Cobró sueldo por 14 años en Interbolsa y no hay rastro de su labor

Cobró sueldo por 14 años en Interbolsa y no hay rastro de su labor

La esposa de Rodrigo Jaramillo fue contratada como asesora y ganaba $ 7 millones. Nadie la vio.

notitle
02 de febrero 2013 , 07:17 p.m.

María Cecilia Botero Restrepo, esposa del fundador y principal accionista de Interbolsa S.A., Rodrigo Jaramillo, acaba de ser fulminantemente despedida de la holding, en liquidación obligatoria. (Lea: Superfinanciero, impedido para conocer caso del fondo Premium).

Botero, miembro de una acaudalada familia paisa y quien aparece con un contrato vigente desde 1998 como asesora jurídica, nunca se reintegró a su trabajo tras las vacaciones de fin de año. (Lea: Pliego de cargos a dos directivos de Interbolsa).

Y aunque se le conminó a que explicara su ausencia injustificada, no contestó a ese requerimiento y tampoco manifestó si, como asesora de Interbolsa, conocía las razones detrás del descalabro del otrora poderoso grupo.

Su silencio desencadenó una indagación interna, ordenada por Pablo Muñoz, el liquidador oficial de la holding, que concluyó que "no existe documento o prueba alguna que evidencie la prestación de sus servicios desde el día en que fue contratada por su esposo (enero de 1998) hasta la fecha". A pesar de ello, y de que nunca acreditó su formación y experiencia, Botero recibía un sueldo de 7 millones 367.100 pesos.

¿Contrato simulado?

EL TIEMPO buscó a Pablo Muñoz, liquidador de Interbolsa S.A., quien corroboró la información en torno a la terminación del contrato de María Cecilia Botero Restrepo, y fue aún más allá.

"El único elemento que encontramos plenamente acreditado con relación a este contrato es que a la señora María Cecilia Botero se le pagaban 7'367.100 al mes y que el último desembolso fue en diciembre de 2012", explicó Muñoz.

También dijo que interpondrá demandas del orden civil, laboral y penal.

"Queremos establecer si se trató de un contrato simulado para obtener una pensión de jubilación. De ser así pediremos que el caso se revise porque esto no puede pasar en una compañía legalmente vigilada por las autoridades bursátiles", puntualizó.

Evidencia recaudada

Aunque en Antioquia María Cecilia Botero es reconocida como una mujer altruista y trabajadora, varios de los directivos de Interbolsa manifestaron verbalmente y por escrito que ni siquiera la habían visto en la oficina de Interbolsa Medellín, su supuesto lugar de trabajo.

Es más, la secretaria general de Interbolsa, Ruth Estella Upegui, dijo que nunca estuvo en su área, que desconocía sus funciones y que en el departamento de gestión humano no hay rastro de su trabajo. También se probó que Botero no tenía si quiera tarjeta de acceso a la empresa, escritorio o ejecutivos que hubieran recibido su asesoría legal o que la conocieran.

Solo un puñado de viejos clientes y ahora damnificados por el descalabro bursátil recuerdan que ella y Jaramillo se casaron en mayo de 1972, en la parroquia Santa María de los Ángeles, y que el presbítero Freddy Salgar les dio la bendición.

EL TIEMPO revisó varios documentos de Interbolsa y encontró a María Cecilia Botero Restrepo en una resolución de la Superintendencia Financiera que data de abril de 2008. Allí, la esposa de Jaramillo aparece en el listado de miembros suplentes de la Junta Directiva de la comisionista, también en liquidación.

Además, figura como accionista de la firma Inversiones Jaramillo Botero y CIA S.A., al lado de sus hijos, su esposo, Rodrigo, y una firma con sede en Islas Vírgenes. Inversiones Jaramillo Botero tuvo una importante participación en Intervalor S.A. y en Kapital Inmobiliaria S.A., empresas que figuran en la polémica comisionista de bolsa Proyectar Valores.

La abogada, de 69 años, también hizo parte de la Junta Directiva de la reputada Fundación Alejandro Ángel Escobar, que estimula la investigación en Colombia.

Y aunque un miembro de la junta de esa fundación admite que Botero trabajó arduamente para conseguir fondos, le confirmó a EL TIEMPO que también perdieron 4.000 millones de pesos en Interbolsa, más de un 30 por ciento de su patrimonio.

'Es una bajeza'

Por ahora, el caso de la asesora ya le fue enviado a la Fiscalía y a las superintendencias Financiera y de Sociedades. Y el liquidador Muñoz dice que espera a que Botero presente alguna reclamación si considera que Interbolsa le quedó debiendo algo.

Al respecto, Jaime Lombana, abogado de los Jaramillo, dijo que el contrato de Botero es real y que se cumplió a cabalidad. Además, calificó como una bajeza atacar a una persona de sus "quilates y honorabilidad".

'El contrato es real'
No permanecía en la oficina, pero sí asesoró

EL TIEMPO consultó el caso de María Cecilia Botero con el penalista Jaime Lombana -abogado de Rodrigo Jaramillo- y este aseguró que el contrato es real.

"Evidentemente, la señora Botero no permanecía en la oficina pero sí revisaba papeles y le prestaba asesoría jurídica a su esposo. Interbolsa es una empresa de derecho privado y sus directivos podían elegir a gente de su confianza para esa labor". Lombana agregó que "atacar a una persona de los quilates de Botero es una bajeza".

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.