Journal 'Libération' : ¡Dejen de decir cualquier cosa!

Journal 'Libération' : ¡Dejen de decir cualquier cosa!

notitle
05 de febrero 2013 , 04:35 p. m.

Nunca había tenido un dilema tan amplio de temas para una columna: las Farc y el proceso de paz -como por variar-; la tuerta, onerosa, mediática y mezquina justicia colombiana en el país de ciegos borregos; también, las fotos de Uribe en Twitter, por las cuales más de uno salió a rasgarse las vestiduras, fotografías que -además- caen muy bien en este lado del mundo para que la Comunidad Europea cada vez tenga una idea muy clara de qué es capaz de hacer la guerrilla más anacrónica del mundo en pleno "proceso de paz"; incluso, sería bueno dejar de vociferar "ética y respeto" por Twitter, porque lo que muchos llaman "respeto por las víctimas" también es el mejor manto para encubrir terroristas, y de tan famélicos argumentos ya se colgaron los oportunistas y bronceados representantes de las Farc en Cuba; pero de eso no va a tratar la columna...

Colombia tiene muy crudas realidades, y a manos llenas, pero nunca las hemos negado, tampoco las escondemos, ni mucho menos intentamos maquillarlas cuando nosotros mismos somos quienes las padecemos; no obstante
-considero- que el diario 'Libération' de Francia no tiene ninguna autoridad moral para llegar a escribir en sus páginas que Colombia "está entregada al analfabetismo", y al final del artículo se mofan con un condicional: "si el artículo estuviera escrito en español (los colombianos) no lo entenderían".

Sí, señores de 'Libération', es muy cierto que Colombia se rajó en lectura ('nous avons raté l'examen'), pero déjenme decirles -por experiencia propia como profesor en Francia- que si el estudiante colombiano no sabe leer, su condiscípulo francés diría: "¡Quite, que ahí voy yo!" Es decir ('ça veut dire'), 'Dégage toi, c'est ma place'!

El estudiante francés -dicho por mis propios colegas profesores franceses- "no es autónomo, no sabe trabajar por cuenta propia", y ni qué decir de invitarlos a realizar el análisis de un texto con tan solo veinte minutos de lectura... a la semana siguiente ya me había citado el rector de la universidad para decirme que el estudiante francés, lo mismo si es de facultad, debe familiarizarse primero con el texto explicado primero por su profesor... ¡Hágame el favor! O sea, yo explico, deduzco, resumo, enumero ideas y -como si fuera poco- tengo que entregar memorias del documento expuesto para que estas "lumbreras" repitan como loros y le ganen al estudiante colombiano en comprensión de lectura, que nunca es lo mismo que análisis. Todo esto -en el caso de las lenguas extranjeras- con el agravante de que la mayoría de los libros para aprender otros idiomas se editan excesivamente traducidos al francés, mientras que el libro que le entregan a un estudiante que quiera aprender francés en tierras galas es ciento por ciento en la lengua de Molière, y es un sacrilegio intentar traducir.

El estudiante francés está muy por debajo de la media europea en comprensión de lectura, y en la enseñanza pública -aquella que era el orgullo galo ante el mundo- ya quedó por debajo de la enseñanza privada, y los resultados de PIRLS demuestran que el estudiantado francés no sabe interpretar un texto, ¡¿por qué?! Fácil de responder: ¡la interpretación se la hacemos nosotros, los profesores! Y a años luz quedamos colombianos y franceses de los japoneses y los rusos.

Ahora bien, es muy normal que el estudiante mediocre (ustedes) se burle del estudiante que perdió el año (nosotros); sin embargo, un último punto de apreciación quisiera aclarar.

No sé de dónde sale el cliché para calificar a Bogotá como "la Atenas de América del Sur", según ustedes. Lo que sí está muy claro es que somos un país orgulloso de nuestro patrimonio intelectual y también nos avergonzamos de buitres ataviados de corbata que constantemente se roban el dinero destinado para la educación, y déjenme recordarles que Colombia sólo ostenta un premio Nobel de literatura, mientras que la glamorosa lengua de Molière y Balzac tiene la módica suma de C-A-T-O-R-C-E galardones; entonces, ¡¿quiénes tienen que leer más, mejor y además comprender todo según los pergaminos?!

A todo esto, ¿dónde o cómo se manifestó la Ministra de Educación ante el artículo francés?

@andrescandla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.