¿Podrá repetirse la utopía del Caldas?

¿Podrá repetirse la utopía del Caldas?

notitle
03 de febrero 2013 , 08:38 p.m.

"Hoy es mucho más difícil ganar la Copa", afirma desde su óptica uruguaya Alejandro Balbi, directivo de Nacional de Montevideo. Y lo argumenta: "Cuando empezó la Libertadores en 1960 eran 7 equipos, ahora son 38. Ha cambiado todo, la estructura, la organización. Se sumaron los equipos mexicanos; los brasileños están muy fuertes, no sólo juegan bien, sino que tienen otro nivel económico y fichan jugadores que deberían estar en Europa. Corinthians trae del Milán a Pato, contrata a Paolo Guerrero. ¿Cómo hacés para competir?".

Somero aunque agudo análisis. Sin embargo, hay otros tópicos por considerar: hasta 1999 jugaban 2 equipos brasileños, actualmente son 5, y si tienen al campeón, suman 6. Como sabemos, en cada país hay dos, tres, hasta cinco clubes grandes, Brasil tiene 12 (Corinthians, San Pablo, Santos, Palmeiras, Flamengo, Fluminense, Vasco, Botafogo, Cruzeiro, Atlético Mineiro, Inter y Gremio). La pregunta es obvia: ¿quién quiere cruzarse hoy con un equipo brasileño...?

Hay más: antiguamente emigraban casi con exclusividad los futbolistas de Argentina, Brasil y Uruguay. Ahora se van los más destacados de Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Paraguay... Esto reduce los chances de sus clubes. En los años 70 uno iba a jugar con Universitario de Lima y sabía que enfrentaría nada menos que a Chumpitaz, Muñante, Percy Rojas, Oblitas, Cachito Ramírez, Cruzado... Equipos estables que duraban años. Ahora, si apareciera uno de esos, no duraría seis meses en Perú.

Sin dudas, los brasileños son los grandes favoritos a quedarse con la edición 54 de la querida competencia. Puede que Boca o Vélez lleguen hasta arriba, poseen planteles competitivos, pero hay que ver si les da para quedarse con la gloria. Nacional de Montevideo ha hecho un gran esfuerzo económico por presentar una formación importante, quiere volver al gran protagonismo, aunque le tocó un grupo temible junto con Boca, el Barcelona y Toluca. Lo mismo Peñarol. Y habrá que ver cómo asimila la 'U' de Chile la partida de su exitoso entrenador Jorge Sampaoli. La 'U' ha sido uno los mejores exponentes chilenos de los últimos 20 años. Está Cerro Porteño, con un plantel calificado y el deseo ferviente de una consagración internacional.

Los argentinos son los únicos que aparecen con condiciones de arrebatarles el cetro. Pueden perder, pero si llegan a una final emparejan los chances por una cuestión de carácter. Cuando está cerca del objetivo, el jugador rioplatense crece.

La pregunta es la de siempre en esta época del año: ¿quién ganará la Libertadores? La respuesta suena cada vez más nítida: los herederos de Pelé y Garrincha asoman primeros en la fila. Es verdad que les queda muy poco de aquel estilo que los hizo reyes del mundo. Ahora son "prácticos", profesan "el pragmatismo", una fe que los ha tornado más terrenales.

Brasil ha abandonado el estilo histórico, que era su gran tesoro. Todos los clubes y selecciones jugaban igual, al toque, al ataque, desbordando con la subida de los laterales, haciendo valer su técnica excelsa, el remate letal de media distancia; aparecían fenómenos como Gerson, Jairzinho, Tostao, Rivelino, Falcao, Zico, Sócrates, Romario, Ronaldo, Ronaldinho... y solo era cuestión de meterlos dentro del esquema. Entonces la máquina funcionaba sola. Y era un reloj que daba preciosamente la hora. El problema lo tenían los rivales. Un día, que podríamos ubicarlo en el Mundial del 90, con Sebastiao Lazaroni empezó la moda de los técnicos preparadores físicos, y la manera brasileña de jugar al fútbol fue siendo desplazada hasta quedar casi arrumbada. Desde luego, se mantienen en la cima, pero ya no apabullan tan seguido a los rivales, tienen que sudar.

Pese a ello, son grandes candidatos: les quedan el oficio, la tradición, el biotipo físico imponente, y la siempre ponderada capacidad de hacer gol en cualquier jugada, de la nada. El gol está en el ADN del futbolista brasileño. Y en torneos en que las instancias decisivas son a partido de ida y vuelta, donde prevalece el gol de visitante, tienen enormes posibilidades de avanzar.

La actual falta de figuras brasileñas la suplen con extranjeros, sobre todo argentinos y uruguayos, de los que cada vez hay más. Cada año crece el número de futbolistas foráneos en Brasil. Ayuda la economía.

Aquella proeza del Once Caldas en el 2004 suena hoy a utopía. Apenas han pasado 9 años, pero se nos antoja más lejana. Fue la hazaña de Pulgarcito frente al Santos, el San Pablo, Boca Juniors. Hoy no se advierte cómo un conjunto modesto pueda coronar. Un abismo presupuestario separa a los grandes de los chicos. Lo futbolistas son como los autos: los hay de 20.000 dólares, de 200.000 y de 2 millones. Y, salvo excepciones, rinden en consecuencia.

Jugada la primera fase, quedaron en carrera 6 brasileños, 5 argentinos, 3 colombianos, 3 chilenos, 3 paraguayos, 2 bolivianos, 2 ecuatorianos, 2 mexicanos, 2 peruanos, 2 uruguayos y 2 venezolanos. Ya por número parten con ventaja los dos primeros. Hay que ver quién tiene material para dar la sorpresa. Y quién se anima.

Jorge Barraza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.