Ministra en éxtasis

Ministra en éxtasis

notitle
02 de febrero 2013 , 07:54 p. m.

Difícil haber escogido un anuncio más impopular, más inoportuno, más antipolítico y más peligroso que el de esta semana de la ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, en torno a la ampliación de la dosis mínima de droga, para incluir 200 miligramos de drogas sintéticas.

El anuncio no construye nada. Pero nos saca de la senda de lo realmente importante, que es el debate macro sobre despenalización del mercado de drogas. Y alborota el avispero, en contra de abordarlo algún día con la seriedad que requiere.

Fue tan pésimamente presentado el tema, que el mensaje no resultó ser: el Gobierno pone límite al porte personal de droga sintética. Sino este otro: el Gobierno le da vía libre al porte limitado de alucinógenos químicos.

Lo que muchos entendieron, más del 85 por ciento, a juzgar por las encuestas, es que a partir de ahora los hijos de los hogares colombianos podrán andar hasta con tres pastillas de éxtasis entre el bolsillo, y 'tranquis'.

Todo arranca en la mal proyectada sentencia del exmagistrado Carlos Gaviria Díaz, con base en la cual se argumenta a favor de la despenalización por el "libre desarrollo de la personalidad" y "la dignidad humana". La dosis mínima de drogas debe ser despenalizada. Es cierto. Pero no es por el cuentico del respeto a la personalidad por lo que el Estado debe permitir que los colombianos nos droguemos. Sino por considerarlo bajo la lupa de la tolerancia dirigida a que la solución no es meter al consumidor a la cárcel, sino darle tratamiento terapéutico como una política de salubridad pública.

Pero por cuenta de esta Ministra de Justicia, cuyo criterio parece haber entrado en éxtasis, lo que expresamente venía entendiéndose como la tolerancia hacia el porte de droga de origen vegetal para el consumo personal pasa a ser a partir de ahora un seudo-permiso para portar anfetaminas. (No metanfetaminas, que siguen prohibidas. Y de aquí a que la policía distinga entre una pepa y la otra...).

Es decir, que lo que dependía hasta ahora de un criterio de interpretación jurisprudencial de la sentencia C-491 del 2012, que ya había despenalizado el porte de sustancias estupefacientes, sicotrópicas o drogas sintéticas, en cantidad de uso personal, ahora lo van a meter, regulado, en el nuevo estatuto de estupefacientes que se convertirá en ley. Repito. ¿Qué necesidad había de eso?

Con una consecuencia bastante maluca: esta autorización expresa, porque insisto, así fue entendida, de que los jóvenes porten hasta tres pastillas de éxtasis y se vayan a rumbear, constituye en sí misma una autorización tácita para que los jíbaros ofrezcan de a tres pastillas de éxtasis en las esquinas de las discotecas. Si los cogen, siempre podrán decir que son consumidores autorizados por el Estado.

En la práctica, esta entrada sorpresivamente torpe, por el anuncio oficial que le dieron, del éxtasis y sus homólogos a los hogares colombianos, lleva a la promoción del microtráfico a través de la propia ley. Un fenómeno creciente que alimenta las estructuras criminales de las ciudades, su violencia y el crimen callejero.

Y demuestra la absoluta improvisación con la que se maneja el tema de las drogas en Colombia. Este debate requiere una pedagogía previa y el montaje de una inmensa estructura de prevención, primero y mucho antes de lo que hicieron: enviarles el mensaje a los jóvenes de hasta dónde pueden llegar en materia del entretenimiento más malsano imaginable, bajo la tolerancia estatal.

Tengo en el corazón a muchas madres de Colombia. Deben estar con los pelos de punta ante la perspectiva de encontrar en el bolsillo de los jeans de sus hijos, hoy por la mañana, dos de las tres tremendas pastillas de éxtasis que tenían derecho a cargar la noche del sábado.

Cuando el río suena... Hay una excelente cosecha de nuevos y conceptualmente jóvenes restaurantes bogotanos. Recomiendo especialmente dos: Gordo y La Fama.

María Isabel Rueda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.