El drama de los soldados que deben 'colgar' el fusil

El drama de los soldados que deben 'colgar' el fusil

Luego de 20 años de guerra, 1.750 infantes y soldados se pensionarán con 750.000 pesos de mesada.

notitle
02 de febrero 2013 , 07:17 p. m.

A Javier Vidal Rodríguez, uno de los 1.750 uniformados que este año saldrán del Ejército y la Armada después de cumplir 20 años en esas fuerzas, aún lo persigue una pesadilla: ver morir a treinta de sus compañeros en los combates en los que participó.

Pero, además de las imágenes de amigos heridos que tuvo que auxiliar en medio de emboscadas de la guerrilla, como la que vivió en San José de las Hermosas (sur del Tolima), también lo trasnocha saber cómo va a sostener a su familia con 750.000 pesos mensuales, su sueldo de retiro.

"Yo me salvé de muchos combates y gracias a Dios estoy bien, porque en el Ejército lo que más cerca tiene uno es la muerte, un hospital o la cárcel y no he tenido ninguna de las tres. Vamos a ver qué nos ponemos a hacer ahora", dice este ibaguereño de 39 años, casado y con dos hijos, expresando en su voz la incertidumbre en esta nueva etapa de su vida.

Antes de colgar el fusil, Vidal deberá cumplir una misión más: tras dos décadas de balas tendrá que buscar una carrera técnica para estudiar. Para llevarla a cabo fue asignado a una nueva unidad, el 'batallón de sobrevivientes'. Con esas instrucciones llegó esta semana al Sena de Sibaté (Cundinamarca).

Con él arribaron a inscribirse otros 606 uniformados (97 de ellos analfabetos) en una de las 19 áreas técnicas que les ofrece por primera vez un programa académico promovido por el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Militares para este grupo de combatientes, mediante un convenio con el Sena.

En un auditorio que acogió la diversidad del país (había afros, indígenas y se escuchaba desde el acento costeño hasta el caqueteño), un soldado tomó la palabra y dejó en claro que pese a ser afortunados por estar con vida, el pasado no los perdona. "Aquí hay mucha gente que tiene secuelas de la guerra. Gente que tiene una, dos, tres heridas y prótesis".

Y poniéndose él mismo como ejemplo, agregó: "Esto es duro, creo que psicológicamente del 100 por ciento tengo el 70 por ciento bien. Sé que tengo muchos traumas".

El soldado Amilton Salgado Suárez, por el contrario, cree que el tema más allá de las secuelas, es de dinero. Y sus cuentas parecen comprobarlo. "Yo activo me gano 1.500.000 pesos, sumando primas y todo. En retiro me quedo con la mitad y tengo tres hijos, uno que quiere entrar a la universidad y en este mes solo tengo para pagar la matrícula y los útiles de mi hija de 10 años".

¿Extrañan la guerra?

Mientras esperan su turno para firmar la inscripción, la mayoría admite que es un privilegio pensionarse en Colombia a los 40 años -la mayoría fueron reclutados a los 18 o 20 años-, pero miran con desconfianza esta nueva etapa.

"Llegamos (al Ejército ) adolescentes, la primera afeitada casi que fue en un batallón. Nos acondicionamos a la vida militar, a las armas, a la guerra, a las órdenes. Ahora en la vida civil todo es muy distinto", dice el soldado Douglas Alexánder Barragán, uno de los pocos que ha llegado a la universidad y logró graduarse como psicólogo.

El programa que diseñó el Ministerio de Defensa para el 2013 es visto por muchos soldados con esperanza a pesar de que a muchos los buscan para tentarlos con dudosas ofertas. Ayala y sus compañeros son conscientes de que dejar el fusil por el estudio no será fácil. Él, por ejemplo, ha recibido propuestas para irse del país. "Han llegado ofertas para ir a Dubai o a Afganistán. No las descarto porque pagan mucha plata. De pronto me puedo ir un año, sacrificarme y regresar", dijo.

En todo caso, de algo sí está seguro: "Estudiar no es más berraco que ir a la guerra". Lo dice recordando que paradójicamente el Sena de Sibaté está a pocas cuadras de unos de los centros psiquiátricos más grandes del país.

La estrategia del Ministerio de Defensa

Para el 2013, Mindefensa buscará que los uniformados puedan pasar, en algunos casos, de no saber leer ni escribir a ser técnicos en educación superior y trabajar en construcción, el campo o la minería legal, con el Sena. Estos programas académicos se empezarán a impartir en 16 ciudades del país.

En Colombia, las Fuerzas Militares cuentan con 276.776 efectivos. De ese total, casi la mitad (unos 110.000 uniformados, incluyendo 97.000 soldados profesionales) se encuentran en zonas de combate.

JUAN GUILLERMO MERCADO
Redacción Justicia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.