En Chocó cuidan bosques con bonos de carbono

En Chocó cuidan bosques con bonos de carbono

El proyecto se realiza con el fin de preservar los bosques del Darién, patrimonio natural.

notitle
04 de enero 2013 , 08:42 a.m.

En Acandí, Chocó, un grupo de paisas lidera un proyecto único en el país en protección de bosques húmedos con comunidades afrodescendientes.

El plan es a través de créditos de carbono certificados que se generan por evitar la deforestación.

Según Mauricio Salazar, coordinador de Anthrotect Colombia –empresa que lidera esta iniciativa en el Pacífico–, solo brindan acompañamiento para que la misma comunidad, representada en un consejo territorial, preserve las 13.000 hectáreas de tierra que les fueron tituladas en el 2005.

“El proyecto ‘Corredor de Conservación Chocó–Darién’ nace para proteger los bosques del Darién, un ecositema valorado en el país que tiene dos sitios declarados por la Unesco patrimonio natural.

Tiene mucho endemismo, es decir, hay especies que solo existen en ese lugar”, sostuvo Salazar. Los créditos de carbono son una nueva modalidad de conservación que compran las empresas, sobre todo en Europa y Estados Unidos, para reparar el daño que hacen al medio ambiente.

Ellos pagan por el trabajo de protección que hacen entidades certificadas como forma de compensación ambiental.

“Esta modalidad se diferencia de las tradicionales porque involucra a las comunidades, cosa que no pasa en las áreas protegidas; y, además, no depende de fondos internacionales, que no siempre son constantes.

Nosotros generamos recursos en el territorio y de estos el 80 por ciento se invierten en el desarrollo social”, agregó Salazar.

Los créditos de carbono nacieron a partir de la problemática mundial del cambio climático y el efecto invernadero, producido por las emisiones de carbono a la atmósfera.

Además, porque las empresas no están dispuestas a producir menos y no todas utilizan medios limpios de producción.

Este programa genera 50 empleos directos en esta comunidad afrodescendiente de Acandí, entre ellos 14 son guardabosque y patrullan la zona para evitar que invadan su territorio o le exploten.

De igual manera reciben capacitación en gobernanza y en la producción agrícola, amigable con el medio ambiente.

“Recibimos la certificación del proyecto a través de la participación de un mercado voluntario de carbono.

En noviembre del año pasado nos asignaron 100.000 créditos porque demostramos que entre 2010 y 2012 evitamos que 10.000 toneladas del gas pasaran a la atmósfera. Cuando se tala el carbono regresa al aire”, concluyó Salazar.

Oscar Andrés Sánchez A.
Redactor EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.