'Siempre había querido un papel como el de Luis Carlos Galán'

'Siempre había querido un papel como el de Luis Carlos Galán'

Nicolás Montero pasó del drama de 'El patrón del mal' a interpretar a un pediatra en una comedia.

notitle
01 de febrero 2013 , 03:51 p.m.

Cuando se estrenó la serie ‘Pablo, el patrón del mal’, el actor Nicolás Montero sorprendió a la crítica especializada por su rigurosa caracterización como Luis Carlos Galán, el líder liberal que fue asesinado durante su campaña electoral a la presidencia de la República.

De aquel histórico personaje, ahora asume el reto de participar en una comedia. Se trata de Pedro Pulido, uno de los personajes de ‘La Hipocondriaca’, la nueva producción audiovisual que el canal Caracol estrenará en su horario estelar la próxima semana. Montero habló sobre el nuevo reto actoral y sus expectativas profesionales.

¿Quién es Pedro Pulido, dentro de ‘La hipocondriaca’?

Es un personaje muy interesante, pediatra, hermano de Alejandro, el protagonista. Se ve en un gran problema y la presencia de la hipocondriaca pone más en jaque a toda esta familia que se verá en la necesidad de proteger una mentira, por así decirlo, para salvar una clínica. No hay nada más cómico que un hombre tratando de tener una vida normal.

¿Qué retos vienen para este proyecto?

Divertirme. Yo creo que tenemos un equipo de directores que se la está jugando a eso: a que todos nos divirtamos. Creo que a medida de eso, si todos nos divertimos, el público lo notará.

De hacer papeles en drama pasó a la comedia. ¿Cuál es más difícil de afrontar?

Tradicionalmente se dice que la comedia es más difícil. Todos son difíciles, todos son fáciles. Si se tiene un buen libreto, un buen equipo, si estás seguro de lo que estás haciendo, todo es fácil. Lo que pasa es que se dice que la comedia lidia con sentimientos que son más difíciles de expresar. En cambio en el drama, todo el mundo se siente heroico cuando ve sufrir a alguien. Hay mucho material para uno relacionarse con el drama, la comedia, en cambio, necesita de cierta distancia para que uno se pueda reir de uno mismo. A mi juicio, la comedia es más dramática que el drama, porque en el drama todos los seres humanos quedan como héroes mientras que en la comedia nos vemos reducidos a lo que somos: unos seres tratando de vivir en un mundo que no comprenden.

¿Qué tiene de diferente ‘La Hipocondriaca’ frente a otras comedias?

Creo que, uno: el tema de la salud hace rato que tenía que ser comedia. Es decir, vivimos realmente una comedia en la salud del país. Me parece que tenemos una protagonista encantadora. Ernesto que es un profesional, un galán de galanes y unos directores gozándose cada escena.

Viene de un papel histórico, cuando interpretó a Luis Carlos Galán en ‘Pablo, el patrón del mal’. ¿Cómo fue ese cambio?

Fue buenísimo. Ese es el trabajo de uno. Cuando hice de Luis Carlos Galán me sentí muy comprometido con la historia de mi país. Quería hacer un personaje de esa naturaleza, quería que la televisión se comprometiera con lo que el país pidió y vive hoy en día. Creo que es una de las funciones que tiene (la televisión). Me parece que el equipo que hizo Pablo Escobar fue excelente, tanto los directores como los actores. Me parece que el país se pudo asomar un poco más a esa tragedia y pudo entender un poco más por qué pasa lo que pasa hoy. Y de palabras tan serias, pasar a una comedia -risas- me parece un paso interesante, tranquilo, chévere.

Cuando participó en Pablo Escobar se le vio en proyectos sociales, ¿esto ha continuado?

Siempre. Shakespeare dijo que los actores son pequeñas crónicas de su tiempo y creo que es verdad. Yo creo que los actores, de alguna manera, debemos ser más sensibles dado que narramos las historias de ese país. Mi mamá dijo desde muy chiquito que debemos estar pendientes de los demás y es lo mínimo que uno puede hacer, así que ahorita viene el último informe de Memoria Histórica, que vale la pena mencionar, ha hecho los informes más interesantes en lo que se refiere a la guerra y masacres. Se acaba de lanzar una campaña para proteger a los defensores de derechos humanos, está la ley de víctimas para niños y estamos frente a un proceso de paz, así que hay mucho por hacer ahí.

JULIÁN ESPINOSA ROJAS
Redacción EL TIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.