Amo de nada / El otro lado

Amo de nada / El otro lado

Parece que en RCN se confía en la bazofia con ínfulas de chiste para seducir.

03 de febrero 2013 , 05:09 p. m.

Hace una semana, RCN nos puso a soñar con lo mejor que tenemos en ficción para dar al mundo: una telenovela hecha con cariñito, grandes personajes reconocibles, dolor de patria y realización sutil; es Allá te espero, narrativa migrante en forma de melodrama. Una semana más tarde y en el mismo horario, RCN nos dio una bofetada en el alma telenovelera con su Amo de casa, otra chistemedia para el olvido. Es una cosa ahí llena de exabruptos, sobreactuaciones, griteríos, personajes enervantes, chistes flojos, obviedades.

Amo de casa es la celebración de la nada. Nada de comedia, nada de actuación, nada de historia, nada de humor. Personajes sin referencia: cada uno es un payaso de sí mismo, su propio chiste o su mejor mueca, actuaciones sin matices ni carácter donde triunfa el griterío extremo, el tic flojo y el gesto espasmódico. Amo de casa es situaciones sin motivos ni dramática, puro chascarrillo inverosímil, historia no hay, solo situacionismo supuestamente divertido. ¿Y la comedia? Nada, no existe: solo chistes actuados.

La comedia es, aquí y en todas partes, ironía sobre el sí mismo individual y social, un ejercicio de inteligencia sobre lo cotidiano, búsqueda de pensarse desde lo contradictorio: no grita, piensa; no ríe, palabrea; no cae en lo obvio, busca lo sutil. Y en comedia nacional recordamos a Don Chinche, Romeo y buseta , Betty y su cuartel de las feas, Pedro el escamoso, Garzón, La tele ... pero hemos caído bajo, muy bajo: Amo de casa es la última mofa que le hace nuestra tele a la gran comedia colombiana.

Parece indicar que en RCN solo se confía en la bazofia con ínfulas de chiste para seducir rating (desde su inicio ha ocupado entre el tercero y el cuarto lugar en la franja estelar). Aquí hay tres posibilidades de explicación: una, tal vez Caracol y RCN han rebajado tanto el gusto, la diversidad dramática, los juegos de actuación, los referentes de país que a los televidentes ya no les gusta nada más que la burla fácil; dos, los ejecutivos piensan que los televidentes quieren más cuentachistes y reír sin motivo y por eso les dan solo eso; tres, no hay para qué esforzarse, competir, si así les va bien.

Todo esto trae tres consecuencias lamentables: en la noche solo tenemos dos largas producciones, casi siempre un reality y una chistemedia, así hay poco para escoger y nada para disfrutar; el rating de la franja de la noche anda en los 10 puntos cuando antes estaba en el doble. Cada vez dan menos ganas de ver TV nacional... y no es culpa de Internet. ¡Todo por la risa! parece ser el lema de nuestros medios.

Por eso, en RCN y Caracol abundan los cuentachistes en forma de stand-up y chistedramas que se burlan de los pobres y hacen humor escatológico. Por eso, aparecen producciones como Amo de casa: la nada en televisión.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.