Secciones
Síguenos en:
El río Humea aisla a Cabuyaro

El río Humea aisla a Cabuyaro

Rompió aproches del puente y urge hacer los arreglos para que labriegos saquen sus frutos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de enero 2013 , 07:03 p. m.

  La emergencia que padece Cabuyaro al estar incomunicado desde hace 12 días con el corregimiento de Puerto Porfía y Villavicencio, podría acabarse con la firma del documento que decreta la urgencia manifiesta para contratar obras de mejoramiento y protección al puente que cruza el río Humea.

Tras el aguacero del pasado 23 de diciembre, el río creció a tal punto que se recostó sobre la margen izquierda hasta destrozar el aproche que une al puente con la carretera.

Según la alcaldesa de ese municipio, Diana Mendoza Espinel, esa situación dejó incomunicada a su comunidad e imposibilitada de usar la vía por la que más se transportan productos agrícolas hacia Villavicencio.

Se estima que por esa vía pasan unas 3.000 toneladas de soya que se siembran en 1.300 hectáreas y ya se están haciendo los preparativos para sembrar cerca de 2.000 hectáreas de arroz y otro tanto de palma.

La Alcaldesa explicó que el municipio contrató el año pasado un estudio por 4.200 millones de pesos para hacer una modelación hidráulica de las obras de mitigación que hay que hacer en ese sector del río Humea.

Ese estudio recomendó, entre otras cosas, atender una socavación lateral 500 metros aguas arriba del puente afectado, demoler unos pilares de un puente que se intentó hacer hace 20 años y no se hizo (ver nota secundaria) y construir unos espolones que mitiguen la fuerza de las aguas y las retornen al centro del cauce.

Igualmente, contempla la posibilidad de construir un dique para subir el terraplén y levantar el nivel de la banca.

John Jairo Gutiérrez, secretario de Gobierno de Cabuyaro, dijo que en una reunión con Jorge Cifuentes, coordinador del Consejo Departamental para la Gestión y Prevención del Riesgo, se acordaron algunos puntos que están en el estudio.

"Se aprobó la rehabilitación inmediata de los aproches del puente que lo unen con la vía y se harán obras de protección a esos aproches y accesos, para evitar que futuras crecidas del cauce del río vuelvan a repetir el inconveniente", precisó el funcionario.

Solo falta el arranque

El Instituto de Desarrollo del Meta (IDM) está a la espera de que se firme y oficialice la urgencia manifiesta, para que el Gobierno departamental asigne el contratista que se encargará de ejecutar las obras para la reparación inmediata de los aproches del puente y para realizar los trabajos de mitigación de los daños conexos al puente.

Las rutas para llegar

Antes, los usuarios de la ruta Cabuyaro-Villavicencio, por la ruta de Puerto Porfía, debían pasar el río a través de un ferry.

Para llegar a Cabuyaro se pueden utilizar, además, las rutas que pasan por Puerto López y La Banqueta, en la que también es necesario utilizar un ferry; y la otra, que pasa por Cumaral y Paratebueno, pero que es muy larga. Ambas alternativas elevan el costo de los fletes del transporte.

La terminación del actual puente también le causó problemas a la comunidad que vive aledaña al sector, pues hubo demoras injustificadas y tras algunas adiciones de dinero se terminó la obra en el 2007, con ocho meses de retraso.

Finalmente, la obra tuvo una inversión de 15.000 millones de pesos, para un puente de una extensión de 315 metros.

Adicionalmente, se construyeron cuatro kilómetros de vías de acceso en las márgenes izquierda y derecha, para garantizar la movilidad en este sector que favorece especialmente a las comunidades de Cabuyaro y Puerto López.

Un entierro de $1.500 millones

Desde hace 18 años el puente que se empezó a construir sobre el río Humea, ubicado en la vía que une a Cabuyaro con Puerto López, pasando por Puerto Porfía, 'naufragó' y solo queda como vestigio unas pilas de apoyo que causan dolores de cabeza porque alteran el cauce del río.

El gobernador del Meta de ese entonces, Ómar Armando Baquero Soler, prometió construirlo y a los vecinos del río Humea les cobraron unos $200 millones por impuesto de valorización y hoy nadie responde por ese 'elefante blanco'.

La obra quedó inconclusa y lo peor es que la única persona que podría explicar por qué no se terminó está muerta. Se trata del contratista Hernán Duarte Esguerra, titular de la firma de ingenieros del mismo nombre, quien a finales de 1993 ganó la licitación que abrió la Gobernación del Meta e inició su construcción por un valor de 1.500 millones de pesos. Sin embargo, dos años después falleció de un infarto.

Lo cierto es que cerca de 100 finqueros vecinos del río Humea pagaron el impuesto de valorización que se fijó para los beneficiados con el puente. Los que perdieron plata fueron los cumplidos y los que se salvaron, los incumplidos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.