Ambulantes, ¿dónde ubicarlos?

Ambulantes, ¿dónde ubicarlos?

900 vendedores del barrio 20 de Julio buscan, por sorteo, un cupo en la nueva plaza.

notitle
01 de febrero 2013 , 08:12 p.m.

Reubicar a los vendedores ambulantes de la plaza del 20 de Julio, en la localidad de San Cristóbal, ha sido históricamente una labor titánica. Algunos llevan más de 30 años frente a la iglesia del Divino Niño o en calles como la 27 sur, la carrera 10a. y la 6a.

Se trata de miles de personas que comercializan toda clase de artículos, en especial efigies con motivos religiosos, velas, rosarios y escapularios.

Esta semana, la alcaldía local y el Instituto para la Economía Social (Ipes), con el fin de dar cumplimiento a un fallo de 2003 del Consejo de Estado, anunció la reubicación de 900 vendedores en un espacio fijo en la nueva plaza ferial 20 de Julio, en la diagonal 30A sur con carrera 5a., por medio de un sorteo. Pero no ha sido fácil.

La moderna plaza, que de lograr la negociación tendría conexión con el portal de TransMilenio, dispone de 792 espacios, 108 cubiertos, y 62 locales con cocinetas para ubicar a los vendedores ambulantes.

EL TIEMPO asistió a uno de los sorteos y dialogó con varios comerciantes informales. A pesar de las buenas intenciones de la administración local, la mayoría no está de acuerdo con la reubicación, por falta de garantías.

Una de las razones, por ejemplo, es que, a pesar de los cupos disponibles, el número de vendedores ha aumentado desde el 2008, fecha en la que la alcaldía local y el Tribunal Administrativo de Cundinamarca censaron a los informales. El estudio arrojó 1.456 personas en su momento, pero ahora hay muchos más, que no están siendo tenidos en cuenta.

“En la plaza no caben sino 900 personas muy ‘apeñuscadas’, y somos más de 2.500. A los que no obtengamos un cupo aquí nos van a llevar a otros sitios, y eso va a perjudicar nuestra forma de trabajo”, dijo el presidente del comité local, Alejandro Barrera, tras recordar que el Consejo de Estado dio la orden de incluir a las nuevas personas que han llegado a la plaza desde entonces.

Otros reclaman que no se les haya dado prioridad a los que llevan más tiempo vendiendo en este sector, y algunos más desconfían del lugar.

Cielo Inés es una vendedora que lleva frente a la iglesia del Divino Niño 22 años, y aunque aparece en la lista del censo, dice que no se va a trasladar. “Es que en estos nuevos puestos, si no abren TransMilenio, a nosotros nadie nos garantiza las ventas que tenemos frente a la plaza. Además, con las otras reubicaciones en el parque de La Hoja fue lo mismo, la gente se devolvió porque allá no estaba vendiendo nada”.

A pesar de todo, Carlos Gnecco, subdirector del Ipes, afirma que, de ser necesario, “la única forma de garantizar la reubicación de los vendedores ambulantes será la presencia de la Policía, para que recupere el espacio público a como dé lugar”.

REDACCIÓN BOGOTÁ.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.