Cambiando pañales

Cambiando pañales

notitle
25 de diciembre 2012 , 04:55 p. m.

LUXEMBURGO. En poco tiempo, en Japón se venderán más pañales para la tercera edad que para bebés. Lo mismo está por ocurrir en varios países europeos.

Suena simpático como anécdota, pero en realidad es el reflejo de un serio problema de desfase poblacional, que afecta a muchos países desarrollados. Una población que envejece mientras declinan los índices de natalidad tiene efecto en asuntos fundamentales como inmigración, políticas sociales y trabajo femenino.

Cuando uno vive en ciudades sobrepobladas como Bogotá, Sao Paulo o Nueva Delhi, es difícil creer que el mundo enfrenta un problema de deficiencia poblacional. Pero, en el contexto global, la desigualdad demográfica es una realidad que empieza a aparecer en la agenda política de gobiernos y entre los temas más importantes para tratar por las organizaciones internacionales.
Europa occidental –particularmente Alemania, Luxemburgo y los países escandinavos, al igual que Rusia e, inclusive, China– sufre severas bajas de natalidad y cada vez tiene más personas de la tercera edad. Hasta países como España, con 1,5; Italia, con 1,48, y Grecia, con 1,54, están por debajo del 2,1, que es el nivel de remplazo necesario para mantener equilibrio demográfico.

En Japón, la situación llega a extremos. En las zonas rurales, casi el 60 por ciento de la población está por encima de los 65 años.
Por primera vez en su historia, Estados Unidos aparece en la lista. Hasta ahora, ese país se había visto equilibrado por la alta fecundidad entre los grupos inmigrantes. Pero esa tendencia está cambiando a pasos gigantes. Según el Instituto de Investigación Pew, la natalidad entre mujeres estadounidenses bajó 6 por ciento entre el 2007 y el 2011. Entre mujeres inmigrantes en general bajó 14 por ciento, y entre mexicanas inmigrantes la caída fue del 23 por ciento. Esas cifras muestran un cambio extraordinario. El resultado es que la tasa de natalidad de EE. UU. ahora es de menos de 2 hijos por mujer, 1,89, para ser más exactos. Por debajo de la cuota de reemplazo. El problema afecta inclusive países en desarrollo como Brasil, donde es de 1,9, y Vietnam (1,89).

Implementar soluciones no es cosa fácil. Si Japón, por ejemplo, decidiera crear incentivos para motivar la reproducción en el próximo año, se necesitaría toda una generación antes que el país pueda beneficiarse del incremento. Contra lo que pudiera parecer lógico, riqueza y natalidad son inversamente proporcionales. Los países pobres son los más poblados y las familias tienden a tener menos hijos a medida que mejoran sus condiciones económicas y culturales.

A esa realidad hay que agregar otra fundamental, que muchas veces escapa a los análisis estadísticos, y es la situación de la mujer en los países más afectados por la caída de la tasas de natalidad. En primer lugar está el hecho de que en los países desarrollados son ellas quienes tienen el poder de controlar su propia fertilidad.

Luego, hay otros factores: la industrialización y el urbanismo han cortado severamente las redes de apoyo en la crianza de los hijos, como son la familia y la comunidad, sin que existan otras organizaciones para tomar su lugar. Tener hijos es costoso y criarlos sin apoyo es complicado. Pero, además, la situación económica de las mujeres se ha transformado radicalmente. En esos países, las mujeres están en mejor posición económica que las de previas generaciones o las de naciones pobres. Mejor educadas y profesionalmente activas, muchas trabajan y, además, necesitan el trabajo para ayudar a mantener sus familias al nivel al que están acostumbradas. Más y más mujeres en sociedades desarrolladas consideran que no pueden sostener tantos hijos como les gustaría.

Una solución rápida para la baja de natalidad es la apertura a la inmigración. Pero ese es un asunto tan puntiagudo y complicado que mejor lo dejo para otra columna.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.