Gabo

notitle
01 de febrero 2013 , 05:49 p. m.

La historia de cómo nació Cien años de soledad tiene todos los elementos de una película con varias nominaciones al premio Óscar. Todos los 'gabólogos' pueden recitar la escena de memoria: Gabriel García Márquez; su esposa, Mercedes Barcha, y sus dos hijos pequeños van en una carretera rumbo a Acapulco; los niños -Rodrigo y Gonzalo- solo piensan en la playa y en sus vacaciones, pero el viaje tiene una interrupción volcánica. Gabo -sin soltar el timón de su carro- entra en una especie de trance y comienza a redactar en su cabeza el comienzo de la novela colombiana más célebre de todos los tiempos: "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento...". Hoy, la magia y el encanto de esa historia tienen un elemento adicional: pueden verse. Y no precisamente en una película.

La editorial Rey Naranjo acaba de publicar -probablemente- el libro más importante del primer semestre del año: 'Gabo: memorias de una vida mágica', una biografía gráfica del Nobel con todos los recursos visuales y cinematográficos que ofrece el cómic (Vea galería con algunas páginas del libro). Y justamente esa escena tiene las viñetas precisas para hacer llorar a cualquiera que haya estado sumergido en la obra de Gabo. En un instante revelador, entre las páginas 9 y 10, justo en el comienzo del libro, es posible pasar de la cara de un escritor abrumado y poco exitoso a la imagen de un hombre mayor que lleva de la mano a un niño por las calles de un pueblo polvoriento en donde la atmósfera está cargada de mariposas amarillas. Y en ese momento empieza una epopeya que lleva a ese niño hasta Estocolmo, para recibir el premio Nobel. El libro está lleno de escenarios fabulosos, de la mano de los dibujantes Miguel Bustos, Felipe Camargo, Tatiana Córdoba y el hipertalentoso Julián Naranjo. El guión -escrito por Óscar Pantoja- repasa los momentos más significativos de la vida del escritor: el día que conoció a Mercedes y supo que era el amor de su vida, su paso por París, los días de frío en el colegio de Zipaquirá, las enseñanzas del coronel, el calor de Barranquilla y el cariño de las prostitutas con las que compartía pensión y que soñaban verse en sus cuentos. Las ciudades y la vida pasan con una velocidad de vértigo: Nueva York, Roma, La Habana, Bogotá, Ciudad de México, Moscú, Estocolmo, Buenos Aires y un teatro repleto cubriéndolo de aplausos...

"Gabo es el gran superhéroe colombiano", escribió alguien en el Diario del Magdalena. Y tengo la sensación de que Supermán -en el universo del cómic- puede estar celoso de este libro. Es la clase de libros que logra que un niño quiera convertirse en novelista.

Puntilla: hay otra novela gráfica que pronto estará en Colombia: Gonzo, la historia gráfica de Hunter S. Thompson, de Will Bingley y Anthony Hope-Smith (451 editores).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.