Tres historias de secuestrados sin Navidad y de los que nada se sabe

Tres historias de secuestrados sin Navidad y de los que nada se sabe

Las cifras sobre el número de personas en cautiverio en el país parecen inciertas.

notitle
23 de diciembre 2012 , 09:05 p. m.

Cada organización gubernamental y no gubernamental tiene un dato distinto al respecto.

Lo cierto es que nadie duda en este país de que son muchas las personas que pasarán hoy la Navidad bajo el yugo del secuestro.

Blanca Flórez, directora de la Fundación por los que Hacen Falta, asegura que en sus cuentas hay 3.235 civiles, entre desaparecidos y secuestrados, además de 196 militares y policías.

Para ella, la gran mayoría de estas personas está en manos de las Farc.

Es un drama, no solo para quienes están privados de la libertad sino también para las familias, que no pierden la fe en que en cualquier momento retornarán.

Amalia, a la espera de que ocurra el milagro

Su hijo fue secuestrado por las Farc en febrero de 1999, en el centro de Bogotá.

El apartamento está lleno de adornos de Navidad. Hay árbol, pesebre y hasta unos osos navideños.

"Es que así le gustaba a Enrique, y por eso con mi esposo lo decoramos de esta manera; por si llega, queremos que lo vea como le gustaba", dijo Amalia Díaz, la madre de Enrique Márquez, secuestrado por el frente 51 de las Farc el 11 de febrero de 1999, en Bogotá.

Según ella, al momento del plagio su hijo tenía 30 años. Explicó que en este caso no se trata de un secuestro extorsivo, pues nunca les han exigido plata, sino que la guerrilla les pidió ayudar para llevarse al jefe de la compañía en la que trabajaba Enrique. Pero ella y su esposo, Ismael, se negaron.

De él tuvieron información hasta hace unos 4 años, cuando algunos plagiados les trajeron mensajes.

Por eso mantienen la ilusión de que algún día volverá. "La mayoría de celebraciones son un dolor, porque siempre llegan a la mente los momentos que se vivieron con él; pero, de todas maneras, todos los días nos levantamos con la ilusión de que se nos dará el milagro y él regresará", dijo.

Helena, 21 años de angustia

Plagiaron a su papá, de 72 años, en junio de 1991

Han pasado 21 años desde el secuestro y María Helena Galvis no pierde la esperanza de que su padre, Damasco, aun esté vivo.

Este finquero del Caquetá fue plagiado el 21 de junio de 1991 en El Paujil (Caquetá). Tenía 72 años.

Tras el secuestro, ella mantuvo contacto con las Farc e incluso asegura que pagaron dos veces, pero lo único que le devolvieron de su padre fue la cédula.

"Un día nos dijeron que no buscáramos más, y nos tocó salir del pueblo", contó esta mujer, quien es "consciente de que es muy probable" que su padre haya muerto, "pero no pierdo la esperanza de que aún esté vivo y regrese".

En el estudio de su casa en Bogotá, María Helena tiene un pendón en el que marca los días que lleva desaparecido su padre.

Para ella, la guerrilla debería decir dónde están los restos de su papá.

"Así como los guerrilleros son tan machos para matar gente, deberían entregar a mi padre, porque él no les sirve para nada", planteó.

Doña Lilia, madre que no pierde la fe

Su hijo, un oficial de la Policía, fue secuestrado en meta en 1997

Durante los últimos 15 años, Lilia Hernández se despierta todas las mañanas con la misma ilusión: recibir una llamada de su hijo Carlos Alberto Hernández, o de la guerrilla, en la que le den razón de su paradero.

Este capitán de la Policía y médico fue secuestrado el 24 de noviembre de 1997 por las Farc en Guamal (Meta). Pero jamás han exigido rescate. Tampoco ha habido pruebas de supervivencia.

Por eso, ella solo vive con el recuerdo, con las fotos de él cuando hizo la primera comunión, de algunas fiestas, de cuando se graduó. A ella la mantiene la fe, que no ha permitido que se le quiebre un solo día en estos 15 años.

"Voy a misa y todos los días pido por él; creo que está con vida. Esto es algo demasiado duro", aseguró doña Lilia.

"Cualquiera puede perder la fe, pero una madre jamás, y por eso yo espero que él regrese", dijo.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.