'Marketing', maestro

'Marketing', maestro

notitle
02 de febrero 2013 , 08:04 p.m.

'Marketing' es el título de un libro escrito por Al Ries y Jack Trout, gurús de las leyes que rigen la mercadotecnia. De las 22 leyes desarrolladas, la tercera dice así: "Es mejor ser el primero en la mente que el primero en el punto de venta". Significa que la gente acude a comprar el producto que primero le viene a la mente. Si tiene sed, piensa en una Coca-Cola; si le duele la cabeza, pide una aspirina; si necesita un celular, pregunta por un Nokia.  Posiblemente algunas de estas marcas no son las primeras en su categoría, pero innovaron imagen y entraron pisando fuerte en el mercado. Este proceso se llama: "perforación". Hay que meterse de un solo golpe en la mente del público para formar opinión sin cometer el error de ir ganando fama paulatinamente. Esto explica por qué hay artistas o productos que se hacen famosos de la noche a la mañana. Nuestro cerebro etiqueta a las personas en apenas cuatro segundos y luego es muy difícil cambiar la impresión.

Parece que Jesús pagó las consecuencias de las leyes de la mercadotecnia en su primer discurso ante los de su pueblo. Leyó el pasaje del profeta Isaías acerca del Mesías y, enrollando el texto, comenzó diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de las Escrituras que acaban de oír" (Lc. 4,21). ¿Qué hizo el pueblo? Comenzaron a mirarse unos a otros arrugando el ceño como diciendo ¿qué le pasa a este? ¿Está loco? Alguno se atrevió a gritar: "¿No es este el hijo del carpintero? ¿Cómo va a ser el Mesías?".

En cambio, en las ciudades donde Jesús era un desconocido fue muy bien recibido, porque no tenían prejuicios y estaban totalmente abiertos a escuchar sus palabras y a seguir sus consejos. Por si fuera poco, los milagros que acompañaban su predicación fortalecían su fe, y de este modo la tercera ley del 'marketing' confirma su validez.

Hoy en día Cristo y la Iglesia católica no son novedad en el mundo. América y Europa, sobre todo, han heredado un amplísimo legado espiritual, artístico, filosófico, cultural que constituye nuestra identidad. Pero como el hombre es esnobista, pronto se aburre de su fe y sale en búsqueda de algo novedoso, la última teoría soteriológica, la llegada de un nuevo profeta. Precisa actualizar el mensaje del Evangelio porque la versión 2.0 ya quedó atrás, ahora estamos en la era Windows 8.

El hombre en su naturaleza es el mismo desde Cro-Magnon hasta el neonato. De antaño a hogaño no hay cambio en la naturaleza, sí en la cultura y sus accidentes. En Cristo y la Iglesia sucede lo mismo, Dios llegó para quedarse, no pasará de moda, como tampoco pasa de moda una madre o un padre. La Iglesia no es una 'vedette', es la depositaria del mensaje de salvación de Dios para los hombres.

José Manuel Otaolaurruchi, L. C.
twitter.com/jmotaolaurruchi

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.