La ciencia de extirpar los malos recuerdos

La ciencia de extirpar los malos recuerdos

Lo que pasa en el cerebro cuando tratamos de olvidar: Borrar la memoria aún es ficción, pero...

notitle
26 de enero 2013 , 04:35 p.m.

¿Quién no carga con un recuerdo doloroso que quisiera eliminar? Ese deseo, explorado en películas como Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, podría ser realidad. Según una investigación de la Universidad de Cambridge, hay dos técnicas para sacarse de la cabeza las experiencias amargas: la supresión y la sustitución.

Citado por el diario argentino La Nación, Roland Benoit, jefe del Departamento de Neurociencia de esa institución, explicó que el primer mecanismo para causar el olvido es detener el proceso de recordar, o sea “empujar la memoria (afuera) de la conciencia intencionalmente”. El segundo mecanismo consiste en ‘encender’ un nuevo recuerdo, para que trate “de ocupar la conciencia con algo más agradable”.

Resonancia e interferencia

Mediante resonancias magnéticas, los investigadores concluyeron que “cada mecanismo activa unos circuitos neuronales distintos” y que ambas estrategias cerebrales son igualmente efectivas a la hora de dese-char recuerdos.

Para Andrés Pérez, docente de Psicología de la Universidad del Rosario, lo que plantea Benoit es aprovechar un fenómeno llamado interferencia. “Lo que uno recuerda hace parte de una cadena de hechos, por lo que algunos recuerdos interfieren con otros –afirma–. Hay dos posibilidades de interferencia, una proactiva, cuando los recuerdos más viejos afectan a los nuevos, y otra retroactiva, en la que pasa lo contrario”.

Aunque las pesquisas de Cambridge no son una panacea, sino apenas una descripción de lo que pasa en el cerebro cuando las personas tratan de olvidar algo, a partir de sus conclusiones es posible desarrollar tratamientos para diversos problemas mentales.

Mientras tanto, ¿es posible bloquear los recuerdos? El psicólogo clínico Juan Camilo Restrepo, de La Sabana, aclara que las intervenciones cognoscitivo-conductuales que se hacen hoy no tratan de borrar malos recuerdos, sino propiciar otra manera de abordarlos. De hecho, el estrés postraumático se trata reprocesando los eventos sufridos, para cambiar el modo en que el sujeto los representa en su memoria. Todo, con base en el hecho de que cuando el recuerdo es traído al presente se almacena de nuevo en el cerebro. “En ese momento entra en una etapa débil, y puede ser modificado”, dice Restrepo.

Los tratamientos “abordan dos componentes –agrega–: el primero busca que la persona aprenda que esas situaciones (ya) no son peligrosas; y el segundo lleva a la persona a modificar el significado de esa información. Lo que se busca es erradicar la memoria emocional negativa, que la persona sea consciente de lo que pasó, pero que ya no la afecte”.

Pero antes de cualquier intervención, hay que tener en cuenta un principio fundamental: los malos recuerdos no son inútiles. De hecho, desempeñan un papel muy importante. “Cumplen una función adaptativa y ayudan a protegernos y evitar el peligro. Por ejemplo, si me atracan en un puente por la noche, gracias al recuerdo que tengo de ese evento no volveré a pasar por el mismo lugar a la misma hora”, sostiene Pérez.

Por supuesto, todo extremo es dañino y hay recuerdos persistentes que se vuelven traumas. “Cuando se presentan reacciones emocionales muy intensas en momentos inadecuados, y eso afecta la calidad de vida, hablamos de una patología”. Es la señal de alarma que da Restrepo.

Lo negativo es más persistente

“Está comprobado que los recuerdos con mayor carga afectiva son los más persistentes. Y entre los positivos y los negativos, suelen imponerse los segundos”, asegura el psicólogo Andrés Pérez.

Fármacos, el olvido que tomaremos

Estudios señalan que el propanolol reduce el estrés postraumático

El psicólogo Juan Camilo Restrepo comenta que varios experimentos han demostrado que la memoria se puede intervenir. Los primeros se hicieron con animales que habían memorizado la forma de salir de un laberinto, pero que luego de darles una sustancia inhibidora de la síntesis de proteínas no recordaban cómo hacerlo. Otro estudio probó en humanos un fármaco que se utiliza para regular la tensión. A varias víctimas de eventos traumáticos les pidieron describirlos y a algunas les dieron el fármaco. Al cabo de una semana de dosis diarias, su respuesta psicológica al hecho resultó mucho mejor que la de los demás. “Sin embargo -advierte Restrepo-, como no conocemos ciertas variables de los mecanismos de reconsolidación de la memoria, no se sabe cómo podrían aplicarse en la parte clínica”.

El tema de la memoria ha inspirado al cine

En ‘Eterno resplandor de una mente sin recuerdos’, los protagonistas acuden a una clínica para olvidarse mutuamente. En ‘Paycheck’, a Ben Affleck le borran la memoria cada vez que idea una novedad tecnológica, y ‘El vengador del futuro’ gira en torno de la creación de falsos recuerdos.

SERGIO CAMACHO IANNINI
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.