Cerro Matoso, un contrato 'pichurria'

Cerro Matoso, un contrato 'pichurria'

notitle
14 de enero 2013 , 11:40 a.m.

"Un prudente hombre de leyes que deseara  aumentar el capital de su nación, debería por lo menos decidir no darle (a la minería) ningún estímulo extraordinario" (Adam Smith, 'La Riqueza de las Naciones', 1776).
 
El Gobierno colombiano había firmado con Cerro Matoso S.A. (CMSA),  hoy filial de la angloaustraliana BHP Billiton, el contrato de concesión 0866 de 1963 y 1727 de 1971, para explotar la mina de níquel de Cerro Matoso, por 30 años y este contrato vencía el 30 de septiembre de 2012, cuando debieron pasar a manos del Estado colombiano los activos de la mina. Sin embargo, esto no pasó porque el contrato de 1971 fue modificado por el ministro de Minas y Energía, en 1996, Rodrigo Villamizar, firmando el contrato 051-96 con CMSA, que llegaba hasta el año 2029.
 
Sin embargo, y a pesar de la presión de la opinión pública nacional, que esperaba otra clase de decisión, el pasado 28 de diciembre, el Día de los Inocentes, el gobierno de Colombia, en plenas fiestas navideñas, informó de la "actualización"  del contrato 051 que tenía firmado con CMSA hasta el 2029, apoyado en el concepto del Consejo de Estado que dio por válida la prórroga de 1996. Además, en esta nueva "actualización" se concede a CMSA "una prórroga opcional hasta 2044".
 
¿Condiciones para la actualización del contrato? Según el comunicado de la Agencia Nacional de Minas hay varias condiciones: Primera: "un proyecto de desarrollo regional de $18.000 millones de pesos (mdp) en los próximos 3 años y una inversión mínima obligatoria de $4.400 mdp en promedio anual (...) en los municipios de Montelíbano, San José de Uré, Puerto Libertador y La Apartada". Una 'pichurria', como afirmó el columnista José Alvear ('Todo para Billiton', 'El Mundo', 3/1/2013). Segunda: "Se otorga la opción de una prórroga condicionada desde el año 2029 hasta el 2044 siempre y cuando la empresa alcance mayores niveles de procesamiento (50%) del mineral en los próximos 10 años y cumpla con los diferentes componentes del contrato". Tercera: "Se fija una compensación económica adicional del 2% calculada como porcentaje de las regalías pasando del 12% al 14%, la cual se ejecutará en forma escalonada hasta llegar a 2029". Cuarta: "CMSA pagará una compensación fija de $35.000 mdp a la firma de la actualización del vigente Contrato 051 y otra de $70.000 mdp al alcanzar un aumento en el nivel de procesamiento del mineral".

¿Por qué una compensación? ¿Por no entregar los activos de la mina al Gobierno, que los recibirá cuando no haya níquel?

En cuanto a las condiciones ambientales, en las áreas de exploración antiguas, unas 50.000 has, siguen vigentes las licencias ambientales de 1981, regidas por el desactualizado Código de Recursos Naturales, Decreto Ley 2811 de 1974, y solo en las áreas nuevas se demanda que CMSA obtenga las licencias "pertinentes". Sin embargo, la "Contraloría General de la Nación, (...) reiteró que (...) la empresa Cerro Matoso no cuenta con licencia ambiental en los términos de ley". ('Portafolio', 'Contrato con Cerro Matoso puede llegar hasta el 2044', 28/1/2012).
¿De dónde surgieron estas condiciones? El ministro Federico Renjifo responde: "Nos asesoramos con una firma inglesa, la cual nos hizo todas las recomendaciones para tomar las mejores decisiones" ('Portafolio', 'Contrato con Cerro Matoso puede llegar hasta el 2044', 28/1/2012). Una firma inglesa, ¡qué ingenuidad de Gobierno!, como si los conceptos fueran neutrales, y objetivos, y no interesados, y los ingleses estuvieran más cerca de los colombianos que de los angloaustralianos. Lo que realmente quiere el Gobierno es revestir de credibilidad el acuerdo, pero logra lo contrario.

¿Se merecía CMSA la extensión del contrato, con opción para el 2044? ¿Cuál ha sido el comportamiento tributario de CMSA? Por descuentos tributarios mal aplicados, entre 1998 y 2003, CMSA debe al Estado colombiano 32 millones de dólares en regalías, de acuerdo  a la Contraloría General de la República. Por otro lado, CMSA, en 2011, dejó de pagar "35.000 mdp debido al hallazgo de inconsistencias relacionadas con una depreciación acelerada de sus activos entre los años 2003 y 2008" ('Cerro Matoso le debe otros $62.000 millones al Estado', 'Portafolio' 2/11/2012). Se evaden regalías e impuestos.
 
Por otro lado, ¿cuáles san sido los beneficios para la población? Los pobladores siguen tan necesitados como siempre y los campesinos cercanos a Cerro Matoso, y los trabajadores de las minas padecen de enfermedades, que la compañía extranjera no quiere reconocer como asociadas a la explotación del níquel ('Semana.com', 'Cerro Matoso: mina rica, pueblo pobre', 4/8/2012).
 
De acuerdo a los directivos de CMSA, "(...). El perfil epidemiológico de los poblados vecinos a la operación es el mismo que se puede encontrar en toda la región de la Costa norte colombiana" ('El lío ambiental de la Billiton', 'elespectador.com', 27/12/2012). Es decir, se niegan los efectos de la contaminación sobre la población, pero al mismo tiempo se acepta que la operación de la mina tampoco ha logrado mejorar las condiciones materiales de los habitantes de la región, que viven igual de pobres que sus pares regionales, a pesar de los 30 años de actividad extractiva y ganancias enormes, por parte de CMSA. No existe la minería ecológica, amigable con el ambiente, y mucho menos en una mina a cielo abierto. Entre otras cosas, hay que resaltar que el departamento de Córdoba es uno de los tres más pobres del país, de acuerdo a los dos últimos informes publicados por el Dane sobre pobreza, a pesar de ser un departamento "exportador".
 
Se calcula alegremente, y no explican la metodología del cálculo, en 5.000 millones de dólares los ingresos que recibirá el Estado colombiano con el nuevo acuerdo, sin deducir todavía las amortizaciones de apartamentos en Cartagena, medicina prepagada, bonificaciones a sus directivos, etc., como ya lo ha hecho CMSA en el pasado, en acuerdo con el Gobierno.
 
Colombia perdió 80.000 kilómetros cuadrados de mar con Nicaragua, ahora pierde con el negocio del níquel, que debió pasar a una empresa como Ecopetrol o a una nueva empresa industrial y comercial del Estado colombiano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.