáreas y varios poblados.

notitle
06 de febrero 2013 , 06:23 p.m.

Treinta años pasaron desde la última vez que a los habitantes de Bolombolo (Venecia), en ese entonces de solo 1.200 habitantes, les dijeron que no "pegaran un adobe más" porque el proyecto hidroeléctrico Cañafisto era un hecho y este corregimiento y sus alrededores quedarían bajo las aguas.

Elkin Carmona, propietario de un tradicional parador, recuerda que incluso en la vereda Iguiná (Anzá), levantaron un puente para movilizar a los obreros que trabajarían en el proyecto de la firma Integral, pero "todo se quedó en el papel".

La zona siguió su desarrollo. Se originó un nuevo poblado, Cauca Viejo (Jericó - Tarso), y se construyeron nuevos barrios en Bolombolo, ahora de 4.500 habitantes.

Muchos de ellos tienen incertidumbre por su futuro, ahora que Isagen avanza en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de esta presa.

"Ya nos censaron y nos han hecho varias reuniones. En parte es bueno porque se solucionaría el problema de las inundaciones, pero, ¿dónde vamos a quedar ubicados? Además, la mayoría vivimos del río y del comercio que se genera en la Troncal", sostiene otro lugareño.

Hace tres años Isagen le presentó a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) el primer requisito: el Diagnóstico Ambiental de Alternativas (DAA).

Como en la zona ya hay más desarrollo, esta entidad le sugirió una cota de inundación de 560 metros sobre el nivel del mar, 40 menos que lo proyectado en los años 80.

Luis Fernando Rico, gerente de Isagen, explicó que este mismo año concluirán el EIA, y aunque tienen el propósito serio de que la obra se desarrolle no hay nada definido porque dependen del concepto de la Anla, de la selección en subasta de energía por parte del Ministerio de Minas y de la demanda en el mercado.

"Si lo anterior se cumple, la construcción del embalse tardaría entre cinco y seis años. Reubicaríamos los poblados que están en el área de inundación, entre Puente Iglesias (Fredonia) y Anzá. El puente de Bolombolo y la vía que conduce hacia Santa Fe de Antioquia serían restituidos", dijo Rico.

Aunque reconoció su importancia, Eduardo Vélez, directivo de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros (SAI), dijo que duda de la factibilidad del proyecto por el desarrollo de la zona, y que se debería establecer un punto más bajo que no afecte a Bolombolo, que será corredor de las Autopistas de la Prosperidad.

No obstante, Rico sostuvo que la cota del embalse no interfiere con el trazado de las Autopistas. Explicó que este proyecto de generación limpia reactivaría la economía regional, generaría cerca de 3.000 empleos y transferencias a Corantioquia y a los 14 municipios implicados por 20.000 millones de pesos anuales.

María Luz Pérez, directora de Proyectos de Isagén, dijo que Cañafisto tendría una vida útil de 50 años, capacidad de 965 megavatios (MW) -1.535 menos que Hidroituango- y 5.600 givatios hora (GWH) de producción de energía, algo más del 10 por ciento de lo que hoy consume el país.

Sostuvo que en el EIA incluyen la propuesta de relocalización de poblados y de generación de nuevas alternativas económicas para los lugareños. Agregó que mitigarán al máximo el problema de las invasiones, gracias a la organización de las comunidades y porque todo el territorio tiene propietarios claros.

Entre tanto, Carmona, que amplía sus locales comerciales a orilla de carretera, observa el cañón del Cauca donde en unos años, quizá, ya no pernoctarán ni las garzas.

Un sueño de 43 años

Eduardo Vélez, directivo de la SAI, cuenta que al igual que con Hidroituango, hace 43 años el ingeniero José Tejada Sáenz identificó en el río Cauca este proyecto de generación de energía.

El primer informe de factibilidad de Cañafisto fue publicado por Integral en 1982. No obstante, Vélez afirma que el proyecto llegó hasta la fase tres, para 1.400 megavatios pero que en ese momento no se vio perspectiva de aumento a la curva de demanda y por eso prefirieron hacer proyectos pequeños.

Por su parte, Luis Fernando Rico, gerente de Isagen, afirma que en los 80 el proyecto se suspendió por la aparición de la teoría de la 'sobre instalación', y el Gobierno Nacional consideró que no había mercado. Pero, demanda creció y en el portafolio de Isagen está Cañafisto.

Oscar Andrés Sánchez A.
Redactor EL TIEMPO
Medellín.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.